La solvencia de Rakitic

El gol del croata en el Bernabeu para darle la victoria en Liga al Barcelona ha servido para visibilizar su categoría y jerarquía en el esquema de Valverde

0

Bucear en el océano que conforma la plantilla del Barça te llevará al encuentro de grandes estrellas y joyas mundiales con una concentración superior a la de cualquier otro equipo. El ecosistema que ha fabricado la directiva de Bartomeu está repleto de nombres superlativos convertidos en figuras mundiales cuyos actos son repercutidos sobre todos los rincones del planeta. Y ese ambiente es el único posible para que un tesoro con la magnitud de Ivan Rakitic pase desapercibido ante tal escaparate futbolístico.

El gol de Rakitic en el Bernabeu que escenificó la victoria por 0-1 y la extremaunción al Madrid en la Liga valió para que muchos se cercioraran del valor que aporta el todocampista al juego del Barça. Una pieza clave e inamovible en los esquemas de Valverde, a menudo criticado por la obsesión del técnico sobre el croata, prácticamente intocable en sus cálculos rotacionales.

En ocasiones, un instante fugaz de éxito sirve para reivindicar todo el trabajo constante que realizas sin hacer apenas ruido. El croata es un hombre invisible en el centro del campo del Barça con apariciones espectaculares que adornan su rol de imprescindible. El hecho de que haya jugado más minutos que Messi en lo que va de Liga mide la magnitud del terremoto que se origina cuando el croata no está. 2.016 minutos en 25 partidos, 3 goles y 2 asistencias son los datos de un futbolista ajeno a cualquier egocentrismo numérico.

Llevar el 4 en el Barça debería significar algo más que ser simplemente un jugador cumplidor con un protagonismo secundario. Jugadores de la talla de Julio Alberto, Koeman, Guardiola, Márquez o Fábregas han portado este número a lo largo de la historia con un peso notable en sus respectivas etapas. En la actual, Rakitic es un pilar de hierro que se mantiene firme independientemente de las condiciones que le rodeen y de su carácter imperceptible a ojos de oportunistas.

No es el caso de José Mourinho, comentarista de televisión tras su despido del United, que aprovechó el último Clásico para piropear las enormes fortalezas futbolísticas del ex-sevillista. “Para mí Rakitic es uno de los jugadores más infravalorados del mundo. Es un futbolista fantástico en cada faceta. Corre sin parar, es bueno en la posesión, es práctico en defensa”, comentó el técnico portugués apuntillando con ironía una de sus posibles debilidades: “Solo le falta mejorar en las redes sociales para estar al nivel de los grandes”.

Su renovación en el aire

Tras sus últimas y soberbias actuaciones, la sombra de su renovación acecha a la directiva que encabeza Bartomeu mientras grandes equipos europeos se excitan planeando su contratación. Sus 30 años le aportan una experiencia reflexiva para saber qué es lo mejor para él como persona y futbolista. En cualquier otro equipo del panorama europeo, Rakitic tendría la etiqueta de estrella. En el Barça, tal distinción se convierte en un arduo formalismo dada la selección de ‘cracks’ que le rodean. Aun así, si actúa como una estrella en el campo, si aparece cuando las estrellas lo hacen, si su escalón de necesidad dentro del equipo es de una estrella y si juega tantos minutos como una estrella, no parece descabellado etiquetarlo como una estrella.

Ivan Rakitic es el prototipo de jugador al que no atiendes cuando está sobre el césped pero al que añoras cuando no lo está. Una joya dentro de un baúl de estrellas que sobresalen gracias a la presencia del elegante y solidario croata. Su solvencia futbolística está más que acreditada en la grada del Camp Nou.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies