No Stuani, no party

Sin el delantero charrúa el Girona no solo baja sus prestaciones, sino que se convierte en un equipo sin pólvora

0

Es evidente que hablar de Cristhian Stuani es hablar de un delantero que está en una categoría que no le corresponde. En un secreto a voces que en el Girona nunca podrán agradecer del todo. En verano pudo forzar su salida, pero no lo hizo. Lejos de eso renovó su contrato hasta 2023 subiendo su cláusula de rescisión incluso para evitar que en cualquier momento de esta temporada o el próximo verano viniera algún equipo desesperado con la chequera y se lo llevase.

Nadie quiere pensar en un escenario en Segunda más allá de junio. Es un tema tabú, pero es innegable pensar en que entonces la continuidad del charrúa, sin el respaldo económico del potente fondo de compensación por el descenso de este año sería harto complicado. Más tras las restricciones añadidas por LaLiga y que harían que traspasos como el de Pedro Porro por 12 millones al Manchester City serían objeto de sospecha. No hay más que ver los intentos del propietario del Almería en este mes de enero y que chocó con la oposición frontal de la patronal.

Pero volviendo a la realidad, la ‘Stuanidependencia’ no solo es real, sino que es un lastre para el Girona. En Montilivi suspiran para que el uruguayo no sufra ni el más mínimo percance físico de aquí a final de temporada. Y no es para menos cuando Stuani es el autor del 61,1% de los goles gerundenses. Una ausencia moderada o prolongada haría temblar al equipo que entrena Pep Lluis Martí que ya sabe tendrá un problema de calado para sustituir al uruguayo, que vio la quinta amarilla en Riazor el pasado viernes. El club ha recurrido la amarilla, pero se antoja difícil que el recurso prospere.

Dos puntos de doce posibles sin Stuani

Esta campaña Stuani se ha perdido cuatro partidos. Dos por lesión, frente a Sporting y Albacete en las jornadas 1 y 2; uno por sanción, en la jornada 6 frente al Almería, y otro por convocatoria con Uruguay, en la jornada 16 frente a la Ponferradina. Precisamente los bercianos serán su rival este próximo sábado a las 18:15 horas. En esos cuatro partidos, el Girona solo pudo sumar dos puntos al empatar en casa frente a los asturianos y empatar en tierras bercianas.

Salvo sorpresa el de este sábado será el quinto encuentro que se pierda y la actual situación del club no es propicia para dejarse puntos en casa. Además el problema añadido es doble ya que Marc Gual dejó el equipo en enero y Jonathan Soriano está lesionado. Eso deja a Brandon como única posibilidad para ocupar la punta del ataque. Salvo que el Comité de Competición atienda el recurso del club, un problema más para el técnico balear.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies