El Molinón se queda con las ganas

Nuevo empate del Mirandés que frena su euforia copera ante un Sporting que sigue sin despegarse de la zona baja

0
Sporting
2 2 Mirandés

Sporting y Mirandés empataron en El Molinón en un partido en el que los burgaleses aprovecharon su escasas ocasiones mientras que los locales siguen con muchos problemas para marcar y además permiten mucho en defensa.

La incapacidad del Sporting de puntuar lejos de casa hace que cada partido en El Molinón sea una final y la de esta jornada era ante el equipo de moda, el Mirandés frente. El entrenador rojiblanco, Miroslav Djukic, decidió cambiar su pareja atacante dando entrada a Pablo Pérez y Aitor García en lugar de Álvaro Vázquez y Djurdjevic.

Los rojiblancos conscientes de la importancia de los puntos en juego salieron dominando y encerrando a su rival en su parcela con internadas por la banda izquierda en la que Damián Pérez y Manu García estaban muy activos.

El dominio no tardó en convertirse en gol en una jugada en la que Aitor García centró raso Limones no acertó a bloquear el balón que quedó a los pies de Carmona que sólo tuvo que empujarlo al fondo de la red.

Pero al Sporting cualquier error le castiga y unos minutos después en la primera internada del Mirandés a cargo de Marcos, que fue derribado inocentemente en el área por Bogdan y el propio Marcos se encargó de transformar el penalti, devolviendo la igualada al marcador.

El Sporting siguió muy activo con brega en el centro del campo y desplazamientos largos que la mayor parte de las veces eran bien controlados por la zaga burgalesa pero alguno llegó a Aitor o Pablo Pérez, aunque no en las mejores circunstancias para poder crear peligro.

A la media hora de partido los jugadores y el público pidieron penalti en una jugada en la que la zaga del Mirandés parece arrollar a Manu García, que se internaba en el área pero López Toca ordenó seguir y ni siquiera hubo consulta con el VAR.

El resto de ocasiones de la primera parte fueron locales, la primera en un remate de cabeza de Pablo Pérez, que salió flojo y fácil para Limones, y el segundo en una gran volea de Cristian Salvador desde el borde del área, que salió ligeramente alto.

Desde la entrada de Djukic el Sporting mejoró en su juego pero sin que esa mejora se tradujera en goles, una cuestión que a los rojiblancos les sigue costando un mundo, mientras que sus errores que les cuestan demasiado.

El Sporting volvió a salir fuerte en la segunda parte y al igual que sucediera en el inicio del partido encerró al Mirandés en su campo pero los burgaleses se defendían con orden y era más la sensación de peligro que el peligro en sí.

Una combinación entre Carmona y el joven lateral Bogdan culminó con un disparo cruzado de este que se fue por poco en la que fue la mejor ocasión para los locales.

El Mirandés se sobrepuso a estos ataques rojiblancos y poco a poco fue haciéndose con el control del juego gracias a la brega de todo el equipo, pero en especial de su centro del campo que tapaba bien los huecos, con un omnipresente Guridi destacado en esa labor de contención.

Los visitantes tuvieron una ocasión clara en una internada de Joaquín, que la tocó atrás donde apareció Kijera que chutó potente obligando a Mariño a una gran parada pero el portero rojiblanco vio como se le escurrió por entre las piernas un disparo del propio Joaquín que se había internado de nuevo con velocidad.

El Sporting vuelve a ser víctima otro partido más de su inoperancia ofensiva y su endeblez defensiva, lo que levantó las primeras protestas de los aficionados que hasta ese momento habían estado apoyando al equipo incondicionalmente.

El segundo gol del Mirandés no hacía justicia a lo visto en el campo pero en una jugada similar el Sporting volvió a lograr la igualada en un remate de Pedro Díaz que se coló por entre las piernas de Limones.

En ese segundo gol intervino Murilo de Souza, que debutaba en las filas rojiblancas y cuyos primeros minutos fueron del agrado de la afición porque se mostró veloz y certero en su centros.

Con el apoyo de nuevo de la afición, el Sporting se volcó en busca de la victoria y hasta en dos ocasiones los locales pidieron penalti, en especial en una en la que Djurdjevic pugnó por el balón con un defensa y este cayó al suelo tocando con el balón con un brazo pero el árbitro no señaló nada.

Limones salvó a su equipo del tercero al rechazar un potente disparo de Pedro Díaz, que se estaba mostrando muy activo en estos minutos finales del encuentro y el partido no dio para más.

Ficha técnica
Sporting de Gijón:Mariño; Bogdan, Marc Valiente, Sabin, Damián Pérez; Carmona (Murilo, m. 77), Cristian Salvador, Pedro Díaz, Manu García; Aitor (Djurdjevic, m. 65) y Pablo Pérez (Traver, m. 82)
Mirandés: Limones; Alexander, Odei, Sergio, Kijera; Álvaro Peña, Guridi, Malsa, Álvaro Rey (Sánchez, m. 76), Íñigo Vicente (Joaquín, m. 65) y Marcos de Sousa (Mario Barco, m. 84).
Goles: 1-0: m. 6, Carmona. 1-1: m. 12, Marcos André. 1-2: m. 73, Joaquín. 2-2: m. 78, Pedro Díaz
Árbitro: Oliver de la Fuente Ramos, del comité castellano leonés. Amonestó a Malsa (9′); Pedro Díaz (29′); Guridi (42′)
Incidencias: 18.439 espectadores han acudido a El Molinón-Enrique Castro ‘Quini’ para disfrutar en directo de la disputa del partido correspondiente a la jornada 27 de LaLiga SmartBank.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies