El Levante podría jugar en Mestalla o La Cerámica… como local

El parón de la liga y la parada de las obras de reforma del Ciutat de Valencia al no ser considerada actividad esencial, complican el final de temporada granota y el inicio de la siguiente

0

El COVID-19 causa estragos en todo el fútbol español. Es algo sabido por los clubes que esperan, por el bien de sus arcas, el poder reanudar la competición para mitigar unas pérdidas que, si bien ya se asumen serán millonarias, podrían ser menos acabando las competiciones. Pero en el caso del Levante le ha generado nuevos contratiempos y además de unas consecuencias impredecibles. Y es que con la paralización por parte del Gobierno de la construcción como actividad no esencial, la reforma del Ciutat del Valencia ha quedado totalmente parada.

No es un problema baladí éste para el Levante. El Ciutat de Valencia está en pleno proceso de remodelación para adaptarse de cara a la 2020/2021 a las exigencias de LaLiga. Pero falta la parte más agresiva como es la nueva cubierta y el nuevo sistema de alumbrado. Una parte de la reforma para la que es necesario cerrar a cal y canto el estadio. Esto iba a hacerse una vez concluida la liga a finales de mayo y durante todo el verano para llegar al inicio de la próxima campaña.

Pero con la suspensión del fútbol por la crisis sanitaria ahora ese plan ha saltado por los aires. Las obras, estas últimas semanas seguían. Incluso la parálisis de las jornadas les podía permitir ganar tiempo con algunas actuaciones. Pero ahora la construcción se ha parado por no ser actividad esencial y en el club deben buscar ahora soluciones más radicales y hasta extremas para llegar a tiempo a la próxima temporada.

Cerrar el estadio lo que queda de temporada y jugar como «visitante»

Ahora mismo nadie sabe lo que va a pasar ni en lo que respecta al final del estado de alarma ni al regreso del fútbol. Los planes, en el mejor de los casos, pasan por reanudar la competición a finales de mayo o junio y jugar durante el verano a puerta cerrada. Dado este último hecho, el Levante valora cerrar su estadio para que se lleven a cabo las reformas, lo que previsiblemente le permitiría llegar con la obra terminada a la 2020/2021 y jugar en otro lado como «visitante».

En ese escenario se valoran tres posibilidades. La primera es jugar como local en Mestalla. Dado que no habrá público, el Valencia debería aceptar únicamente ceder el campo para que el Levante pudiese oficiar como local. La segunda es lo mismo, pero con el estadio de La Cerámica de Villarreal como sede. Ésta, dadas las buenas relaciones entre clubes, parece más factible. La tercera, si no alcanzase acuerdo con el equipo ché o groguet sería jugar todos los encuentros como visitante. Esto es que los equipos que debían visitar el Ciutat de Valencia jueguen en sus propios estadios como equipos visitantes.

Esto ya ocurrió por ejemplo esta campaña en Copa del Rey con el Real Betis. El CDA Antoniano eligió jugar como local en el Benito Villamarín, en aquel caso para garantizarse mejor taquilla. En este caso el Levante debería contar, además de con el permiso de la propia Liga, del beneplácito de sus rivales. Esos serían Sevilla, Atlético de Madrid, Betis, Real Sociedad, Athletic y Getafe. Ahora mismo todas las opciones están sobre la mesa y en el Levante deben tomar una decisión a corto plazo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies