La NBA y su constante afán por el cambio

Explicación del surgimiento de la agencia libre tal y como la conocemos.

0

Últimamente existe el debate de que la NBA era mejor el siglo pasado, basándose en el argumento de que los jugadores eran más fieles a sus equipos pero, ¿a qué se debía esta situación?. ¿Realmente tenían la posibilidad de cambiar de equipo? Aquí toda la historia.

El inicio del cambio

Hasta el 1988, existió en las cuatro grandes ligas americanas (NFL, NBA, MLB y NHL) la clause reserve. Daba a los equipos los derechos de los jugadores una vez acabado su contrato. Esto obligaba a los jugadores a, por lo menos, disputar una temporada más con el equipo en el estaban. Rick Barry, el jugador que lanzaba los libres de cuchara, fue el primero en rebelarse. Decidió pasar la temporada 1967-68 sin jugar para poder ir libremente a los Oakland Oaks de la ABA.

 El cambio definitivo

En la temporada 1988, los Seatle Supersonics tenían un juego interior demasiado poblado. Xavier McDaniel, Michael Cage y Derrick McKey, además de Tom Chambers, que finalizó contrato ese mismo año. Dada la situación, decidió abandonar Seatle con el apoyo del líder de la Unión de jugadores. Esta presión obligó a eliminar la clause reserve a los jugadores con más de siete temporadas en la NBA. Abandonó a los Supersonics por el cálido desierto de Arizona para jugar con los Phoenix Suns.

Aunque no fue el precursor en las Grandes Ligas. En béisbol, el magnífico lanzador Jim Hunter, al que Bob Dylan le dedicó una canción, abandonó los Oakland Athletics rumbo a los Nueva York Yankees en 1974. Pese a que le denunciaron por incumplimiento de contrato, un juez le dio la razón y se convirtió en el primer agente libre de la historia.

Importancia de los cambios

Platón decía que con cada cambio en nuestra vida experimentamos un poco de inmortalidad. Esta frase se puede aplicar perfectamente a este caso. No existiría nada con lo que llenar los largos meses de verano sin los agentes libres. La rumorología de los grandes mercados como Los Ángeles y Nueva York, el afán de los equipos por rodear bien a sus estrellas o contratos de alto coste para jugadores que no rinden lo esperado. Es inimaginable a estas alturas que no existiera. Es la agencia libre de la NBA.

Los cambios no siempre son fáciles de asumir. En su época, estos jugadores estuvieron mal vistos por querer cambiar de equipo. Se les criticaba con el argumento de que únicamente buscaban el dinero. Ahora, en cambio, que un jugador cambie de equipo es lo más habitual.

Ahora mismo es imposible imaginarse la NBA sin que los jugadores puedan cambiar de equipo libremente. ¿Qué habría sido del three-peat de Lakers sin Shaquille 0’neal o de los Miami Heat sin LeBron ni Bosh? Obviamente no existe un oráculo para saberlo. Pero, ya no importa. Ha pasado y ya está.

 

Síganme en @greg_odden y sigan toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo, en www.facebook.com/sextoanillo o en nuestro Instagram: sextoanillo.

División Atlántico: en busca del aspirante

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies