El Barça se lleva un buen botín de San Paolo

El gol de Griezmann da ventaja a los azulgranas para la vuelta

0

 

Nápoles
1 1 Barcelona

 

El F.C.Barcelona logró un empate de oro en su visita a Nápoles (1-1). El conjunto español disputó un mal partido y apenas gozó de oportunidades de gol. Sin embargo, el gol de Griezmann y las paradas de Ter Stegen le dejan en una buena posición para meterse en los cuartos de final.

San Paolo volvía a escena en la máxima competición europea dos meses después. El himno de la Champions atronaba y la parroquia partenopea rugía como nunca. Ambos equipos, protagonistas de sendas temporadas convulsas, estrenaban entrenador en la Copa de Europa.

La primera parte fue un auténtico monólogo del Barça. Pero un monólogo bastante aburrido, basado en el dominio estéril del balón y en la ausencia de oportunidades. El Nápoles siguió a la perfección el plan de Gattuso, conocedor de la táctica de Setién, y anuló al conjunto blaugrana durante todo el primer acto. Su estrategia, basada en la defensa en bloque compacto y los contraataques, funcionó a la perfección. El Barça tocaba y tocaba el balón, pero las combinaciones de los jugadores azulgranas no eran fluidas, y todas las jugadas se estrellaban en el muro napolitano. Messi protagonizó la única «ocasión» de la primera parte, con un disparo desde la frontal que se fue a las nubes.

El Nápoles no sufría atrás, pero tampoco lograba salir con mucha velocidad ni tampoco con muchos efectivos al contraataque. Pero la primera vez que logró plantarse con peligro en campo culé, logró adelantarse en el marcador. Corría la media hora de juego cuando Zielinski apretó a Junior y le robó la cartera. El polaco sirvió el balón al otro lado y por allí apareció Mertens, que con pausa y una clase magistral la colocó en la escuadra izquierda. La primera, a la cazuela. Esto es la Champions, y aquí no se permiten los errores. El elenco de Setién trató de reaccionar en los compases finales de la primera mitad, pero siguió estrellándose una y otra vez en la muralla partenopea. Terminaba la primera parte y Ospina aún no había estrenado sus guantes.

La segunda mitad comenzó en la misma tónica que la primera. El Barça mareaba el balón de un lado al otro, pero seguía sin encontrar el hueco. En apenas cinco minutos, el Nápoles recibió dos golpes letales. Primero, la lesión de que su goleador, Mertens, que se tuvo que retirar tras una dura falta de Busquets. Acto seguido llegó el empate. En una jugada que no aparentaba peligro, el propio Busquets se inventó un pase de fantasía para el desmarque de Semedo. El portugués puso el pase de la muerte y Griezmann embocó a placer el 1-1 en el 57′

El gol fuera de casa cambiaba totalmente el panorama de la eliminatoria. Por ello, el Nápoles no tuvo otro remedio que lanzarse inmediatamente a por el empate. En el 60, Insigne se inventó una jugada personal y probó a Ter Stegen, que rechazó el esférico. Dos minutos después, Fabián filtró un balón al área para Milik, que vio la entrada de Callejón y le habilitó en carrera. El delantero español tuvo tiempo de controlar y ajustar su disparo, pero apareció Ter Stegen para salvar al Barça. En tres minutos, el Nápoles había llegado al área culé más que en la hora de juego anterior.

El Barça trató de frenar el huracán local y recuperó el control del esférico. El cuadro catalán llegaba con más peligro al área italiana, pero apenas inquietaba a Ospina. El Nápoles, visiblemente cansado, buscaba alguna contra que le pusiera por delante en la eliminatoria. El partido acabó de la peor manera para el conjunto de Setién. A dos minutos del final, Vidal se autoexpulsó y dejó a su equipo con diez hombres. Y ya en el descuento, Piqué se marchó lesionado tras un mal apoyo de tobillo. Por fortuna para el cuadro culé, el marcador no se movió y el luminoso de San Paolo reflejó el 1-1 definitivo.

El gol fuera de casa permite al Barça llevarse un buen resultado al Camp Nou antes de medirse al Real Madrid este domingo en La Liga. Sin embargo, el empate y la mala imagen del equipo dejan la eliminatoria abierta para la vuelta, que se disputará en Barcelona el 18 de marzo.

Ficha técnica
S.C. Napoli: Ospina; Di Lorenzo, Maksimovic, Manolas, Mario Rui; Fabián, Demme (Allan, 80′), Zielinski; Callejón (Politano, 74′), Insigne y Mertens (Milik, 54′).

F.C. Barcelona: Ter Stegen; Semedo, Piqué (Lenglet, 93′), Umtiti, Junior; Busquets, Rakitic (Arthur, 56′), De Jong, Vidal; Messi y Griezmann (Ansu Fati, 87′).

Goles: 1-0: Mertens, 30′. 1-1: Griezmann, 57′.

Árbitro: Felix Brych (ALE). Amonestó a Insigne (61′) y a Mario Rui (89′) por el Nápoles; y a Busquets (49′), Messi (66′) y Griezmann (83′) por el Barcelona. Expulsó a Vidal tras una doble amarilla en el minuto 89.

Incidencias: Partido de ida de los octavos de final de la Champions disputado en el estadio de San Paolo, Nápoles.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies