Sevilla quiere ser de Champions

Una segunda parte perfecta sevillista daría una goleada que hace superar al Valencia en la clasificación pero condena por completo al Rayo Vallecano a la Segunda División.

0
Sevilla F.C. 5 0 Rayo Vallecano

Dos clubes con necesidades, muy distintas por las situaciones vividas hasta el momento, se citaban en el Sánchez-Pizjuán. El Sevilla quería aprovechar el traspiés del Valencia y ello pasaba por sacar los tres puntos en su estadio, mientras que el Rayo de Paco Jémez necesitaba sumar sí o sí lo tres puntos para luchar en lo que queda de temporada por una milagrosa salvación.

Un sí pero no del Sevilla

Sarabia reclama una falta al linier | Imagen: Sevilla FC

Los sevillistas comenzaban fuerte y la primera ocasión la tendrían transcurridos los primeros cinco minutos. Una falta sobre Sarabia dejaba el esférico en un buen sitio para que Banega intentara la épica con un tiro fuerte pero colocado, aunque esta vez estaría ahí Alberto para sacar el esférico con una grandiosa mano salvadora. A pesar de la parada, la ocasión alentaría a los de Caparrós y empezarían a hacer correr a la zaga rayista.

El ritmo iba decayendo y el juego se estaba estancando con los errores de ambos conjuntos, sumados a constantes fueras de juegos o faltas por ambas partes. Pero cuando parecía que el partido estaba más muerto llegaría una nueva ocasión donde el pase de Munir no sería rematado ni por Ben Yedder ni por Sarabia.

La grada exigía a los suyos más pero los errores seguían llegando, sumados a un posible penalti que sería revisado por el VAR y daría la razón al Rayo Vallecano. Todo parecía indicar que el tanto de los locales estaba a punto de llegar pero lo único que llegaban eran errores en los últimos metros, no solo de los ya mencionados, sino también del Mudo Vázquez.

Cambios para nada

Los primeros 45 minutos terminaban con la miel en los labio de los andaluces, con distintas ocasiones claras para el equipo de Caparrós pero sin ningún gol en el marcador. Por su parte, Paco Jémez debía encontrar una solución a la avalancha que se le venía encima constantemente ya que, aunque había conseguido soltarse su equipo en los últimos minutos, el Rayo estaba muy lejos del nivel que necesitaba para conseguir sacar puntos del Sánchez-Pizjuán.

El cambio lo haría en la defensa curiosamente, más que en un puesto que le diese más salida de balón, pero tal vez este cambio llegaría a causa de el ímpetu con el que salían de nuevo los sevillistas. Querían el gol de una vez por todas y casi los once jugadores se volcarían en el área madrileña desde el sonido del pitido que indicaba el inicio de la segunda mitad.

Esas ganas por marcar y los errores de la primera parte serían solventados finalmente, y terminaría llegando el tanto local. Una jugada donde Promes y Roque Mesa hacían una buena combinación al borde del área, dejarían al lateral frente a Alberto solo. Su primer tiro sería detenido por el guardameta, pero el rechace volvería a sus pies para poder intentarlo de nuevo y esta vez sí inaugurar el marcador.

El Sánchez-Pizjuán ruge con Munir

Munir en su segundo tanto | Imagen: Sevilla FC

El Sevilla estaba lanzado y los jugadores de Paco Jémez parecían estar hundidos moralmente, algo que les pesaría en cuestión de tres minutos. Un nuevo centro al área, junto a la mala colocación de la defensa rayista, dejarían a Munir solo ante Alberto con el esférico para meter el segundo tanto y hacer así más grande la herida iniciada por Promes.

El delantero había probado la sangre y tenía sed de más, por lo que cinco minutos después Alberto vería su sentencia en forma de otro gol. Un nuevo contraataque de los jugadores de Caparrós llevaría a Ben Yedder a probar al guardameta en un mano a mano. En esta ocasión volvería a ganar éste último, pero la mala suerte llevaría el rechace a las botas de Munir, quien no dudaría en poner el esférico en el fondo de la portería.

Los jugadores del Rayo ya estaban jugando ocupando todo el campo posible y eso les estaba perjudicando como en el último tanto. Los contraataques sevillistas les estaban haciendo muchísimo daño y con un nuevo intento llegaría el cuarto tanto. Un balón en largo dejaría a Ben Yedder solo ante Alberto de nuevo, pero esta vez con el control conseguiría regatearlo y así marcar el cuarto tanto, aunque llegaría con suspense a causa del VAR.

Los últimos minutos darían paso al intento de lucirse a andaluces delante de los suyos mientras que los madrileños intentaban buscar el tanto de la dignidad. Pero era la noche del Sevilla y que mejor que rematar la faena Bryan Gil. El canterano conseguiría marcar tras quitarse de encima a un rival en el área chica y ponerla en la escuadra donde el guardameta rayista no llegaba, cerrando así una noche perfecta que permite al Sevilla superar al Valencia en la lucha por la cuarta plaza.

Ficha técnica
Sevilla FC: Vaclik, Navas (Vidal, min. 73), Mercado, Carriço, Promes, Banega, Roque Mesa, Sarabia, Vázquez (Rog, min. 70), Munir (Bryan, min. 41) y Ben Yedder.
Rayo Vallecano: Alberto, Velázquez, Gálvez (Javi Guerra, min. 63), Amat, Álex Moreno (Tito, min. 45), Uche, Mario Suárez, Pozo, Embarba, Álvaro García (Kakuta, min. 70) y Franco Di Santo.
Goles: 1-0, min. 54: Promes. 2-0, min. 57: Munir. 3-0, min. 62: Munir. 4-0, min. 69: Ben Yedder. 5-0, min. 86: Bryan Gil.
Árbitro: Guillermo Cuadra Fernández, Comité Territorial de las Islas Baleares. Amonestó a Banega (min. 31), Gálvez (min. 33), Pozo (min. 52)
Incidencias: Partido correspondiente a la trigésimo cuarta jornada de LaLiga Santander disputado en el Ramón Sánchez-Pizjuán, Sevilla.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies