Sobre Televisión, Convenios, acuerdos, y la Primera Iberdrola

Desde este verano, se venía viendo un conflicto que finalmente ha estallado en la primera jornada ¿Afectará resto así progreso del futfem?

0

Lo que mal comienza… no siempre bien termina

Empecemos por el principio. Ningún conflicto se gesta de un día para otro, y ninguna reivindicación surge de la nada.

Al terminar la pasada temporada, la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino, La Liga y la Federación Española de Fútbol estaban en conflicto. Tal y como se explicó en un artículo previo, nada parecía claro. Ni el nombre, ni la composición, ni el formato, ni siquiera si habría competición. O si se podría retransmitir por televisión.

La tensión y la incertidumbre se resolvieron en agosto, con el sorteo del calendario –que tampoco estuvo exento de polémica-. Habría competición y se llamaría Primera Iberdrola. La antigua Segunda División pasaba a llamarse Reto Iberdrola. Si quedaba alguna duda del patrocinador principal del fútbol femenino de élite español también se disipó en ese momento: seguía siendo Iberdrola.

Modelos y estructuras de competición

Habría que resaltar que la confrontación entre la ACFF y la RFEF venía de lejos. Se inició, de hecho, con la iniciativa de modificar el modelo y la estructura del Fútbol Femenino español, por parte de la RFEF. Una medida que trae recuerdos aciagos (¿Alguien recuerda los cambios que se realizaron en la extinta Superliga, creando varios grupos y generando confusiones y protestas de clubes y jugadoras?). En un principio, ni siquiera estaba claro qué idea tenía el ente federativo, ni como la iba a poner en práctica. Esta propuesta se encontró con la oposición de la ACFF, en un primer momento. Ambos actores coincidían en la necesidad de un cambio, pero sus posturas y propuestas eran distintas, incluso opuestas.

Aun así, llegado el momento, esto es, al tener que empezar el nuevo curso deportivo, todos los clubes aceptaron formar parte de las nuevas competiciones, sin restricciones y asumiendo las novedades: controles financieros, división en dos grupos de Reto Iberdrola, la obligatoriedad de poner nombre en las camisetas de partido, la figura de la cuarta árbitra, o el no jugar partidos entre semana, entre otros.

Conflictos por la televisión… y sus consecuencias

El pasado mes de mayo se anunciaba, lo hacía la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino, la firma de la cesión de los derechos audiovisuales a Mediapro por un periodo de tres años. Esto provocaría un cruce de comunicados con la RFEF y un debate, judicializado, sobre quién era el titular de esos derechos y quien tenía la potestad de comercializarlos. El Juez dictaminó que los derechos pertenecían a la ACFF e instó a la RFEF a respetar los acuerdos establecidos. La RFEF accedió, aparentemente, a acatar lo mandado por el juez. Posteriormente han aparecido noticias en las que mandatarios federativos admiten haber seguido negociando con algunos clubs sobre la cesión de sus derechos audiovisuales y su modelo de comercialización, en varios medios de comunicación.

El ente federativo había creado su propia idea y montado una estructura para la retransmisión de los encuentros de la competición. Proponía televisar todos los partidos de la Primera Iberdrola y varios de Reto Iberdrola, ya fuera mediante emisoras televisivas o a través de la plataforma online de la Federación. Pero, para ello, exigían la posesión de los derechos audiovisuales de todos los clubs de las distintas competiciones. Intentaron lograrlo incluyendo una cláusula a tal efecto en el contrato que debían suscribir los clubes para poder competir en la competición federativa. El propio juez descartó que esa cláusula tuviera validez y forzó a la RFEF a no llevarla a efecto.

Este conflicto ha estallado en las narices de los aficionados al fútbol femenino en la PRIMERA jornada de la Primera Iberdrola. Tras publicitarse la emisión de dos partidos a través de GolTV, y sin haber habido problemas con la retransmisión del encuentro del sábado, saltaba la sorpresa. Mediapro emitía un comunicado anunciando que el club anfitrión prohibía la entrada a sus trabajadores, y el partido en cuestión no iba a poderse retransmitir. En él se culpaba a la RFEF de prácticas ilegítimas y de haber instado al club local a impedirles el acceso. No sólo no se permitió el acceso a los equipos de Mediapro, sino que los medios particulares del equipo visitante tampoco pudieron entrar al recinto.

Hasta el momento la RFEF no se ha pronunciado al respecto. El Madrid CFF emitió un comunicado, aunque en el momento en el que se escribe esto no es posible acceder a él. En éste se defendía que el club no tenía compromisos con Mediapro, por lo que parece.

¿Qué pasó con el Convenio?

Se pasó de afirmar y defender que sin Convenio no se jugaba a acatar con los designios de la RFEF: estructura y modelo de competición se aceptaron. Todo, excepto su propuesta para la retransmisión de los encuentros, por supuesto.

Pero los actores interesados en la firma de un Convenio colectivo para el fútbol femenino siguen sin encontrar un acuerdo. A pesar de haberse reunido en varias ocasiones no se desbloquea la situación. Siguen los Clubes, las futbolistas y las entidades gubernativas en liza respecto de algunos aspectos fundamentales. Estos son, entre otros, el salario y cláusulas relativas a aspectos laborales (contrato).

Un Convenio colectivo sería beneficioso para las profesionales, puesto que garantizaría sus derechos, obligando a clubes y federación a respetarlos. También obligaría a las futbolistas, y les daría una serie de deberes que cumplir. Otros deportes, como el baloncesto, tienen convenios diferentes para hombres y mujeres. En el fútbol, de momento, sólo los futbolistas cuentan con él.

¿Tendrá la ausencia de Convenio repercusión sobre la posibilidad de atraer nuevos patrocinadores? Muchos de los patrocinadores que tiene la RFEF, y en particular Iberdrola, dicen apostar por la igualdad entre el hombre y la mujer, y defender los derechos de las mujeres. Esto implicaría, a mi parecer, que algunas empresas pudieran no querer participar de la promoción de una disciplina donde no se fomenta esa igualdad.

¿Podría ser que la firma de un Convenio se esté viendo afectada por todo lo demás? ¿Y si el conflicto entre RFEF, Liga y Clubes estuviera paralizando el progreso de un deporte que todos esos actores dicen querer promover, proteger y fomentar?

Por Helena García (@hgamo18 en Twitter)

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies