2019 un año para olvidar en el deportivismo

Sin duda, el 2019 no ha sido el año esperado por los aficionados blanquiazules

0

El año 2019 tenía un claro objetivo fijado por todo el deportivismo: el ascenso. Tras unos meses a duras penas, con cambio de entrenador incluido, el equipo lograría ilusionar a la afición y llegar a la final de playoff. Finalmente, por un solo gol, los gallegos se quedarían en el infierno de laLigaSmartbank. Los primeros meses de la temporada 19/20 no han podido ser peores, el club es último en la clasificación y el objetivo y propósito para el nuevo año es evitar el descenso a Segunda B.

ENERO: un buen y esperanzador mes

El Dépor comenzaba el año en el derbi gallego ante el Lugo en Riazor como regalo de día de Reyes. Un encuentro en el que los blanquiazules merecieron más, pero no serían capaces de romper el marcador y se lograría un punto.

Una semana después tocaría visitar Mallorca. El equipo no dio su mejor versión y acabó cediendo ante un golazo de Lago Junior. Los gallegos acabarían la primera vuelta en cuarta posición.

En el primer partido de la segunda vuelta, se recibiría la visita del Albacete, segundo en la clasificación. Era un encuentro muy importante y el equipo supo mostrarlo en el terreno de juego. El Dépor ganaría por 2-0 gracias a los goles de Fede Cartabia y Borja Valle.

Se cerraba el mes en El Molinón. Visita siempre bonita para los coruñeses y en la que suele haber un gran desplazamiento. El mes no podía acabar mejor. El Dépor se llevaría los 3 puntos para A Coruña. Quince primeros minutos de partido muy locos en el que el primer tanto lo logaría Álex Bergantiños. Empataría Durdevic y Christian Santos pondría el definitivo 1-2.

FEBRERO: se comienzan a generar las dudas

El 2 de febrero, el Tenerife visitaría Riazor. Los locales serían algo más superiores, pero no se podría pasar del 0-0. En la jornada 25, el Dépor viajaba hacia Granada y se necesitaba una victoria para adelantar a su rival en la clasificación y colocarse terceros, además de conseguir el golaveraje a favor. Quique González, el pichichi del equipo, tras varias semanas sin ver portería, daría la importante victoria con su solitario gol.

En el siguiente encuentro, se recibía al colista, el Nástic. Los gallegos patinaron en un partido trampa en el que Luis Suárez empataría en los minutos finales el gol de Edu Expósito. Hubiera sido muy positiva una victoria ya que días más tarde tocaba viajar a Málaga, tratándose de un rival más que directo. Y en ese último encuentro del mes, el Dépor volvería a empatar, sin goles. Un mes insulso en el que, a pesar de no haber visto una derrota, daba la sensación de que se habían dejado escapar algún punto que otro.

MARZO: el mes de la decepción

Cinco partidos a disputar, tres de ellos en Riazor y otro ante el Reus que implicaba una semana de descanso y los 3 puntos. Todo apuntaba a que se podrían lograr al menos 10 puntos y meterse de lleno en la parte alta de la clasificación y con opciones claras de ascenso directo.

Llegaba el Alcorcón a A Coruña estando de capa caída, pero aun así lograría llevarse 1 punto. Se adelantarían los visitantes en el marcador con un  gol de penalti transformado por Esteban Burgos. Aunque un doblete de Quique González parecía que daría los 3 puntos a los coruñeses. No obstante, en el minuto 86, Víctor Casadesús haría el definitivo 2-2.

En el siguiente partido, de nuevo se jugaría en casa. Otra oportunidad, esta vez ante Las Palmas. Encuentro muy igualado, pero con muchos nervios en los gallegos. En el minuto 83, Edu Expósito sería expulsado por roja directa y a los 3 minutos Aythami metería el 0-1 desde fuera del área. Dura derrota en casa.

Tras 12 días de descanso, llegaba el Almería con opciones de acercarse a los puestos de playoff. El Dépor no fue capaz de superar a su rival a pesar de manejar el encuentro. El partido finalizaría tal y como empezó.

Último partido del mes, última oportunidad para arreglar la decepción de los últimos enfrentamientos. Se visitaría al Oviedo, que también estaba situado en la primera mitad de la tabla. De nuevo se comenzaba perdiendo, con un gol de Bárcenas. Ya en la segunda parte, empataría el de casi siempre, Quique González. Aunque no se podría lograr más que el empate por 1-1.

Tras 31 jornadas de liga, el Dépor era quinto, pero se alejaba del ascenso directo. Su entrenador, Natxo González, estaba muy en la cuerda floja y su destitución era un tema casi diario.

ABRIL: Cambios radicales con un final de mes feliz

En el cuarto mes del año, la crisis del Deportivo de La Coruña se acrecentó y mucho. La racha de partidos sin ganar continuaba y parecía que Natxo González no conseguía dar con la tecla. El primer partido del mes, contra el Rayo Majadahonda, situado en la parte baja de la tabla, supuso un antes y un después en la temporada. Riazor un fortín hasta ese momento de la temporada, tan sólo una derrota ante el Las Palmas pocas jornadas antes, dejó de serlo. Los madrileños se impusieron con firmeza 0-2, en un encuentro en el que los coruñeses se vieron superados. El consejo de administración presidido por Tino Fernández decidió tras la derrota la rescisión del contrato de Natxo González. Días después se anunciaría la llegada de Martí. El balear no empezó con buen pie, dos derrotas consecutivas ante Osasuna y Extremadura. Esta segunda derrota, en casa, supuso otro cambio radical, el paupérrimo nivel mostrado en los dos últimos meses y la contundente derrota ante los extremeños (1-2) hizo que el Consejo de Administración liderado por Constantino Fernández Pico dimitiera y convocara nuevas elecciones para el 29 de mayo.

El equipo no mostraba ninguna modificación tras el fichaje del técnico, el nerviosismo era visible tanto en los jugadores como en la grada. Pero, dos meses y medio después de aquella victoria ante el Albacete en Riazor llegó la tan ansiada victoria. El Dépor se impuso por 1-2 al Numancia en Los Pajaritos y parecía que al final el equipo veía algo de luz en el camino.

MAYO: Buen inicio y mejor final.

La victoria en Soria dio un impulso de moral al equipo cuando parecía que la situación iba a continuar porque se enfrentaban a dos partidos consecutivos fuera de Riazor. El equipo consiguió los tres puntos en ambos. El Dépor visitó la Romareda y con un gol en los últimos minutos de Pedro Sánchez, ganó por la mínima a los maños. La alegría y la esperanza regresaba a la parroquia blanquiazul.

Ahora debían confirmar el buen momento en Riazor donde llevaban desde el mes de febrero sin conocer la victoria. El Cádiz, gran rival por el ascenso era el contrincante de los de Martí. El resultado fue de 1-1, en un encuentro muy disputado en el que un golazo en los minutos finales de Querol privó al Dépor de ofrecerle los tres puntos a su afición en su estadio.

El siguiente partido fue especial, el derbi gallego llegaba a la escena del Anxo Carro. Ambos equipos faltos de puntos y con diferentes objetivos. Un partido muy disputado desde el inicio con pocas ocasiones claras. Solo la genialidad de José Carlos Lazo pudo introducir el balón en la red en todo el partido y decantar la balanza en favor de los lucenses. El Dépor con muchos problemas, restaban 3 jornadas y el Cádiz le superaba en 2 puntos más el average.

Último partido del mes ante el Mallorca y también, últimas balas para conseguir entrar en Playoff. El partido ante los baleares fue un toma y daca constante con ocasiones para ambos y que se decidió con un penalti en el último minuto sobre Nahuel. Carlos Fernández anotó la pena máxima y puso al Dépor empatado a puntos con el Cádiz a falta de dos jornadas.

El mes de mayo concluyó para el Dépor con la llegada a la presidencia de Paco Martínez Zas, con el 53% de los votos sustituyendo a Tino Fernández, superando en votos, al previsible presidente en la actualidad Fernando Vidal.

JUNIO: Remar para morir en la orilla otra vez más.

El Dépor para tener opciones de ascenso debía hacer un punto más que el Cádiz en las dos últimas jornadas. El equipo herculino se enfrentaba a dos partidos a priori asequibles contra dos equipos que no se jugaban nada, Elche en el Martínez Valero y Córdoba en Riazor. En Elche, los coruñeses no consiguieron pasar del empate a cero, tras tener numerosísimas ocasiones malogradas. La buena noticia llegaba desde el Ramón de Carranza, el Extremadura había ganado a los locales. El Deportivo era en esos momentos equipo de Playoff a falta de una jornada.

El último partido de la fase regular prometía ser un mero trámite y así fue, los locales se impusieron por 2-0 ante un combativo Córdoba ya descendido. El Dépor después de una temporada llena de baches estaba a 4 partidos de volver a Primera.

La primera eliminatoria ante el Málaga, tercer clasificado en la liga y con una racha de 5 victorias consecutivas, la ida en Riazor y la vuelta en la Rosaleda.

El partido de ida fue un reflejo de la temporada. Riazor prácticamente lleno vio cómo su equipo remontaba en dos ocasiones a los andaluces. Los visitantes abrieron el marcador, los locales lo empataron y Ontiveros con un golazo volvió a poner en ventaja a los malacitanos. Tras el descanso el Dépor sacó su furia y anotó tres goles en poco más de 20 minutos para poner el 4-2 en el marcador con el que viajaban a la vuelta.

La vuelta a priori sería un partido de estar defendiendo gran parte del partido y aprovechar alguna ocasión para marcar. El Málaga por momentos asedió a los coruñeses pero estos hicieron un partido muy serio. Entre Munir y Bergantiños pusieron la guinda final al pastel deportivista que venció por 0-1.

El último obstáculo para la consecución del ascenso era el Mallorca, recién ascendido y que pocas semanas atrás fue derrotado en Riazor en el minuto 96. Los bermellones pasaron de eliminatoria ante el Albacete. Quinto contra sexto clasificado, por tanto la ida era en A Coruña, en el Municipal ABANCA Riazor, que se vistió de gala con un ambiente espectacular que recordaba al de las grandes noches del Súper Depor. El partido de ida se puso muy cuesta arriba para el Mallorca, Cartabia antes del descanso anotó un golazo de falta y pocos minutos después la expulsión de Pedraza por una grave patada fortuita que impactó con los tacos en la cara de Bergantiños. El Dépor más de una parte con superioridad numérica consiguió marcar un gol más dejando así el resultado de 2-0 para la vuelta. El gol no sería carente de polémica ya que el árbitro principal recurrió al línea que estaba más cerca para decidir si el balón había entrado y era gol del Dépor.

El partido de vuelta es el partido más importante de todo el año. Si el histórico Deportivo de La Coruña mantenía su ventaja sería equipo nuevamente de primera división consiguiendo el tercer ascenso a primera de la década, todos ellos la temporada siguiente del descenso.

La batalla de Son Moix estaba marcada para los coruñeses por la ausencia del capitán Bergantiños por la aparatosa herida causada por la acción con Pedraza. Martí salió con Vicente Gómez y Edu Expósito en el centro del campo a priori una opción ofensiva para como iba y se preveía el desarrollo del encuentro con un Mallorca obligado a marcar como mínimo dos goles. Pronto el Mallorca mediante Budimir abrió el marcador y puso más aún el miedo en el cuerpo al Deportivo. Antes del descanso el Dépor tuvo la oportunidad de igualar el partido pero el árbitro indicó falta en ataque de Vicente Gómez anulando así el gol del canario. En la segunda mitad el asedio del Mallorca fue aún mayor ante un Dépor muy nervioso y superado en el centro del campo. Mediada la segunda parte Salva Sevilla con golazo de falta directa (varios metros adelantada de la posición donde se cometió) y Abdón Prats con otro golazo desde fuera del área consiguieron poner el 3-0 que en esos momentos a falta de 10 minutos ascendían al Mallorca. El equipo blanquiazul se volcó sobre la portería de Reina sin lograr finalmente el gol que les devolvía a primera. En el último minuto Pablo Marí remató de cabeza solo en el área y su cabezazo salió ligeramente desviado a centímetros del poste para desgracia de los aficionados coruñeses.

El Mallorca muy superior durante el partido de vuelta conseguía así el segundo ascenso en dos años mientras que el Dépor, después de tener todo a favor para volver a Primera sufría uno de los grandes varapalos de su historia en la noche de San Juan que jamás olvidarán los aficionados del Dépor. Una nueva etapa se abría en la célebre historia del club blanquiazul, una segunda temporada consecutiva en Segunda División tantísimos años después con un mar de dudas debido a la nueva situación económica debido al no ascenso y todo lo que ello conlleva.

JULIO: renovarse o morir

Tras el fiasco que supuso perder el ascenso en Mallorca, la directiva encabezada por Paco Zas se puso manos a la obra para confeccionar una plantilla que volviese a luchar por el ascenso a Primera División. Para ello se decidió prescindir del técnico balear, Pep Lluís Martí, para apostar por un entrenador de sobrada experiencia en la categoría como es Juan Antonio Anquela. El técnico jienense que venía de estar dos años en la vecina ciudad de Oviedo, ya había pasado por los banquillos de Alcorcón, con el que logró el ascenso a Primera División; SD Huesca, con los que llegó a jugar una semifinal de play off de ascenso a Primera en 2017. También ocupó el banquillo del CD Numancia en la categoría de plata y del Granada CF en Primera División.

Con la confirmación del técnico jienense, comenzaron las altas y las bajas en la plantilla, así como el comienzo de la pretemporada. El primer encuentro tuvo lugar en Abegondo ante el Fabril, con victoria del primer equipo por 2-0. Tres días después se disputó un encuentro ante el Racing de Ferrol, con derrota deportivista en la tanda de penaltis, para después vencer en el triangular disputado en Pasarón ante el CD Tenerife y el Pontevedra CF, finalizando así, los amistosos del mes de julio.

En el apartado de fichajes llegaron el portero malagueño, Koke Vegas, cedido por el Levante, Mamadou Koné, cedido por el Leganés; Ager Aketxe, como agente libre tras haber disputado la pasada temporada en el Cádiz; Gaku Shibasaki, traspasado desde el Getafe CF.

Destacan también en el mercado de fichajes, las bajas de Edu Expósito y de Quique González a la SD Eibar. Dos de los jugadores más importantes para el conjunto blanquiazul, abandonaban el club para ir a Primera División.

AGOSTO: comienza la temporada 2019/2020

El mes de agosto supuso la salida de uno de los jugadores más deportivistas que ha tenido este club: Pedro Mosquera. El club tomaba la decisión de llevar a cabo la rescisión del contrato del mediocampista coruñés. Mosquera pasaría en los siguientes días a formar parte de la plantilla del Huesca.

Agosto arrancaba con un amistoso ante la SD Ponferradina, resuelto con victoria herculina por un único tanto, obra de Borja Valle de penalti. Un resultado repetido en el siguiente amistoso de pretemporada, ante Unionistas de Salamanca, un club que hace homenaje a la extinta UD Salamanca.

Para finalizar la gira de amistosos, tocaba el estreno en casa. El decano de los trofeos veraniegos, el Teresa Herrera. En esta ocasión el conjunto invitado fue el Real Betis Balompié, que disputaba este torneo por primera vez en su historia, y que suponía además el regreso a su antiguo club de Sidnei y Antonio Barragán. Andrés Guardado no pudo acudir al encuentro por lesión.

Comenzaba la Liga, en Riazor y ante un, a priori, rival directo por los puestos de play off como era el Real Oviedo. El partido se puso pronto de cara para los herculinos, gracias a un gol de uno de los fichajes veraniegos, Mamadou Koné, que anotaba el primer gol del encuentro tras revisión del VAR. Ampliaba su ventaja el Deportivo gracias a un gol de Ager Aketxe, otro de los fichajes. Sin embargo en la segunda parte, se vino abajo y acabaron concediendo un empate que hacía presagiar lo peor; pero gracias a un gol anotado por Christian Santos, los tres puntos se quedaron en Coruña. Empezaba con buen pié la liga, pero las cosas pronto se iban a torcer.

En la segunda jornada de Liga, tocaba visitar el campo de uno de los recién descendidos de Primera División, la SD Huesca, que contaba con varios ex blanquiazules como Juan Carlos Real, Pedro Mosquera, Pablo Insua o Luisinho. El encuentro fue una calamidad desde el comienzo hasta el final, un 3-1 en el electrónico que releja la superioridad de los altoaragoneses, tanto en plantilla como en trabajo táctico y futbolístico.

En el apartado de altas, llegaron al club Luis Ruiz, como agente libre tras rescindir su contrato con el CD Lugo; Samuele Longo, cedido por el Inter de Milán, y finalmente, Peru Nolaskoain, cedido por el Athletic de Bilbao. En este mes, destaca la baja de Fede Cartabia, cedido al Al Ahli árabe, así como la salida de Pedro Sánchez rumbo al Albacete.

SEPTIEMBRE: altas y bajas de última hora

Finalizaba el mercado de fichajes, con varias incorporaciones aún pendientes de realizar, como la de dos extremos, un central y un lateral zurdo. En el último día de mercado, se realizaron varias entradas y salidas, algunas no se concretaron hasta bien entrada la noche como la de Javi Montero y Víctor Mollejo, cedidos del Atlético de Madrid; Salva Ruiz, procedente del Valencia CF, así como Sasa Jovanovic, procedente del fútbol árabe. También llegó un desconocido para todos Beto da Silva, en un trueque por Diego Rolán.

En el apartado de bajas, se marcharon Diego Caballo al Extremadura tras rescindir su contrato y  Rober Pier traspasado al Levante tras haber disputado allí los tres últimos años la competición doméstica.

Sin embargo, la liga no paraba, y tocaba otra visita a un recién descendido, esta vez a Vallecas, con idéntico resultado que en El Alcoraz, y otro partido lamentable del conjunto gallego. Otra derrota ante el Albacete en Riazor hacía saltar todas las alarmas, el equipo estaba en caída libre, y empezaban a surgir las primeras voces que pedían la dimisión del míster herculino.

Acabaría el mes sin conocer la victoria. Tan solo lograría 4 empates y 2 derrotas durante el mes de septiembre. Fue especialmente doloroso el empate ante el Numancia en casa habiendo llegado a colocarse 3-1 en el marcador en el minuto 85 del encuentro para acabar el partido 3-3.

OCTUBRE: el adiós de Anquela y la llegada de Luis César

Empezaba el Dépor el mes de octubre con una notable mejoría en el juego planteado por Anquela, aunque esa mejora por desgracia no se hacía visible en los resultados cosechados por los gallegos.

La novena jornada llevó a los gallegos hasta Montivili en donde se enfrentaron al Girona en un duelo bastante igualado sobre todo en la segunda parte con la salida y el gol de Borja Valle que ponía el 2 a 1 en el marcador tras los tantos locales de Borja García y de Marc Gual. Cuando más cerca se veía el empate, llegaba el tercero de Stuani que ponía el 3 a 1 definitivo en el marcador y dejaba a los coruñeses una semana más en el abismo.

Cinco días más tarde, el estadio ABANCA Riazor vivía uno de los mejores partidos del Deportivo en esta primera vuelta, por no decir el mejor de todos, pero los herculinos no pudieron pasar del empate a 0 goles frente al Almería, uno de los rivales más fuertes hasta el momento. Fueron superiores los gallegos en todo momento, el portero rival fue sin duda el mejor de su equipo con 8 paradas que impidieron que los locales se hicieran con los 3 puntos gracias a los 16 remates a puerta que hicieron durante el encuentro. La nota negativa la puso Javi Montero con su expulsión.

A pesar de que el equipo seguía mejorando y más aún después de lo vivido frente al Almería, el 7 de octubre llegaba el recambio en el banquillo. El consejo de administración encabezado por el presidente Paco Zas hacían oficial la destitución de Anquela y la llegada de Luis César.

La jornada 11 de La Liga Smartbank suponía el estreno de Luis César en el banquillo deportivista pero tampoco se cumplió ese dicho de «entrenador nuevo, victoria asegurada» así que los blanquiazules caían ante Las Palmas por un contundente 3 a 0 gracias a los goles locales de Pekhart en dos ocasiones y de Jonathan Viera de penalti. Partido muy malo de los gallegos en el que solo hicieron 1 remate a puerta y en el que Dani Giménez con 4 buenas actuaciones impidió que los locales obtuvieran una mayor renta de goles.

Se estrenaba el entrenador gallego en Riazor ante su afición en un partido frente a uno de los rivales que esta temporada también está luchando por evitar el descenso: el Málaga del ex deportivista Víctor Sánchez Del Amo. A pesar de que los locales tuvieron el 65% de la posesión del balón, solamente de 10 de sus remates 2 fueron a puerta así que el Málaga tiró de efectividad y consiguió hacerse con los 3 puntos gracias a los goles de Villanueva y Sadiku. Luis César en su segundo partido como entrenador deportivista no dejaba buenas sensaciones sino todo lo contrario, la mejoría vivida ante el Almería se iba desvaneciendo progresivamente con el técnico gallego.

El último partido del mes, nos dejaba un empate a domicilio frente al Racing de Santander gracias al empate conseguido en el minuto 67 por Jovanovic que conseguía igualar el tanto local de Yoda de la primera parte. Luis César conseguía de esta manera el primer punto como míster blanquiazul.

NOVIEMBRE: cuesta abajo y sin frenos

El Deportivo seguía siendo el dueño y señor de la última posición de la tabla clasificatoria cuando antes de comenzar la temporada el objetivo era de nuevo intentar ascender. Y ahora mismo el objetivo de los coruñeses es intentar reflotar el barco e impedir que el equipo comience la próxima temporada en Segunda B.

El balance de este mes fue de 2 derrotas y 2 empates, los números de Luis César seguían sin mejorar a los cosechados por Anquela y la imagen del equipo en el campo seguía decepcionando a sus aficionados.

El 2 de noviembre llegaba el primero de los empates, en este caso ante el Fuenlabrada, y gracias al gol de Koné en el minuto 58 que empataba el encuentro que hasta el momento ganaban los locales por el gol de Hugo Fraile.

Volvía el equipo en la siguiente jornada ante su afición y de nuevo lo único que pudieron ofrecerle fue un juego pobre y una nueva derrota, en esta ocasión ante el Elche por un marcador de 1 a 3. Lograba Mollejo en el minuto 26 empatar el encuentro en el que se pusieron los ilicitanos por delante gracias al gol de Verdú pero la alegría no duró mucho ya que los tantos de Fidel de penalti y de Pere Milla volvían a dejar a Riazor en silencio y con los ánimos cada vez más decaídos.

Y nos tocó viajar a Extremadura el día para enfrentarnos al equipo de varios ex deportivistas: Manu Mosquera, Diego Caballo y Óscar Pinchi. El club extremeño también se encontraba en una situación comprometida en los puestos de descenso pero los del técnico coruñés fueron capaces de hacerse con el partido desde el primer momento. Diego Caballo y Pinchi estuvieron muy activos y muy participativos en los dos goles encajados por Dani Giménez y que dejaron los 3 puntos en casa. Álex Díez y Zarfino pusieron las dianas para los locales que dejaban más hundidos a los coruñeses.

El último partido del mes, tuvo lugar el 23 de noviembre en ABANCA Riazor frente al Alcorcón. Fue uno de los partidos más soporíferos de la temporada, por parte de ambos conjuntos. La parte positiva es que el Dépor tuvo mejores estadísticas que los madrileños, hubo 11 remates aunque solo 2 de ellos fueron a puerta pero sin ningún acierto por lo que el encuentro finalizó con tablas y sin goles en el marcador.

DICIEMBRE: mientras hay vida hay esperanza

La afición deportivista seguía con los ánimos por los suelos. El equipo seguía siendo el farolillo rojo de la competición y no parecía que nada fuese a mejorar este mes así que la asistencia a Riazor siguió bajando progresivamente dado que los resultados no acompañaban y la afición cada vez era más crítica no solo con el míster sino también con la actitud de los jugadores e incluso ante la pasividad de la directiva.

Empezaba el mes con el derbi gallego. El primer día de diciembre tocaba visitar al Lugo en el Anxo Carro. Partido muy similar al vivido la pasada temporada, con poco juego y con poco que demostrar por parte de ambos equipos. La falta de ganas o de ambición de ambos conjuntos hizo que el encuentro terminase con empate a 0 goles en el marcador.

El 8 de diciembre un nuevo naufragio se consumó en Riazor frente al Zaragoza, uno de esos rivales a los que gusta ganar siempre por la rivalidad incluso entre aficionados. Se adelantaban los maños en el marcador gracias a los goles de Guitián y de Puado, conseguía en el minuto 48 Borja Valle ajustar el marcador a 1 a 2 con el gol conseguido en la reanudación de la segunda parte pero solo fue un espejismo pensar en el empate ya que en el 79 Luis Suárez ponía el definitivo 1 a 3 en el marcador y los coruñeses un partido más dejaban a su afición al borde de la desesperación.

Y seguían las malas noticias para el deportivismo ya que el partido ante la Ponferradina volvió a dejar un marcador desfavorable para los gallegos. La Ponfe se hizo con los 3 puntos gracias al doblete de Yuri y para desgracia de los coruñeses en este encuentro el central italiano Somma era expulsado.

El 17 de diciembre los coruñeses jugaron la primera eliminatoria de la Copa del Rey ante el Illueca. Partido muy igualado pero que los goles de Koné, que terminó el partido expulsado, y de Longo de penalti decantaron para los gallegos. Una pequeña alegría para los aficionados blanquiazules.

El 20 de diciembre se disputó la última jornada de la primera vuelta. Los coruñeses se medían en ABANCA Riazor al CD Tenerife. El ambiente en los alendaños del estadio estaba caldeado tras la dimisión de la directiva y sobre todo tras los malos resultados cosechados por los blanquiazules en las anteriores jornadas pero hubo regalo anticipado de Santa Claus y llegó lo inesperado: la segunda victoria de la temporada tras la conseguida en la primera jornada frente al Oviedo. Una victoria muy sufrida y trabajada ya que fue Peru Nolaskoain en el minuto 95 con un impresionante testarazo que ponía el 2 a 1 en el marcador. El primer tanto de los locales lo marcara Santos en la primera parte pero un penalti cometido por Montero y sancionado por el VAR ponía las tablas en el marcador en el minuto 90 tras convertir Santana el lanzamiento desde los 11 metros. Muchos aficionados habían abandonado ya el estadio, no esperaban más que el empate, pero en este partido los jugadores se dejaron la piel hasta el pitido final y fue así como en la última jugada del partido Peru conseguía devolver un poquito la ilusión a la afición deportivista.

Era tal la tensión acumulada en los jugadores que varios de ellos como Mollejo o Lampropoulos acabaron el partido llorando y abrazados a sus compañeros, esperemos que sea el comiendo de una remontada en la segunda vuelta que permita que los coruñeses se mantengan en la categoría de plata de la Liga Española.

Acabó diciembre con cambios en la presidencia del club, ya que un acuerdo con ABANCA y la predisposición del Consejo anterior han puesto al mando del club al equipo encabezado por Fernando Vidal hasta la junta que tendrá lugar en el mes de enero.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies