El 2019 del Real Zaragoza: de salvar los muebles a soñar

0

Es complicado tener un año tranquilo siendo aficionado del Real Zaragoza. La llegada de Víctor Fernández a finales de 2018 tenía un objetivo claro, la salvación de la entidad aragonesa.

Con las ilusiones renovadas y con un técnico que conocía la casa perfectamente, el año 2019 comenzaba con la esperanza de darle la vuelta a la situación y empezar a sumar y crecer con la posibilidad de pelear por algo más que el descenso.

El nuevo técnico no pudo empezar de mejor pie. A la victoria sumada frente al Extremadura en su debut se añadió un magnifico 1-2 en El Molinón, que confirmó que este Real Zaragoza iba muy enserio y quería optar a su mantenimiento un año más en la categoría de plata, objetivo muy alejado de sus pretensiones iniciales.

Víctor Fernández acumuló resultados dispares, llegando a acumular una racha de 5 partidos sin perder, que ayudó a mantener al equipo lejos de los puestos de descenso.

Victorias importantes contra rivales directos como el Lugo, donde el Real Zaragoza se impuso por 1-2 en un partido de redención para Miguel Linares, que regresó a su casa después de un turbulento paso por el Reus Deportiu.

También aquel 0-3 frente a la UD Extremadura, donde Jorge Pombo, cuestionado durante todo el año y peleado con la cupula por su renovación rompió a llorar tras anotar un gol debido a su sentimiento zaragocista.

El equipo terminó la temporada acumulando 3 resultados negativos, pues, sin nada en juego, se dejó llevar frente a rivales directos que tenían objetivos por los que pelear.

Se acababa una temporada convulsa, donde llegaron a pasar 3 entrenadores por el banquillo de La Romareda y donde el equipo consiguió salvar la categoría y la situación del club. Bajo la manija de Victor Fernández y la clara ambición del ascenso comenzó una nueva temporada

Y tras una temporada en la que Víctor salvó los muebles, llegábamos a una ilusionante nueva temporada, en la llegaron nuevas caras, como la de Luis Suárez, Dwamena, Vigaray, o el más sorprendente de los fichajes en el mercado estival, el de la estrella japonesa, Shinji Kagawa, nadie pensó que el nipon recalaria a orillas del Ebro.

Y empezó la temporada con una victoria local ante el Tenerife con un gol del actual máximo golpeador del equipo, Luis Suárez, además del esperado debut de Kagawa.

Con el transcurso de las jornadas, y el buen rumbo del equipo, empezaron los problemas, como la lesión de Vigaray, que venía siendo de lo mejor de la categoría en el lateral derecho, o el rendimiento que se esperaba de Kagawa que no era el esperado, o la lesión de Cristian en las últimas jornadas del año.

Pero sin duda, el palo más duro, fue la baja de Dwamena, que sufrió problemas cardíacos tras el partido ante el Alcorcon y decidió anunciar su retirada del fútbol y causando baja, lo que provocó la llegada en calidad de cedido del delantero del Espanyol, Javi Puado.

Pero no todo iban a ser malas noticias, el equipo está en posición de Play-off a 3 puntos del ascenso y con una plantilla al 100% ya que se han recuperado Vigaray y Cristian Álvarez, dos pilares del equipo, y sabiendo que el fichaje de Puado fue un acierto ya que se compenetra a la perfección con Luis Suárez.

Asi pues el equipo espera con ilusión este segundo tramo de la temporada, el más decisivo y deseando lo que todo el zaragocismo quiere, el ansiado ascenso.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies