¿Mayor motivación o rivales más endebles?

Creer o reventar lo que sucede con San Lorenzo de Almagro y los resultados que dejan su juego. Aunque sea difícil entenderlo, el equipo nacido en Boedo terminó la Superliga Argentina en el anteúltimo puesto, pero, a su vez, tiene su mejor arranque en la Copa Libertadores.

0

Ayer, en la noche porteña, San Lorenzo de Almagro superó a Melgar de Perú, por 2-0. Con eso confirmó su mejor arranque en los primeros cuatro partidos de todas las ediciones que disputó de la Copa Libertadores de América.

Lo raro es que el equipo dirigido por Jorge Almirón acabó la Superliga Argentina en el anteúltimo puesto junto a Colón y San Martín de Tucumán, con 23 puntos. Además, quedó a solo un punto de Argentinos Juniors, el último. Cabe destacar que a “CASLA le restaron seis puntos por irregularidades económicas, pero solo se haría efectivo cuando la sanción quede firme (si esto se rectifica desde el Comité de Disciplinas, quedaría último con 17 unidades y, además, bajaría un puesto en la tabla de promedios)

¿Esto cómo se explica?
Hay dos maneras de argumentar esto que le está ocurriendo al “Ciclón”: la primera es que vaya con una mayor motivación a jugar los partidos del certamen internacional, debido a que sea el principal objetivo del año.

Seguramente todo equipo sudamericano que este disputando la Copa Libertadores, se pone como idea principal levantar el tan preciado trofeo en diciembre. En caso de que esto no prospere, buscará pelear el título local o salir lo mejor parado posible para clasificar a otra copa internacional y probar suerte el siguiente año.

La segunda alternativa es que choca con equipos más débiles, ya que le toca enfrentar al equipo peruano nombrado anteriormente y a Junior y como sabemos, en los últimos años, el fútbol argentino y brasileño le han sacado luces de ventaja el juego futbolístico de Colombia y Perú –entre los últimos 10 finalistas, hay siete equipos de Brasil y la misma cantidad de Argentina-. El rival restante se trata del fuerte Palmeiras, que de los tres partidos que jugó, solo no gano ante los “Cuervos” paradójicamente.

¿Cómo empezó San Lorenzo los cuatro primeros juegos de ediciones anteriores?

El equipo que actualmente preside Matías Lammens disputó, contando a la de 2019, 16 copas. Nunca sumó 10 puntos como en la actual edición, pero sí estuvo muy cerca:

En 1973 –segunda vez dentro de la Copa Libertadores– sumó nueve puntos después de derrotar dos veces a Oriente Petrolero de Bolivia y otra a River Plate. El encuentro restante lo perdió frente a Jorge Wilstermann, también de Bolivia –a quien después goleó por 3-0-.

Esto lo repitió en 1992, cuando sumó esa misma cantidad en la fase de grupos venciendo a Newell’s Old Boys, Colo-Colo y Coquimbo Unido, pero cayendo por goleada ante Universidad Católica. En aquella oportunidad el grupo del “Santo” tuvo cinco equipos porque la cantidad de conjuntos participantes era impar (25).

En 1998 recolectó ocho puntos; 10 años después, en 2008, sumó siete; en 2001, 2002 y 2015, seis; en 1960 y 2000, cinco; en 1996, 2014 y 2017, cuatro; y en 2005, 2009 y 2016, tres. Como se ve, ni siquiera cuando ganó su única Copa Libertadores totalizó una decena de puntos como este año y pasó por la ventana, respirando en la última fecha.

En la edición corriente arrancó con un empate en Perú, ante Melgar, sin goles. Después superó a Junior, Palmeiras y al propio Melgar para sumar 10 unidades. El jueves 25 de abril viajará a Colombia y el 8 de mayo cierra su grupo en Brasil.

Escrito por Cristian Brossy

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies