Estados Unidos Vs Irán

1

Por estos días hemos estado atravesando una situación tensionante en el mundo, pues el pasado 27 de diciembre de 2019, una de las principales milicias pro-iraníes disparó contra tropas estadounidenses y en el ataque murió un contratista norteamericano.

En vista de lo sucedido, Estados Unidos anunció represalias que se llevaron a cabo dos días después, un bombardeo contra 5 posiciones de dicha milicia llamada Kataeb Hezbollá, el ataque resultó con 25 milicianos muertos así que, los grupos pro-iraníes tomaron su represalia atacando la embajada de USA en Bagdad y aunque no hubo víctimas el presidente Trump advirtió que se habían pasado y su represalia sería contundente y letal, sin pensarlo dos veces, el mandatario ordenó un bombardeo en el aeropuerto de Bagdad donde fue eliminado Qassem Soleimani, el máximo líder de las fuerzas Quds de Irán, el segundo hombre más poderoso de dicho país.

Las tensiones entre Estados Unidos e Irán empezaron a finales de los 70’s cuando la Revolución islámica derrocó al régimen monárquico pronorteamericano del shah Mohamed Reza Pahlevi, que se encontraba en Nueva York. Un mes después, cerca de 500 iraníes se tomaron la embajada estadounidense en Teherán para exigir la extradición del soberano iraní. Los rebeldes mantuvieron durante 444 días a 52 diplomáticos en custodia, en un episodio que pasaría a la historia como la crisis de los rehenes y que terminó por romper las relaciones diplomáticas entre estos dos países.

Cada tanto, el mundial y el fútbol como tal regala partidos que trascienden lo futbolístico; por ejemplo en el 74′ las dos Alemanias se encontraron y en Francia 78′ Estados Unidos e Irán tuvieron su enemistoso encuentro.

Cuando el sorteo los emparejó para la fase de grupos todo el mundo quedo expectante de dicho partido, hasta el presidente de la Federación Estadounidense lo llamó ‘La Madre de todos los partidos´. El partido se llevaría a cabo en el Stade Gerland de Lyon el 21 de Junio y hacia parte de la segunda fecha del grupo F que completaban Alemania y Yugoslavia.

Cada jugador iraní saltó al campo con un ramo de rosas blancas para sus homólogos estadounidenses y ambas selecciones acordaron un posado común. Sin expresar sus opiniones, con jugadores en mayor o menor grado de aceptación pero con el fin común de lanzar un mensaje de concordia.

El trato entre las dos selecciones fue en todo momento amistoso. Ahmedreza Abedzadeh, capitán del equipo iraní, entregó un vistoso ramo de flores a Thomas Dooley, su homólogo estadounidense; acto seguido, los futbolistas de las dos selecciones se unieron en una foto de grupo como muestra de solidaridad. Además, el 21 de junio fue designado como el Día Fair Play de la FIFA.

Irán se fue al primer tiempo ganador con gol de Hamid Estili al minuto 40 del primer tiempo. Irán mantuvo en el segundo tiempo el dominio, en un juego en el que sorprendieron a los estadounidenses. Mehdi Mahdavikia puso en un contragolpe el gol de la sentencia a favor de los iraníes, al minuto 39 del segundo tiempo, el 2-0 parecía definitivo a favor de Irán contra Estados Unidos. Estados Unidos descontó al minuto 44 del segundo tiempo con tanto de Brian Robert McBride, pero no fue suficiente.

El resultado final pasará a la historia apenas como una anécdota en medio de lo histórico y simbólico entre ambos países. Ganó el que generalmente queda fuera de la cancha y no me refiero al fútbol.

La cadena ABC acusó a sus colegas iraníes de haber censurado las imágenes de los festejos por las calles de Teherán. Decían que lo habían hecho para no mostrar  posibles incidentes, por lo que en ningún rincón de Estados Unidos se vio al enemigo festejar. El resto del mundo sí lo hizo.

En Irán, las celebraciones eran incluso mayores que cuando se clasificó al Mundial al vencer a Australia. Como nunca se veían a las hombres y mujeres unidas. Por primera vez en la historia, a estas últimas se les había permitido ver un partido de fútbol por televisión. No pudieron ver el siguiente, ante Alemania.

Irán quedó eliminado, en tercer lugar solamente por encima de, lo impensable, la ‘Gran Bestia’, Estados Unidos.

Irán y Estados Unidos terminaron unidos bajo la misma bandera, la del fútbol; así como sus jugadores dieron ejemplo sobre aceptar las diferencias los hinchas en la tribuna se comportaron a la altura, una demostración de paz que deberá ser recordada siempre. Ambas federaciones crearon tan buena relación que pactaron un amistoso que se jugó en California 18 meses después y aunque el lider iraní Ali Jamenei seguía buscando guerra, su mensaje de odio hacia Estados Unidos no logró imponrse.

Los jugadores derrotados también estuvieron a la altura y, a su manera, hicieron todo lo posible para llamar la atención de su gobierno. «En 90 minutos hicimos más por la paz que lo que hizo nuestro país en 20 años», destacó Jeff Agoos.

 

Síganme en @AyyLauraaa  
y sigan toda la información y actualidad deportiva en @SextoAnillo, en
www.facebook.com/sextoanillo o en nuestro Instagram: sextoanillo
1 comentario
  1. Sandra dice

    Excelente artículo. Muy interesante y reflexivo

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies