la arriesgada maniobra de los comisarios en el ePrix de Monaco

Vergne ganó en Monaco y es el nuevo líder del mundial. Su victoria estuvo empañada por la polémica decisión de dirección de carrera que puso en peligro la vida de unos comisarios.

0

La Fórmula E, aunque con un trazado más reducido que el habitual de Fórmula 1, también ha visitado el Principado. Después de ocho rondas en las que hubo ocho ganadores y mucha acción, el ePrix de Mónaco despertaba mucho interés. El punto álgido estuvo al final de la carrera. Cuatro pilotos luchaban por la victoria mientras unos comisarios se jugaban la vida.

Vergne salía desde la pole y ha mantenido la primera posición en la salida. Wehrlein seguía muy de cerca al líder en los primeros minutos. Oliver Rowland, Felipe Massa y Sebastian Buemi completaban el top 5 en los primeros momentos de la carrera.

Por su parte, Antonio Félix Da Costa que era séptimo, llegaba a la altura de su compañero Alex Sims. Viendo que su ritmo era más rápido y para evitar lo sucedido en Marrakesh, el equipo ordenaba un cambio de posición y Da Costa avanzaba hasta alcanzar a Buemi, que era quinto.

Sam Bird, de héroe a derrotado

El circuito angosto impedía ver muchos adelantamientos y los que había eran muy arriesgados. Entre ellos cabe destacar los adelantamientos de Sam Bird en Santa Devota que le hicieron ganar seis puestos, y Di Grassi en la horquilla. Sin embargo, en su último intento, fue acorralado y chocó contra las barreras, dañando seriamente su monoplaza y quedando fuera de carrera. Por su parte, Bird abandonó en la última vuelta tras colisionar con otro monoplaza. El inglés no pudo culminar el gran trabajo realizado hasta el momento.

A falta de 18 minutos para el final, Ghunter pinchaba  y aparecía el full course yellow debido a la necesidad de retirar un cubre rueda de un monoplaza. Tras este incidente, Vergne seguía líder pero se acercaban Rowland, Massa y Wehrlein. El francés supo mantener la calma y, vuelta tras vuelta, fue aumentando su ventaja con sus rivales. Además, evitó ser adelantado incluso cuando Rowland activó el modo ataque antes que él.

A falta de menos de cinco minutos, Frijns trataba de rebasar a Sims en Santa Devota por el interior. El de BMW cerraba al piloto de Virgin y acababan colisionando. El peor parado fue Frijns, que quedó fuera de carrera. Ante esta situación, y viendo la lucha que había por la victoria y el podio, dirección de carrera decidió no sacar el full course yellow. Los comisarios actuaron con velocidad bajo régimen de bandera amarilla. Fue entonces cuando se vivieron momentos de nervios. Unos comisarios se arriesgaron a retirar unos trozos de fibra de carbono cuando los monoplazas estaban a punto de pasar por ese lugar. Pese a todo, Jean-Éric Vergne ganó el ePrix de Monaco y es el nuevo líder del campeonato, por delante de Lotterer y Frijns.

Vergne gana en Monaco. Imagen: @FIAFormulaE

La polémica decisión de dirección de carrera en Monaco.

La actuación de los comisarios en los últimos compases de la carrera ha sido la acción más polémica de este ePrix. Tras el accidente de Jules Bianchi en Suzuka, las medidas de seguridad cuando se retira un monoplaza accidentado se han endurecido. De hecho en Fórmula 1, cuando hay que retirar un monoplaza accidentado, el Safety Car o el Virtual safety Car hace acto de presencia. De este modo se garantiza que los monoplazas no exceden el límite de velocidad, asegurando sus vidas y las de los comisarios que trabajan en la extracción del vehículo.

Tiempo atrás, era habitual ver a los comisarios trabajar mientras únicamente ondeaban las banderas amarillas. Esta situación era de máximo riesgo ya que los pilotos apenas deceleraban con el objetivo de perder el menor tiempo posible.

La FIA ha sido en estos últimos años muy estricta en estos casos, hasta hoy. Cuando apenas faltaban cinco minutos para terminar la prueba del Principado, los comisarios arriesgaron su vida para retirar los últimos trozos de fibra de carbono que quedaban en la pista. Instantes después de realizar esa acción, los monoplazas estaban pasando por ese lugar. Antes, habían estado junto al monoplaza accidentado colocando las cuerdas que permitiesen su extracción con una grúa.

Seguridad antes que espectáculo

Ante esta situación, la FIA debe revisar el protocolo que se ha llevado a cabo hoy en Monaco. Se ha primado el espectáculo a las vidas de esos comisarios. Si bien es cierto que en Montecarlo, estos están muy bien preparados y son ágiles, esta situación no debió haberse dado. De hecho, en otras carreras de esta misma temporada, con un caso similar, dirección de carrera sacó el full yellow course. ¿Por qué no se hizo hoy? Sencillamente porque los pilotos estaban enfrascados en la lucha por la victoria, algo que favorecía en gran medida el espectáculo de un ePrix inferior en términos de emoción a otros vividos este año.

Así pues, debemos estar agradecidos de que no haya sucedido nada y debemos recordarle permanentemente a la FIA lo que puede ocurrir en estos casos. Nunca podemos olvidar que hubo pilotos que perdieron la vida en estas situaciones. Aunque la FIA está mejorando a pasos agigantados en términos de seguridad, errores como el de hoy no se pueden repetir, porque el automovilismo no es solo espectáculo, es un deporte de riesgo.

 

Pueden seguirnos en facebook, Instagram y Twitter: @Motor_G3 y @rafa_mohedano

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies