El milagro del murciélago

El murciélago del Valencia vuelve a resurgir entre los grandes, ya no solo del panorama nacional, sino también a nivel continental

0

Hacía años que no se veía en Valencia situación similar. Habría que remontarse a aquella época dorada de principios de los 2000 con los Cañizares, Albelda, Benítez y compañía, para ver al equipo valencianista a tumba abierta luchando contra todo tipo de adversidades.

La temporada no empezó de la mejor manera. Con la crisis institucional provocada por la directiva, ponía en alarma a los jugadores, amenazando de romper esta pequeña familia que es la plantilla blanquinegra. El cese de Marcelino supuso un grave palo para unos jugadores que se partían el pecho por su entrenador. Las críticas del principio al nuevo proyecto de Albert Celades impactaban de lleno en seno del equipo. Pero en la primera prueba de fuego en Stamford Bridge el equipo resurgió como ave fénix del incendio provocado semanas anteriores, el efecto Celades daba sus primeros pasos para adentrarse en los ches.

Gol de Rodrigo en Stamford Bridge
Gol de Rodrigo en Stamford Bridge

Pero no todo iba a ser un camino de rosas, la irregularidad volvió, con algún que otro empate y alguna derrota, la sensación ahora en la ciudad del Turia era diferente, algo se cocía pero nadie sabía bien que era. La plantilla trabajaba en silencio en Partena, mostrando signos de mejora partido a partido y todo para volver a ser aquel equipo temido que un 25/05/19 derrotó al FC Barcelona de Leo Messi en la final de Copa.

Aquella noche los murciélagos volvieron a volar alto 11 años después, el equipo había se le había sacudido mucho en unos meses por caprichos de un mandatario que no entiende que lo que funciona bien no se toca. Pero por una vez la apuesta del dueño salió bien, Celades un tipo humilde, respetuoso, profesional y muy trabajador había conseguido en dos meses quitarse la etiqueta de enchufado del mandamás y se había ganado la confianza de un grupo que cuando llegó estaba desolado y sobre todo de una afición hundida con la perdida de la parte más importante de un proyecto ganador.

El catalán con sus decisiones como la apuesta de Ferrán. La forma de recuperar a jugadores como Sobrino o Kang. Unido a la forma de gestionar al equipo con la larga lista de bajas. Y es que este Valencia lleva jugando un mes con nueve bajas de las cuales seis son titulares indiscutibles, o al menos lo eran. Veremos cuando vuelvan si vuelven a serlo porque el nivel de competitividad de esta plantilla ha subido muchísimo.

Pero como dice el titular “el milagro” se produjo el pasado martes. El equipo se consagraba en los octavos de final siete años después. Algo que unido al buen juego de las últimas semanas hacen que la sensación en Valencia sea de autentica ilusión.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies