Con la misma ilusión para mantenerse un año más en Primera

El 2019 ha estado marcado por la mejor clasificación del club (13º) e importantes victorias como en el derbi o en el Pizjuán. Tras un inicio dubitativo en la temporada presente, Aguirre está consiguiendo revertir la situación y el ‘Lega’ cierra el año a dos puntos de la salvación cuando llegaron a estar a ocho.

0

El 2019 ha sido un gran año para la entidad ‘pepinera’ que no debe empeñarse por el tramo inicial del curso (19/20) donde los resultados no acompañaron a los madrileños. Si bien es cierto que los meses de Septiembre y octubre han sido duros el Leganés firmó su mejor clasificación histórica en primera, tanto a nivel de puntos (43) como de puesto (13º).

Pero vamos a comenzar por el principio, el Leganés arrancó el año con Pellegrino a la cabeza y al borde de los puestos de descenso (17º) con 19 puntos. Se preveía una vez más una temporada complicada, los detalles iban a ser claves a la hora de mantenerse en la máxima categoría del fútbol español.

Uno de esos detalles llegó en Vallecas, un encuentro que, sin duda alguna, fue un punto de inflexión que aupó al equipo a una dinámica positiva. El Rayo llegaba lanzado al derbi con cuatro victorias en sus últimos cinco partidos lo que le permitió salir de los puestos ‘calientes’ de la tabla. El Leganés, con los mismos puntos que los franjirrojos, se impuso con un gol de En-Nesyri en el minuto 92. Un varapalo que ‘frenó’ en seco al equipo de Jémez y a la postre les condujo a hundirse en la parte más baja de la clasificación.

El punto de inflexión de Vallecas

El ‘Lega’ aprovechó el ‘subidón’ y se impuso contundentemente al Betis en Butarque (Hat trick de En-Nesyri). A partir de ahí encadenaron otros dos partidos, con el ‘bache’ de Anoeta, con resultados positivos: victoria frente al Levante y empate contra el Valencia.

Ese mes de febrero consolidó a los blanquiazules en la zona media de la tabla (11º) en la jornada 26 e, incluso, hubo un atisbo de sueño con una hipotética clasificación a la Europa League. Efectivamente era una osadía pensar en algo así, pero el simple hecho de tener el descenso a diez puntos y los puestos europeos a solo tres generaba ilusión en la parroquia ‘pepinera’

‘Asalto’ al Coliseum y exhibición en el Pizjuán

Otro momento inolvidable llegó en la jornada 29. El ‘Lega’ se impuso por primera vez al Getafe en el denominado ‘derbi del sur’ y lo hizo asaltando el Coliseum Alfonso Pérez. El gol de Juanfran, que supuso la sentencia, permanecerá por siempre en la retina de los aficionados. Aquellos tres puntos supusieron prácticamente la salvación. Una salvación que se confirmaría definitivamente en la jornada 36. Esa sería otra de las grandes noches del equipo de Pellegrino cuando vapulearon al Sevilla en el Pizjuán (0-3), en el que fue el mejor partido del Leganés de la temporada: derroche físico, solidez, efectividad… El Leganés era un año más equipo de LaLiga Santander.

Apuesta por la continuidad

Los resultados le avalaban y, finalmente, el club y Pellegrino llegaron a un acuerdo para prolongar su contrato hasta 2021. Una de las exigencias, aparte de una sustanciosa mejora económica, era la de mantener el bloque con el que había salvado al equipo. De esta manera consiguió ‘romper’ el acuerdo de Cuéllar con el Valladolid o la cesión por segundo año consecutivo de Óscar y Carrillo. Asimismo se realizó un importante gasto en jugadores con el retorno, en calidad de fichado, de jugadores como Omeruo, Jonathan Silva o Braithwaite (fichaje más caro de la historia del club). El club madrileño hizo su mayor inversión en fichajes con más de 20 millones invertidos. También mencionar la permanencia de En-Nesyri, máximo goleador del curso anterior, que estuvo a punto de abandonar la disciplina rumbo a la Premier, concretamente al Brighton.

Salida de Pellegrino

Tras una pretemporada brillante, los ‘pepineros’ acabaron invictos, el comienzo de liga fue totalmente distinto. Las derrotas se sucedían una tras otra y el equipo no arrancaba. Se intercalaban partidos en los que el equipo mostraba una gran imagen (Osasuna, Atlético, Levante) con otros en los que no generaban nada de juego (Villarreal, Granada, Getafe). Los ‘azulones’ fueron los encargados de dar la puntilla a Pellegrino. Apenas dos puntos en nueve jornadas hicieron a Victoria Pavón prescindir del argentino, eso sí el técnico tuvo un gesto más que loable al renunciar a su finiquito.

Cembranos como solución temporal

Luis Cembranos, entrenador del filial, fue el encargado de tomar las riendas del equipo mientras se buscaba al nuevo mister. Su debut se produjo en casa frente al Mallorca y mejor no le pudo ir primera victoria de la temporada. El suizo introdujo una serie de innovaciones tácticas: eliminación de defensa de cinco, apuesta por un 4-3-3 (sistema inédito) o alinear a sus tres delanteros Carrillo, Braithwaite y En-Nesyri.

Tras esta primera victoria el ‘Lega’ tenía la siempre complicada visita al Bernabéu. Evidentemente se esperaba una derrota pero no que el equipo cayese por un contundente 5-0. Esta derrota unida a la del Eibar (pésimo partido) hicieron que Cembranos volviese al filial.

El ‘milagro’ de Aguirre

Poyet, Francisco o Abelardo fueron algunos de los nombres que rechazaron al Leganés, nadie quería sentirse en un banquillo tan complicado como el de Butarque. Entre tanto rechazo surgió un hilo de esperanza con la llegada de Javier Aguirre. El veterano entrenador, que se encontraba sin equipo, era todo un experto en salvar a conjuntos en similares circunstancias.

Su llegada supuso un auténtico soplo de aire fresco, retomó la confianza de sus pupilos, se produjo un importante cambio más que futbolístico de actitud… En definitiva el ‘vasco’ dio un cambio de 180 grados a la dinámica blanquiazul. Tenía un duro calendario (Real Sociedad, Barcelona y Sevilla), apenas sumaron un solo punto pero las sensaciones eran totalmente distintas. Lo único que se podía reprochar era la fragilidad en el balón parado, donde encajaban goles constantemente.

Tras este duro arranque llegó la primera ‘final’ contra el Celta que se saldó con victoria (3-2). Un brillante partido aunque se sufrieron los últimos minutos, a pesar de tener un jugador más. En Mendizorroza ‘rascaron’ un importante punto que, incluso, supo a poco ya que tuvieron la victoria en la palma de la mano.

Finalmente, el intenso 2019 se cerró en casa, y con tres puntos más, en este caso frente el Espanyol (colista de la liga). Encuentro sólido y compacto que refrendó toda la mejoría implementada por el mexicano. Una nueva victoria, segunda consecutiva en Butarque, que hace soñar a los de Leganés con permanecer en 2020 en primera división.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies