Banega fulmina desde los once metros

Tres puntos disputados que acabarían en el lado sevillista gracias a un gol de Banega de penalti tras un partido donde la tensión entre los jugadores serían la tónica de todo el encuentro.

0
Real Valladolid 0 1 Sevilla FC

Mientras el Real Valladolid busca encontrar una regularidad que le dé la tranquilidad de mitad de tabla, el Sevilla visitaba el José Zorrilla en busca de su sueño de seguir peleando por LaLiga Santander. El encuentro, que cerraba la décimo cuarta jornada, se planteaba de alto voltaje entre dos equipos que podían dar un gran nivel ofensivo, pero también defensivo.

El Sevilla golpea primero

El encuentro iba a comenzar con dos equipos que querían adueñarse del esférico pero nadie lo conseguía. Esto estaba llevando a unas idas y venidas constantes donde, cualquiera de los dos, podía dar una sorpresa inesperada. Y así iba a ser, cuando Nolito caería dentro del área y Prieto Iglesias pitaría la pena máxima. Masip iba a parar el penalti, pero el VAR le cazaría adelantado en el lanzamiento, por lo que Banega tendría una segunda oportunidad que no desaprovecharía.

Banega lanza el penalti | Imagen: Sevilla FC

Los sevillistas conseguían adelantarse con los gritos de desaprobación de toda la grada. La tensión que había en la grada se reflejaba sobre el césped y mejor ejemplo era las tres cartulinas que había en tan solo quince minutos de encuentro. Las discusiones entre jugadores eran constantes y, cada vez que se paraba el juego, había una nueva reprimenda de un jugador a otro.

Con todo esto, el Sevilla parecía manejar bien todo este inicio del partido y, acercándose la media hora de encuentro, los vallisoletanos no conseguían acercarse a la portería de Vaclik. Perdían el balón muy rápido en el centro del campo y el peligro arriba era inexistente, ya que Sandro y Sergi Guardiola no estaban viendo el esférico en ningún momento.

Una tímida reacción

Poco a poco el centro del campo sevillista iría viniéndose abajo y eso lo iban a aprovechar los jugadores de Sergio González. El problema es que las pocas oportunidades que iban a tener no las aprovecharían, por lo que Lopetegui reaccionaría activando a los suyos y la superioridad hispalense volvería de nuevo al terreno juego. el único problema era que en los últimos metros no conseguían transformar las ocasiones y el Sevilla se iba a marchar al descanso ganando por la mínima.

El paso por vestuarios sirvió para recuperar conceptos y ambos equipos saltaron más calmados que en la primera mitad. Por su lado, el Valladolid parecía más activo y empezaba a volcar a todos sus jugadores sobre el área de Vaclik. Esto no haría que el Sevilla tal vez variara su esquema previo teniendo que dar un paso atrás e intentando recuperar el control del esférico.

Aunque posiblemente Sergio González hubiese preferido que el juego fluyera más, poco a poco volvía a salir a flote esa tensión y con ella volvían los parones de juego constantemente. Esto no estaba beneficiando a nadie, o tal vez sí al Sevilla, pero todo iba en contra de los locales que no conseguían generar los suficiente para encontrar ese gol que les permitiese sumar al menos un punto.

Los minutos iban pasando y los papeles se habían cambiado. Mientras que en la primera mitad se vio a un Sevilla que dominaba el balón y el Valladolid salía a la contra buscando sus oportunidades, la segunda mitad estaba siendo al revés. Con todo esto el susto llegaría para todo el José Zorrilla, tras ver cómo Salisu se tiraba al suelo agarrándose la pierna, pero solo quedaría en un susto.

Fernando despeja un centro local | Imagen: Real Valladolid

Le gustara o no a la afición vallisoletana, los minutos iban pasando con un marcador que no se movía. El Sevilla estaba sabiendo manejar la situación y dejaba pasar los minutos manteniendo a su rival alejado de la portería de Vaclik. Además, cada vez que el equipo de Lopetegui se acercaba al área de Masip, generaba mucho más peligro de o que había hecho el Valladolid durante todo el partido, por lo que parecía estar más cerca el 0-2 que el 1-1.

Los minutos finales se acercaban y con la entrada de Enes Ünal llegarían los balones aéreos al área buscando un rematador que les diera un punto al menos. Los locales se quejaban por las pérdidas de tiempo sevillistas y la agresividad seguía creciendo en el encuentro, tanto que Ocampos acabaría en el vestuario antes de tiempo. El asedio era constante pero el premio no terminaría llegando, dejando los tres puntos en el lado sevillista.

Ficha técnica
Real Valladolid: Masip, Javi Moyano, Kiko Olivas, Salisu (Enes Ünal, min. 84), Nacho, Hervías (Toni Villa, min. 63), San Emeterio, Míchel, Óscar Plano, Sandro (De Frutos, min. 77) y Sergi Guardiola.
Sevilla FC: Vaclik, Jesús Navas (Gudelj, min. 88), Diego Carlos, Koundé, Reguilón, Fernando, Jordán, Banega (Vázquez, min. 75), Nolito (Óliver Torres, min. 67), Ocampos y De Jong.
Goles: 0-1, min. 13: Banega.
Árbitro: Eduardo Prieto Iglesias, Comité Territorial de Navarra. Amonestó a Masip (min. 12), Ocampos (min. 15 y 90+1), Nacho (min. 15), Luuk de Jong (min. 63), Fernando (min. 88)
Incidencias: Partido correspondiente a la décimo cuarta jornada de LaLiga Santander disputado en el Estadio José Zorrilla, Valladolid.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies