La pesadilla se llama: Ernesto Valverde

El estilo de juego del equipo catalán, los pesos pesados del vestuario; como Suárez, Piqué y Griezmann, sin chispa y las constantes dudas de dominar y ganar los partidos fuera de casa sobrevuelan por las cabezas de la plantilla azulgrana que llevan a plantearse; tanto la afición como los jugadores, la destitución del técnico culé tras los ridículos recientes tanto en Champions como en Liga

0

No hay más debate acerca de la continuidad de Ernesto Valverde en el Fútbol Club Barcelona. Tras una serie de numerosos ridículos fuera de casa; tanto en Liga como en Champions League, desde la temporada pasada donde todo comenzó desde el pasado mes de Abril; con el partido fuera de casa frente al Celta (2-0) hasta hoy, frente al Granada (2-0) ha sido uno de los motivos más grandes del desastre inicio de temporada aunque no es el único responsable del nivel actual del equipo. Los síntomas de derrota, abatido en el banquillo, impasivo a la hora de decidir los cambios durante el partido, los experimentos en el once; con la presencia de Semedo en el lateral izquierdo y Sergi Roberto en el lateral derecho, transmite uno de los grandes males del equipo pero no el único.

La primera cuestión que debe preguntarse la afición es: ¿Debe continuar Ernesto Valverde en el banquillo azulgrana? Pues bien, no podemos esconder los mayores ridículos del equipo durante este año (2019) y el año pasado (2018) como en la Champions League frente a la Roma (3-0) y frente al Liverpool (4-0) donde ambos encuentros se disputaron fuera de casa con una ventaja adecuada para pasar de ronda o como en el caso del Liverpool, a la final de la Champions League. También hay que añadir los enfrentamientos fuera de casa en Liga frente al Celta (2-0), Eibar (2-2), Athletic (1-0), Osasuna (2-2) y Granada (2-0). La medida más lógica era que el presidente del Fútbol Club Barcelona; Josep María Bartomeu, hubiese cesado al técnico azulgrana del cargo pero; lo que hizo fue peor que una enfermedad, renovó al técnico hasta 2020 más una opcional donde nos lleva a la segunda cuestión.

La segunda cuestión que debe preguntarse la afición es: Tras la renovación de Valverde y los numerosos ridículos fuera de casa del equipo; ante la ineficacia de los jugadores de jugar bien y de ganar el partido, ¿Debe continuar Josep María Bartomeu como presidente azulgrana? Si sumamos los costes de Coutinho (160 millones), Malcom (40 Millones) y Griezmann (120 millones) en total salen 320 millones de euros para cubrir la salida de Neymar en el año 2017 que fue uno de los pesos pesados junto a la MSN los que lograron traer de vuelta la Champions; la quinta del conjunto catalán, con el ex-técnico Luis Enrique Martínez a la ciudad condal junto a los títulos que ha ido perdiendo a lo largo de estos 3 años como la Copa del Rey frente al Valencia (2019), y las eliminaciones de Europa conlleva a una mala gestión de la junta directiva y del propio presidente a tener estos números tan negativos que no se repetían hasta 25 años atrás en la 94-95 firmando uno de los peores inicios del conjunto azulgrana tanto en Liga como en Champions salvando el debut sin derrota en la máxima competición europea frente al Borussia Dortmund (0-0).

El estilo de juego culé, desaparecido

El Barcelona que recordamos que dominaba el partido a base de la posesión y del balón siendo intensos y rápidos a la hora de actuar con el balón ha desparecido «parcialmente». Actualmente los equipos cada vez más se encierran más atrás y el equipo no responde a la hora de darle velocidad al balón y a generar peligro con la calidad que tiene. Jugadores como De Jong ha sido utilizado para frenar la salida de balón del rival como pivote y no ha surgido efecto teniendo a un jugador en el banquillo como Busquets, otro jugador a destacar es Arthur que tras hacer dos grandes partidos desaparece del once titular y llegas a utilizar a un jugador que iba a ser descartado para traer a Neymar como Rakitic o un jugador olvidado como Sergi Roberto a ocupar el mediocampo titular azulgrana. La desaparición más llamativa es la de Aleñá en la convocatoria de los partidos tras jugar la primera jornada de Liga frente al Athletic o jugadores como Riqui Puig jugando en el segundo equipo (Barça B) teniendo la calidad suficiente para manejar el juego azulgrana.

Tampoco es lógico el posicionamiento de Semedo en la banda izquierda como lateral cuando su posición natural es el lateral derecho dejando a escapar jugadores como Miranda (Schalke) o Cucurella (Getafe) que pueden aportar seguridad y juego por esa banda pero que tengas que sustituir en la mitad del encuentro a Junior Firpo que está supliendo la baja de Jordi Alba por lesión. La vida privada de Dembelé; con numerosos actos de indisciplina siga teniendo oportunidades en el equipo mientras no se encuentre lesionado. Por último, el limitado número de efectivos en la defensa y que no se fiche a un central más tras la salida de Vermaelen junto a la lesión pertinente de Umtiti que no quiso operarse de la rodilla y que provocó una serie de recaídas en su pierna.

Sequía goleadora en Champions fuera de casa y «Ansu-dependencia»

Luis Suaréz lleva 2 años y medio sin marcar fuera de casa en la máxima categoria. A sus 32 años no se le considera un posible descarte dentro del equipo mientras que otros delanteros como Lewandoski o Icardi cumplen sus objetivos en la máxima competición europea o no se le da oportunidades a la cantera como a Abel Ruiz. Ansu Fati es el remedio para olvidar la pesadilla por la que está pasando el Barcelona. El chaval de 16 años encara, rompe la defensa y tiene atrevimiento de cara a portería junto a la máxima intensidad que sale a intentar ganar todos los partidos y que recientemente ha sido nacionalizado español para disputar el Mundial sub-17. Este jugador tiene mucha calidad pero no tiene que porqué siempre resolverte los papeles frente a los rivales y que las estrellas del equipo desaparezcan.

Actualmente, el técnico azulgrana no está capacitado para recuperar anímicamente al vestuario, ni el nivel y ni siquiera los resultados y el buen juego que ofrecía anteriormente antiguos entrenadores del club azulgrana como Pep Guardiola o Luis Enrique, incluso la afición llega a comparar los resultados del Tata Martino con los del actual entrenador azulgrana y las diferencias son enormes. ¿Qué tiene que pasar para que Ernesto Valverde se vaya o sea cesado?

Sígueme en @Jckeneddy97 y toda la información deportiva en @PrimeraG3.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies