El Crystal Palace da la sorpresa en Old Trafford

Varapalo monumental en la afición 'red devil', que vio como el Manchester United perdió ante un teóricamente inferior Crystal Palace. Conjunto londinense al que los locales lograron empatar justo antes del descuento final, pero que finalmente se llevaron unos meritorios tres puntos, con un gol en el último suspiro del partido de Patrick van Aanholt.

0

Parecía un día propicio para que la afición del Manchester United disfrutase de su equipo. En un partido en el que se antojaba que iban a tener el control absoluto. A priori, debían imponerse bien ante un Crystal Palace muy criticado esta temporada, y que hasta hoy había dado una imagen muy pobre, desde que comenzara la temporada hace ya tres semanas.

Ole Gunnar Solskjaer saludando a su afición ante del inicio del partido. Foto: Manchester United

Los ‘red devil’ salían con el once habitual. De Gea en portería, posiciones centrales de la defensa para Harry Maguire y el sueco Lindelöf, derecha para ex-jugador del Palace Wan-Bissaka e izquierda para Luke Shaw. El centro del campo lo formaban McTominay como pivote posicional y Pogba acompañándolo en la sala de máquinas. Lingard volvía a ser el mediapunta del equipo. Las bandas del ataque eran para Rashford por la izquierda, el joven Daniel James por la derecha y la referencia de nuevo sería Martial.

Roy Hodgson, entrenador del Crystal Palace, en la rueda de prensa post-partido. Foto: youtube

Por parte del Crystal Palace, tras la debacle en Sheffield de la jornada anterior, Roy Hodgson optó por cambiar el esquema 4-4-2 por un 4-3-3. En portería seguiría el español Guaita, los centrales serían Kelly y el veterano Gary Cahill. Los laterales fueron para Ward por la derecha y van Aanholt por la izquierda. El centro del campo lo formarían Kouyaté, Milivojevic y McArthur. Dejando la parte de arriba a Zaha y Schlupp en extremos y Jordan Ayew como punta más adelantado.

El bagaje previo de ambos equipos nos dejaba un Manchester United que había logrado golear, en este mismo escenario, al Chelsea por 4-0. Además, en la jornada 2, habían logrado puntuar en un campo tan complicado como el Molineaux Stadium frente a los Wolves. Por contra, el Crystal Palace venía muy perjudicado, sumando sólo un punto de seis posibles. Dicho empate lo lograron en la primera jornada frente al Everton, en Londres. Los de Hogdson aún no sabían lo que era marcar un gol en esta Premier League y el ataque del equipo sembraban muchas dudas. A eso hay que añadir el fatídico historial del equipo en Old Trafford, donde llevaban 9 derrotas en los 10 enfrentamientos entre ambos en la Premier League. En los que en 9 partidos no habían ni capaces de hacer un gol.

El partido comenzó como era de esperar, dominio absoluto de los de Solskjaer, aunque sin demasiado peligro que inquietase la meta de Guaita. En los primeros 10 minutos tuvieron un remate alto de McTominay, de cabeza tras un córner, y un disparo desde muy lejos, desviado, de un muy activo Luke Shaw.

Justo pasado el minuto 10, Rashford iba a tener el primer aviso serio del partido. El inglés hizo una muy buena carrera, recibió un pase magistral de Maguire y en un mano a mano con Guaita, le arrebataron el balón y no fue capaz de inaugurar el marcador a su favor.

Tras algunas interrupciones, como la que hubo por lesión de Ward, Daniel James tuvo la mejor ocasión hasta el momento al recibir un balón dentro del área. Tras varios rebotes, el galés estuvo apunto de mandar el esférico a la red. Guaita, muy atento y rápido, se estiró para mandar el balón a córner.

Gran ocasión de Daniel James que mandó a córner Guaita. Foto: Crystal Palace FC

El asedio por parte del Manchester era una realidad. Prácticamente rozaban el 80% de posesión, aunque es cierto que, salvo la intervención ante James, no habían inquietado apenas a Vicente Guaita.

A partir del 25 de partido, tras un disparo de Rashford de falta directa, con buena intención pero mala ejecución, entramos en unos minutos de muchas interrupciones. Dos lesiones, primero de James y después de Shaw, hicieron que el juego se detuviera casi cinco minutos. Ambos se reincorporaron al terreno de juego pero el equipo y el ambiente se enfrió bastante. Aunque más aún lo harían apenas unos minutos después, cuando Guaita iba a poner un balón largo a la cabeza de Schlupp, éste iba a prolongarlo y a dejar mano a mano con De Gea a Jordan Ayew. El de Ghana hizo el 0-1 en Old Trafford. Era el primer gol del Crystal Palace esta temporada en Premier League.

Gol de Jordan Ayew (Crystal Palace), el ghanés hizo el 0-1. Foto: Crystal Palace FC

Jarro de agua fría brutal para el Manchester United y sus aficionados. Tras el mismo, Shaw, aquejado de lesión definitivamente abandonó el campo para dar entrada a Ashley Young. Unos minutos después, en plena pájara de los red devil, Zaha estuvo apunto de hacer el segundo tras una gran acción individual. Se zafó de varios defensas rivales y disparó raso al palo izquierdo de De Gea. El español fue salvador absoluto de la acción, que se marchó a córner, sin consecuencias.

Ocasión de Wilfried Zaha en el minuto 37. Salvó De Gea el segundo del Palace. Foto: Crystal Palace FC

Con el resultado a favor, el Crystal Palace se veía con confianza, tras una primera media hora de verse completamente dominados. Pese a ello, los de Hodgson aún tendrían un susto importante antes del descanso. En una falta que supuso amarilla para Cahill, Pogba mandó un fuerte disparo rozando el larguero. Era la mejor ocasión, junto con la de James, de los locales en toda la primera mitad.

Con esto, tras cinco minutos de descuento, llegamos al descanso. Con resultado desconcertante para los red devil y su afición, e inesperado. Que además no concordaba con el dominio que había tenido el United en el partido hasta el gol de Ayew.

Al comienzo de la segunda parte, el Manchester United salió espoleado a por el empate. Wan-Bissaka se pasó de frenada y vio amarilla, Martial tuvo dos buenas ocasiones pero sus disparos o fueron bloqueados por la defensa o salieron desviados. Solskjaer dio entrada al joven Greenwood en detrimento de Lingard en el 56. Quería meterle aire fresco al ataque de su equipo.

Parecía que el empate podía llegar en cualquier momento, Pogba se quedó solo ante Guaita pero el meta español volvió a salvar el gol. Ashley Young lo intentaba con sus habituales centros bombeados, pero no encontraban rematador en el área. Los locales estaban volcados absolutamente al ataque.

Tanto fue así que en el minuto 69 de partido, Luka Milivojevic derribó dentro del área a un contrario y el árbitro Paul Tierney iba a decretar penalti. Era la oportunidad definitiva de empatar pero Marcus Rashford envió el balón al palo izquierdo de la meta de Guaita. Otro duro golpe para la afición red devil, que veía como su equipo era incapaz de batir la meta rival.

Rashford falla un penalti en el minuto 69 de partido. Fuente: Crystal Palace FC

Pese a errar el penalti, el United siguió intentándolo. Sobretodo Daniel James buscando compañeros dentro del área con centros y pases, que eran repelidos por la defensa. McTominay tendría una buena ocasión con un disparo desde media distancia que salió desviado por poco. Hodgson, consciente de que su equipo necesitaba de recambios para poder aguantar, dio entrada primero a Benteke por Ayew y después a Townsend por Schlupp, esperando poder sentenciar en alguna acción aislada.

Pasado el minuto 80 de partido, el juego se detuvo para que finalmente el VAR, junto con el árbitro, decidiesen que no había penalti en una acción dentro del área del Crystal Palace, que podía haber supuesto un nuevo penalti a favor del Manchester United.

Hodgson realizó el último cambio, en el medio entró McCarthy por Kouyaté. A los londinenses le quedaban 6 minutos, más descuento, para lograr la machada de ganar en Old Trafford por primera vez en el formato Premier League.

Los de Solskjaer siguieron intentándolo a la desesperada ya. Wan-Bissaka poniendo centros desde la derecha. Pogba tuvo un gran disparo que salió rozando el palo derecho y el equipo se avocaba cada vez más hacia una dolorosa derrota, bastante inmerecida a todas luces. Para intentarlo en un último esfuerzo final, el técnico noruego dio entrada a Mata en lugar de McTominay. El mensaje era claro, había que generar peligro como sea.

Pero no fue hasta varios minutos después, en el 88, cuando Martial iba a mandar un balón al borde del área. El mismo llegó al galés Daniel James, que lo iba a aprovechar para mandar un disparo preciso a la escuadra izquierda de la meta de Guaita. El español, superado claramente, nada pudo hacer. Un auténtico golazo, construido por una excelsa pared entre Rashford y Martial, para ser finalizado a la perfección por James. Habían logrado el ansiado, y merecido, empate, justo antes del descuento.

Daniel James celebra su gol en el minuto 88 de partido, el 1-1. Foto: Manchester United

Con ello el partido entró en el descuento, de cinco minutos, los cuáles los locales tenían toda la intención de aprovechar para intentar remontar el partido. Pero lo que no se podían imaginar ellos es que en el 92, una contra montada por van Aanholt y Zaha, iba a ser aprovechada por el lateral izquierdo holandés para, con un disparo con su zurda, batir a un desafortunado David De Gea. El meta español bien pudo hacer mucho más para detener el balón.

Celebración del gol de Patrick van Aanholt, el 1-2 definitivo. Fuente: Crystal Palace FC

Golpe definitivo a la ilusión y la esperanza del equipo de Manchester, y su afición del teatro de los sueños. Sin ya posibilidad de reacción por su parte, tras seis minutos de descuento, Tierney pitó el final del partido.

Definitivamente, hoy el destino tenía preparada una buena pesadilla al United, y cuando al fin lograron al menos empatar, les arrebataron in extremis los tres puntos. Bombona de oxígeno absoluta para Hodgson y los suyos en el Palace. Pese a que apenas llegaron a puerta tuvieron la eficacia de aprovechar las pocas que tuvieron para llevarse los tres puntos, y aguantar el resultado de 0-1 durante casi una hora.

Con este resultado, el Manchester United ya ha ganado un partido, empatado otro y perdido también uno. Suman 4 puntos de 9 posibles los de Solskjaer, con dos partidos disputados en Old Trafford. La semana que viene tocará viajar al sur, para rendir visita al Southampton e intentar resarcirse.

Por parte del Crystal Palace, mismos guarismos, una victoria, un empate y una derrota. Por tanto, 4 puntos de 9 en estas tres primeras jornadas para los de Hodgson, a los que esta victoria les tiene que saber a gloria absolutamente. Tras haber jugado dos partidos consecutivos como visitante, la semana que viene reciben en Selhurst Park al recién ascendido, y profundamente renovado en el mercado veraniego, Aston Villa.

Ficha del partido:

MANCHESTER UNITED (4-2-3-1): De Gea; Wan-Bissaka – Lindelöf –  Maguire – Luke Shaw (Ashley Young 33′); McTominay (Mata 85′) – Pogba; James – Lingard (Greenwood 56′) – Rashford; Martial

CRYSTAL PALACE (4-3-3): Guaita; Ward – Kelly – Cahill – van Aanholt; Jouyatçe (McCarthy 83′) – Milivojevic – McCarthur; Wilfried Zaha – Jordan Ayew (Benteke 75′) –  Schlupp (Townsend 80′).

Goles: 0-1 Jordan Ayer 32′; 1-1 Daniel James 89′ y 1-2 Patrick van Aanholt 93′.

Amonestados MUN: Wan-Bissaka 46′ y Daniel James 71′.

Amonestados CRY: Milivojevic 37′, Cahill 41′, Wilfried Zaha 79′ y Guaita 86′.

 

 

Por: @ManuelCaete8

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies