Los Cármenes, hogar de guerreros

Más lucha que estética futbolística. Más entrega que táctica. Más caro que nunca ganar en el Nuevo Estadio Los Cármenes, solo dos equipos han podido ganar aquí. Atlético de Madrid (hoy empató a uno) y Barcelona se van sin vencer al Granada

0

Granada estaba preparada para recibir un duelo de gran nivel. El Atlético de Madrid tenía que visitar la capital nazarí, teniendo en cuenta el nivel que está desarrollando el equipo andaluz y con el preámbulo del tropiezo blaugrana en este estadio. El conjunto granadino viene demostrando en las trece jornadas anteriores el exuberante ritmo que imprime a sus partidos.

Granada C.F. 1 1 Atlético de Madrid

Bajo un 73% de humedad y una temperatura inferior a los diez grados, Granada y Atlético medirían sus fuerzas. Los Diegos en el banquillo, Martínez (Granada) y Simeone (Atlético), la grada a rebosar y un ambiente que pedía fútbol. Una vez que el balón se puso en juego, el -aparente- espectáculo daba comienzo.

La intensidad parecía una constante que estuvo de principio a fin durante los primeros cuarenta y cinco minutos. Ambos equipos tenía un claro plan, o al menos eso parecía, se trataba de neutralizar las virtudes del adversario. Los de Simeone tenían claro que debía evitar conceder espacios para correr, porque ahí estaría perdido. Puertas y Vadillo estuvieron fuertemente marcados por Trippier y Lodi, quienes a penas tuvieron incidencia ofensiva. Más el inglés que el brasileño, sin embargo muy ausentes arriba.

Azeez tampoco se sentía cómodo, dado que Marcos Llorente funcionaba como ancla y permitió amplias libertades en campo nazarí a su compañero de medular, Héctor Herrera. El mejicano tomó la rienda de la circulación -lenta- del balón rojiblanca. Vitolo y Correa parecían ser los más influyentes en tres cuartos de campo rival, aunque jamás llegaron a preocupar a Rui Silva. Al igual que no incomodaron al esloveno, Oblak, más allá de una mano abajo en el ecuador del primer tiempo.

El espacio era reducido. La concentración elevada, a diferencia del termómetro. La intensidad limitaba la visión de un partido vistoso, pero sí un tablero de ajedrez, donde ningún sistema concedía al otro. Ni el 4-2-3-1 de Martínez ni el 4-4-2 pudieron herir a su rival. Sin ocasiones termina el primer tiempo, pero sí con mucha entrega.

La diferencia del segundo tiempo al primero es que aparecieron los goles. Aunque, jamás se decantó la balanza a ningún punto. La equidad, la garra y la entrega seguían siendo la misma, de principio a fin. Lodi se estrenó como rojiblanco haciendo el cero a uno, siendo asistido por un espectacular Herrera. El hueco solo lo vieron ellos, de ahí que Victor Díaz no llegara ni Rui Silva pudiera evitar el gol.

Las ocasiones parecieron ser lo de menos, la guerra estaba declarada entre ambos. Costaba que se dieran tres toques seguidos. Las posesiones de más de dos minutos eran una utopía. El partido no estaba hecho para aquellos que se durmieran en los laurales. Tampoco para quien no mantuvieran al 200% la concentración e intensidad. La Alhambra fue la única que brillaba en Granada, porque en Los Cármenes no había talento, todos los jugadores fueron al barro.

Germán, sin necesidad de despegar, consiguió rematar un saque de esquina y poner las tablas que por unos minutos se fueron del marcador. Un paso atrás, el cuerpo en diagonal, el pie izquierdo plantado delante y un duro testarazo que botó y se fue a la esquina izquierda de Oblak. Imparable, como un empate que parecía un resultado inamovible.

La presión asfixiaba en ambos lados del campo. La voracidad con la que los jugadores iban al choque impedía cualquier posesión larga. Sin argumentos ofensivos, sin ocasiones, aunque con una entrega digna de gladiadores. Los nazaríes fueron al infierno para romper la negativa racha que llevaban cosechando, los rojiblancos se vieron superados, quizás, por las ausencias, por un territorio hostil, o por un equipo que actuó de ‘deja vu’. El viejo recuerdo de lo que fue el ‘cholismo’, la intensidad, el oportunismo y el orden.

No importó la táctica, porque en la práctica, los jugadores decidieron correr más que nunca, presionar, pelear y sobre todo interrumpir el juego, en un partido que se superó las treinta falta. Además de siete cartulinas amarillas. El frío de la ciudad andaluza se disipó ante tanta batalla.

Ficha técnica
Granada CF: Rui Silva, Victor Díaz, Duarte, Germán (Martínez, min. 71), Quini, Montoro, Gonalons, Puertas, Azeez (Carlos Fernández, min. 62), Vadillo (Darwin Machís, min. 65), Soldado.
Atlético de Madrid: Oblak, Trippier, Mario Hermoso, Felipe, Lodi, Marcos Llorente (Joao Félix, min. 75), Herrera, Koke, Vitolo (Darío Poveda, min. 83), Correa (Lemar, min. 55), Morata.
Goles: 0-1: Lodi, min. 60; 1-1: Germán, min. 67
Árbitro: David Medié Jiménez. Comité catalán. Amonestó por el Granada a Soldado, Puertas, Montoro y Gonalons; por el Atlético de Madrid lo hizo a Felipe, Correa y Marcos Llorente.
Incidencias: Partido correspondiente a la decimocuarta jornada de LaLiga Santander disputado en el Estadio Nuevo Los Cármenes (Granada) ante 17.003 espectadores.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies