Un dilema de nombre Christian Joel

El joven portero del Sporting quiere ser el elegido para competir con Mariño por la portería del primer equipo

0

El Sporting tiene un dilema con su portería. Una vez traspasado Dani Martín, en Mareo aún no tiene claro como cubrir la vacante que queda libre en la portería del primer equipo. Diego Mariño es el guardameta que, ahora mismo, no es solo titular, sino capitán e ídolo de la afición rojiblanca. Por todo eso y por el compromiso mostrado el club pretende una renovación para mejorar sus condiciones económicas y contractuales.

Pero, para la aparentemente muy difícil, competencia con el vigués, hace falta otro portero. Sobre la mesa de la dirección deportiva rojiblanca hay dos opciones. Una es la de acudir al mercado y contratar a un portero. Preferentemente alguien veterano, conocedor de la categoría, que asuma un probable rol de suplente, pero que aporte competencia. Una opción para la que Javi Varas se presenta como alternativa.

La otra, mucho más propia de un club de cantera, que es promocionar desde tu conjunto filial. Además el Sporting tiene en él a un talento como es Christian Joel Sánchez (La Habana, Cuba, 9 de julio de 1999) que ya debutó en la última jornada de la temporada pasada frente al Cádiz con el primer equipo y que es una de las más firmes promesas de la Escuela de Fútbol de Mareo.

Christian Joel no es además un portero cualquiera. Es un diamante en bruto con unas condiciones simplemente soberbias como ya ha demostrado en el filial. Está llamado a ser, si nada se tuerce, uno de los próximos dominadores de la portería a nivel nacional y quizá hasta internacional. Pero que, eso sí, como todos los diamantes aún debe ser pulido para aumentar su valor. Es ahí donde surgen las dudas en Mareo sobre si está ya listo para dar el salto al primer equipo.

Su situación contractual exige una decisión inmediata

Christian Joel tiene contrato con el Sporting por dos temporadas más, hasta 2021. Ambas campañas son con licencia del filial, por lo que en caso de ser promocionado al primer equipo, su contrato debe y merece ser revisado. El jugador parece querer dar el salto y competir de tú a tú con Mariño por ser el guardameta de la portería rojiblanca.

Además sus capacidades no pasan desapercibidas y grandes clubes ya le tienen en su radar. Incluso el Real Madrid intentó llevárselo hace algunas campañas, pero el guardameta rehusó irse para seguir formándose en Mareo. Con el jugador teniendo claro que quiere, la decisión debe tomarla el club. Un dilema para el que no existe una solución con plenas garantías, pero que requiere una decisión inmediata.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies