Seguir adelante: el CF Reus jamás se rendirá

El día 28 de enero ha sido un día complicado para la afición del CF Reus. Como un aficionado más, analizo qué ha pasado por mi mente en estas últimas y trágicas horas

0

Optimista y con visión de futuro, así siempre me ha gustado describirme. El pasado, pasado está. Está bien mirar hacia atrás y no se deben olvidar nunca los orígenes, pero el destino reside en el futuro. Atormentarse por los errores de antaño nunca es sinónimo de bienestar. Sin embargo, en estas últimas horas, cumplir estas premisas ha sido una tarea titánica. Decepción, tristeza, desilusión, frustración, rabia. Un cúmulo de emociones que no hacían más que nublar mi mente. El CF Reus ha sido expulsado de toda competición oficial por un período de tres años. Y ahora, ¿qué? ¿Por qué? ¿Por qué nosotros?

Pensé en escribir unas líneas para desahogarme. Fue imposible. El insulto fácil daba vueltas por mi cabeza. Javier Tebas, LaLiga, Joan Oliver (el primer y único responsable de la crisis), los jugadores e incluso ese profesor de Universidad que nos puso una pregunta sobre el club en un test sobre actualidad. Señalar es muy sencillo. Despotricar es inútil. Quería olvidar. Aislarme. Relajarme. Era un momento complicado, pero el día no se había acabado. Faltaba una última clase. ¿El tema principal? El análisis de la prensa deportiva generalista. Amo el deporte, pero mi pasión estaba desvanecida.

Necesitaba un descanso. Breve, porque la vida sigue. Y aquí reside la clave de todo: la vida sigue. El Reus ha recibido una puñalada. Pero saldrá adelante. ¿De qué sirve quejarse del dolor? La herida aún es reciente, sigue abierta y mentiría si dijera que estoy al 100%, pero solo se puede hacer una cosa: seguir adelante. Levantar la cabeza, enderezarse, y seguir adelante. Y, de paso, agradecer a todas las personas que han hecho que una ciudad de poco más de 100.000 habitantes soñara con el cielo.

Gracias

Nunca olvidaré ese 2 de junio de 2016. La celebración de un hecho histórico: el ascenso al fútbol profesional. La mayoría de mis compañeros de instituto tenían examen el día siguiente. Yo no iba a perderme la celebración. Embutidos delante del Ayuntamiento, la familia roig-i-negra vibraba con cada discurso que transmitían los jugadores. Con especial cariño recuerdo la presentación de un joven lateral derecho de origen portugués. Él era el jugador que «daba color al equipo», Eliseu Cassamá. Al finalizar el acto, un tímido yo se acercó a un pivote vasco que era el motor de su ilusión. ¿Quién iba a imaginar que Aritz López Garai se iba a convertir en entrenador del primer equipo?

De ese Reus 2015-16, solo cinco piezas seguían presentes en la plantilla confeccionada para esta temporada. El destino les deparaba despedidas distintas. «El mago» Vítor Silva no podía ser inscrito en competición. 5 años de dedicación que veían como la puerta se cerraba delante de sus narices. Vítor aún sigue esperando la llamada (y la ficha profesional) para regresar al Estadi Municipal. Gracias, Vítor.

¿Qué se puede decir que no se sepa de Edgar Badia? Un joven de 21 años aterrizó en la capital del Baix Camp en busca de minutos. Salió convertido en un santo. Gracias, Edgar. Y gracias, Fran Carbia. El pequeño extremo nos hizo vibrar con su calidad por la banda. De los 5 magníficos, dos se han mantenido en el barco hasta el último segundo. Jesús OlmoRicardo Vaz (junto a David Querol, quien estuvo al borde del retiro, pero regresó en forma de estrella) forman «el corazón del Reus». A pesar de las dificultades, se han mantenido firmes con la voluntad de seguir soñando. Gracias, Jesús, Ricardo y David.

Sería hipócrita no mencionar a todos y cada uno de los guerreros que han formado parte de la última plantilla del CF Reus en el fútbol profesional… de momento. Unos hombres que han luchado en cada momento contra las adversidades, dando la cara bajo cualquier circunstancia. Gracias, Pol Freixanet, Ángel Bastos, Shaq Moore, Alejandro Catena, Mikel Villanueva, Borja Herrera, Adrián Guerrero, Juan Domínguez, Gus Ledes, Mario Ortiz, Àlex Carbonell y Miguel Linares. Gracias Tito Ortiz, Karim Yoda Isaac Cuenca por aguantar todo este tiempo sin poder competir.

Miles de gracias a los jugadores del filial que no han dudado en echar una mano cuando sus servicios han sido requeridos: Alfred Planas, Rubén Enri, Martí Vilà, Gonzalo Pereira, Uri AyalaAdri Arjona. Y muchas gracias al cuerpo técnico, con Xavi Bartolo como figura visible, que ha sabido gestionar la situación con la mayor celeridad a pesar de ser los más damnificados por la crítica situación -llevan meses sin cobrar.

Los nuevos propietarios del club, Russell Platt, Clifton OnolfoCurt Onalfo, no se rendirán. Llegarán hasta el último estamento para intentar reducir la sanción impuesta. Incluso el Ministro de cultura y deporte español, José Guirao, ha manifestado a Cadena SER que, si la nueva gestión sanea las cuentas y paga la deuda, «el CF Reus debería regresar a la competición». Aún hay un ápice de esperanza. Nadie sabe qué deparará el destino. Ahora solo se puede esperar. Sea cual sea nuestro destino, solo es segura una premisa: el CF Reus jamás se rendirá.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies