Un 2019 para la historia en el Granada

El Granada acaba el 2019 siendo uno de los mejores años de la entidad del zaidín

0

El estado de ánimo del Granada en este 2019 fue de alegría y felicidad tanto para club como para su afición. El pasado 4 de junio el club lograba volver a la máxima categoría tras dos años de ausencia. A su vuelta: un gran verano en la ventana de fichajes, un liderato efímero… A pesar de todo cierra este 2019 con 24 puntos, todo un récord.

Todo comenzaba con una pequeña racha negativa

El Granada finalizaba el 2018 como campeón de invierno de la Liga 123 con 40 puntos. 2019 comenzó bien para el Granada en una fría noche de lunes logrando una victoria ante el Elche CF. Pero pronto se iba a ver que la tarea del ascenso no iba a ser tan plácida como lo había sido en ese momento. Tropiezos como el empate en casa ante el Extremadura y dos derrotas ante Osasuna y Deportivo, de manera consecutiva, dejaron a un Granada sumergido en un mar de dudas.

El Granada imponía su ley al ritmo que marcaba Diego Martínez

Entonces, apareció la mejor versión del Granada: remontando un resultado adverso en Córdoba, regalo del partido contra el Reus, victoria holgada contra el Rayo Majadahonda y una victoria muy sufrida contra el Real Zaragoza dejaba la posibilidad del ascenso directo más cerca. Mientras tanto,  CA Osasuna se adjudicaba el primer puesto, y el Granada luchaba para poder hacerse la segunda plaza de ascenso directo con el Málaga y el Albacete.

A principios de abril Granada y Málaga jugaban un derbi andaluz que se llevaron los nazaríes con un solitario gol de Antonio Puertas. Esta victoria la siguieron otras contra Lugo, Nástic o Tenerife que dejaba el objetivo muy cerca. Un lunes por la noche en el Carlos Belmonte sería decisivo para ver qué equipo ascendería, si el propio Albacete o el Granada.  El Granada se llevó el duelo con un gol de Adrián Ramos durante el transcurso de la segunda mitad del partido. Con este panorama el Granada se quedaba a tres puntos del ascenso (con tres partidos aún por disputarse).

Diego Martínez en el vestuario nazarí
Diego Martínez en el vestuario nazarí

A pesar de los nervios lograrían el ascenso

La primera oportunidad se le presentó en casa ante el Cádiz, donde el ascenso se le escurrió en los últimos minutos con un golazo de Ager Aketxe. El Granada necesitaba dos puntos en las dos jornadas que restaban o que el Albacete no ganase uno de sus dos choques. El 4 de junio el Granada lograba empatar en Son Moix  contra el  Mallorca y el Albacete caía ante el Málaga para así lograr de manera matemática el tan ansiado ascenso a la Liga Santander.

Un verano que ha sido clave para la presente temporada

Durante el verano, en lo que se refiere a fichajes, se encargaron de confeccionar la plantilla Antonio Fernández Monterrubio y Fran Sánchez desde el punto de vista de la dirección deportiva con el apoyo y las ideas de Diego Martínez. Muchos cambios en una plantilla para afrontar un difícil reto como es el de la salvación de la categoría. Muchas entradas, pero también muchas salidas. Causaron baja: Bernardo Cruz, Rodri, José Antonio González, Alejandro Pozo, Adri Castellano, Alberto Martín, Fran Rico, Nico Aguirre, Dani Ojeda, Pablo Vázquez, Juancho y Fede San Emeterio.

Con tanta desbandada, era necesario suplir la ausencia de estos futbolistas. Se apostó por cesiones de jugadores interesantes y por la propiedad de antiguos jugadores que volvían al Granada. Añadiendo alguna compra de jugadores que habían destacado en la campaña de plata la pasada campaña. Se incorporaron: Neyder Lozano, Eteki, Gonalons, Soldado, Domingos Duarte, Carlos Fernández, Machis, Yangel Herrera y Koybasi. El club también decidió reservar una ficha para Carlos Neva, quien era jugador del filial y que durante la campaña anterior tuvo minutos en la división de plata. A estos jugadores hay que sumar la baja de Adrián Ramos, quien acababa contrato el 31 de diciembre y a partir de 2020 pasará a formar parte de la plantilla del América de Cali

Vuelta a la división de oro

Mucha era la ilusión puesta en este nuevo Granada por parte de toda su afición y no es para menos. Ese ascenso soñado, con una buena planificación de la plantilla, manteniendo a los pilares fundamentales que hicieron posible ese ascenso. El Granada es una piña y se ha notado desde sus inicios.

Ningún jugador es tan importante como todos juntos, y ese lema parece grabado a fuego en todos y cada uno de sus jugadores. A pesar de las carencias y la inexperiencia de muchos de sus jugadores, pues tan Víctor Díaz, Montoro, Álex Martínez o Vadillo habían jugado anteriormente en primera división, el equipo supo reforzarse bien y, gracias al trabajo, el equipo ha sabido pelear con los grandes y dar la cara, junto con sus nuevos compañeros.

Inicio explosivo

Entre todos han sabido ayudarse y complementarse los unos a los otros El equipo empezó como un cohete, sumando 14 puntos en las primeras 7 jornadas. Tan solo no sumó puntos contra el Sevilla, primer duelo en el que el Granada veía escapar los 3 puntos en su feudo. A pesar de todo, fueron puntos que le valieron para dormir líder en varias jornadas. También cabe destacar una victoria histórica contra el FC Barcelona por 2-0.

De más a menos

Las cosas se complicaron cuando tocó visitar el Santiago Bernabéu, en el que el Granada, a pesar de luchar por sumar la mínima, no supo frenar la experiencia y calidad del equipo madrileño. Después lograban victorias vitales ante Betis, Osasuna y Leganes todas elllas en casa.  Pero sería de nuevo la capital no se le da bien a los andaluces. Semanas más tarde viajaban de nuevo a Madrid para enfrentarse al Getafe. Corrieron la misma suerte: se volvían de nuevo a casa con los bolsillos vacíos. Esa semana solo era el comienzo de una racha en la que al Granada le costaría levantar cabeza. A la derrota en Getafe se le sumó una nueva derrota en casa (ante la Real Sociedad) y otra derrota en Mestalla.

Desde entonces, el equipo tan solo ha sumado un punto contra el Atlético  en y una victoria contra el Deportivo Alavés en casa. El equipo empezaba a bajar posiciones en la tabla y eso hacía “saltar” algunas alarmas. Aunque el equipo siempre estuvo posicionado en la parte superior de la clasificación. A pesar de todo, los rojiblancos cierran el año con 24 puntos en su casillero y en la undécima posición, a 6 puntos de Europa y 10 puntos por encima del descenso.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies