La mano de Fernando Vázquez

Se pudo apreciar la mano del de Castrofeito con pocos entrenamientos. Una muralla muy solvente ante la que poco pudo hacer el Numancia.

0

Con apenas tres entrenamientos, se pudo apreciar lo que quería el míster de Castrofeito. En rueda de prensa, había manifestado que le gustaría ver un «boxeador al que no le pudieran ni tocar la nariz». Dicho y hecho. En Soria colocó una defensa de 3 centrales con 2 carrileros, uno más defensivo que el otro, como es Eneko Bóveda. En contraposición, en la banda izquierda jugó Salva Ruiz, uno de los más beneficiados de la población de la defensa por sus características como jugador.

Una defensa de 3 formada por Javi Montero, Mujaid y Michele Somma. El central cedido por el Atlético de Madrid cuajó un buen partido, tras haber estado discutido por sus errores defensivos, mientras que Somma en sus labores de libre sacó a relucir su carácter de central típico italiano. Mujaid por otra parte, se mostró muy solvente, cuajando su mejor encuentro desde que debutó como lateral de la mano de Luis César. Una defensa que apenas se vió comprometida, ya que el Numancia no llegó con cierta claridad a la portería de Dani Giménez, salvo por centros laterales sin apenas peligro.

El centro del campo formado por Alex Bergantiños y Peru Nolaskoain se vieron enormemente beneficiado por el refuerzo defensivo. Destaca el papel del jugador cedido por el Athletic de Bilbao. El mejor del encuentro. Sin discusión. Dotó de empaque al centro del campo, tuvo mayor libertad para llegar a las inmediaciones del área de Dani Barrio y tocó el balón con criterio hacia su socio ofensivo, Ager Aketxe.

Fue precisamente Ager Aketxe el mayor peligro ofensivo del cuadro blanquiazul. Liberado de obligaciones defensivas, sus tiros a larga distancia supusieron un grave problema para Dani Barrio. Fue precisamente de un córner tras un chut a media distancia repelido por el portero soriano cuando llegó el gol gallego. Botado por Aketxe, rematado por Bóveda que no logró colarla en las redes, para que cayera en las botas de Somma, que batió a placer para poner el definitivo 0-1.

Tras ponerse por delante el Deportivo, con el Numancia con uno menos, se dedicaron a defender el resultado con la misma eficacia que antes. El Numancia se topó con un muro inexpugnable. Ese muro sobre el que quiere cimentar su Deportivo el de Castrofeito. Crecer a partir desde la defensa, como aquel año cuando se logró el ascenso contra todo pronóstico en mayo de 2014, después de estar a pocas horas del descenso administrativo a Segunda ‘B’ en julio de 2013.

Bienvenido de nuevo, Fernando.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies