Florida tiene nuevo rey: Orlando Magic

Análisis de las dos franquicias del estado de Florida y su rivalidad

0

Pocos apostaron a inicio de temporada por los Orlando Magic. Sin embargo, el equipo está superando las expectativas de los aficionados. Su entrenador Steve Clifford ya fue asistente del equipo cuando llegaron a las Finales de 2009.  Ha logrado una estabilidad no vista en la franquicia desde los tiempos de Dwight Howard y Hedo Turkoglu. 

Su rivalidad histórica con los Miami Heat vuelve a estar candente, puesto que tras varios años de sequía, ambos planteles están con récords casi idénticos. Ambos, fuera de Playoffs. Pero la situación actual de los Detroit Pistons y los Charlotte Hornets hace posible que puedan entrar.

Orlando, más futuro que presente

Orlando lleva demasiados años en reconstrucción. Y parecen haberse acabado. Cuentan con Aaron Gordon y Jonathan Isaac, dos jugadores que pueden ocupar el puesto de aleros y alapívot. Gordon es un jugador que está más hecho y, por lo tanto, preparado para rendir ya. Por su parte, Isaac es un jugador que llegó muy verde de la universidad y del que se espera un crecimiento monstruoso, a niveles de ser un jugador franquicia.

En el Draft de 2018 seleccionaron a Mohamed Bamba. Este interior de Texas está teniendo un magnífico rendimiento para su poco minutaje. Anota 7 puntos en tan solo 16 minutos de juego. Es el prototipo de interior que se busca ahora: rápido, buen defensor y con tiro de tres puntos. Un jugador con muchas posibilidades.

Recientemente han traspaso a Jonathon Simmons y varios picks del Draft por Markelle Fultz. El que fuera jugador de Washington en la NCAA tiene una gran oportunidad para brillar. Va a un equipo en el que podrá jugar con el balón en sus manos y superar su problema en el hombro.

Por último, la mejora de Nikola Vucevic y Terrence Ross es espectacular. El montenegrino ha sido All-Star por primera vez en su carrera. Está dominando bajo los tableros y también desde fuera del arco. Por su parte, Ross ha reconvertido su juego mejorando su tiro de tres y utilizando a la perfección las pantallas de Vucevic.

Miami, un proyecto destinado a caer

Pat Riley y Erik Spoelstra han instaurado en Miami una cultura ganadora como pocas actualmente. Es de alabar el hecho de intentar ganar como sea. Pero ahora mismo están en una encrucijada. No son lo suficientemente buenos para aspirar a ganar el Este y tampoco lo suficientemente malos para reforzar el equipo en base al Draft. Básicamente, están en tierra de nadie.

El equipo tiene un buen sistema ofensivo y defensivo, pero la plantilla no tiene el suficiente talento. Hay jugadores como Kelly Olynyk o Rodney McGruder que cumplen bien su rol pero no son suficientes para competir con segundas unidades de otros equipos.

Justise Winslow fue su apuesta en el Draft más atrevida en estos años y no ha salido demasiado bien. Es un buen jugador de rol, pero no sirve como pieza sobre la que construir un equipo.

Su estrella Goran Dragic se sometió en diciembre a una operación en la rodilla, y aunque parece que ya está recuperado, es posible que tarde un tiempo en coger forma de nuevo. Y los Heat le necesitan ya, porque traspasaron al otro base  Tyler Johnson a Phoenix.

Hassan Whiteside está sobrepagado. Es un buen interior, pero cobra 25 millones por año. Si antes decía que Bamba es un jugador moderno, Whiteside lo es justo al contrario. Poca movilidad en el desplazamiento lateral y no tiene tiro de media o larga distancia.

Pero no todo es malo para Miami Heat. Este año Josh Richardson se está descubriendo como uno de los mejores jugadores en ambos lados de la cancha de toda la NBA. También Bam Adebayo un jugador con el que tener esperanzas. Es el relevo natural de Whiteside en el puesto de pívot.

Aspiraciones a futuro de ambos equipos

De cara a la Agencia Libre 2019, Miami están muy interesados en Jimmy Butler. El jugador no está contento con su importancia en Philadelphia, y el conjunto de Spoelstra le daría las manijas de la franquicia. Pese a que intentar competir es de alabar, el sistema está hecho para que los equipos caigan poco a poco. Le ha pasado a Menphis Grizzlies con Marc Gasol y les pasa a todos. Pese a esto, su intención sigue siendo competir por los Playoffs y dar guerra a los equipos favoritos.

Por su parte, Orlando Magic es un equipo que va para arriba. Su núcleo joven está en constante mejoría, y rodeándolos por jugadores veteranos, aspiran a colarse cada temporada a los Playoffs. Está la incógnita de que harán con Vucevic en verano. El jugador está jugando muy bien, y por eso va a pedir el contrato más alto posible. Hay miedo de que Vucevic tape la progresión de Bamba, por eso no está claro que lo renueven.

Síganme en @greg_odden y sigan toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo, en www.facebook.com/sextoanillo o en nuestro Instagram: sextoanillo

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies