Objetivo: 65 puntos

Dejémonos de extremos y por favor, aportemos algo de locura y pasión. Animemos a los nuestros a reventar y rememos juntos todos de una vez

0

Sí, que no hay que mirar hacia arriba. Sí, que el descenso está a sólo 6 puntos y encima esta jornada juegas ante quien marca esa barrera. Y sí, que llevamos una temporada que no sumamos más de 2 victorias y cada alegría viene seguida de uno o más disgustos. Pero somos el Real Sporting de Gijón señores, y el discurso de los 50 puntos, por muy real que sea, sólo debería de valernos para limpiarnos allí donde la espalda pierde su nombre. No debe existir ningún otro discurso.

Gracias a Dios, Miroslav Djukic ha empezado a quitar ese ambiente derrotero del vestuario. Esa imagen de equipo que se arrastraba y se dejaba ir. De un equipo que jugaba «a verlas venir» con la rojiblanca. Unos valores que no comulga con una parte importante de la afición, pero que también es la viva imagen de muchos de ellos.

Tristemente esa imagen ha calado hondo en un porcentaje alto de la afición rojiblanca desde hace temporadas, y sólo comienza a salir cuando vienen mal dadas. Ese aficionado «pipero» que va a El Molinón como quien va a misa, y que se desplaza fuera más por el viaje que por apoyar al equipo. Y lo peor es que otra de las partes importantes son radicales que se enfrentan a su propia afición y viven a la sombra de su directiva. Un grupo que se dedica más a insultar a rivales que a animar a los suyos, y que no saben mirar un poco a su ombligo y criticar lo que pasa en casa.

Desgraciadamente somos una afición muy de extremos, dónde la «clase media» que vive el fútbol y apoya a su equipo sólo se deja ver de vez en cuando por redes sociales. O cuando vienen mal dadas cómo en la temporada del ascenso de los «guajes». Desde entonces, poco más. Y eso, se traslada al equipo. O todo o nada. Partidos horribles donde el equipo no aparece, y segundas partes en las cuales el equipo parece el Bayer Leverkussen como diría el Gran Manolo. Y en un final de liga como éste, eso no puede ser.

El equipo ha demostrado que puede dar más. La afición a comenzado a despertar. Quedan 11 jornadas y todos debemos de arrimar el hombro. Hay que dar un paso adelante y repetir el final de la temporada 2014/2015 y los 25 puntos que Abelardo y los suyos consiguieron. Llegar a los 65, y a muerte en un hipotético play-off. Y a ver si somos capaces de sacar algo positivo de uno. A la tercera dicen que va la vencida.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies