Autocrítica y trabajo

La autocrítica, el mejor arma para mejorar

0

Hace un año se vivía una de las resacas con el sabor más agridulce para el fútbol femenino español. El Olympique de Lyon había ganado por un contundente 4-1 al FC Barcelona en la final de Champions. La superioridad del conjunto francés fue imperante durante los 90 minutos de partido. Solo en los primeros 30, la -por entonces- mejor jugadora del mundo, había reafirmado su Balón de Oro, con un hat trick en una final de tal calibre.

El FC Barcelona se convertía en el primer equipo español en llegar a una final de Champions. Una gesta para admirar, llegaban tras una temporada en la que se habían dejado puntos por el camino en Liga y sin Copa. Sin embargo, desde el vestuario azulgrana, ya conocían a las Renard, Le Sommer, Marozsán, Bronze… que llevaban dominando la competición europea, ni más ni menos, que cuatro años consecutivos.

Las jugadoras y todo el cuerpo técnico azulgrana dejaron ver la decepción, el dolor por la derrota, la inferioridad… y algo que falta en estos tiempos: la autocrítica.

Ese fue el gran resultado de las de Lluís Cortés. Desde el pitido final las reacciones no fueron de un “hemos competido bien” o “hemos sabido jugarles”; desde el momento final “han sido superiores”, “está claro que nos queda mucho trabajo”, decía una Alexia Putellas derrotada.

A partir de ese 18 de mayo de 2019 (Mundial de por medio), todo el conjunto se puso manos a la obra para no volver a acabar una temporada con solo una gesta conseguida y sin títulos.

Sin duda, un punto de inflexión, un antes y un después para el FC Barcelona Femení que puso las faltas de concentración, los sprints perdidos, las espaldas ganadas por las francesas… encima de la mesa de trabajo y no hubo marcha atrás.

La temporada actual (ya finalizada y ganada) estaba siendo el resultado de esa autocrítica, el resultado a un trabajo exigente y ambicioso. Los datos ofrecidos por Natalia Arroyo, exjugadora del Barça y actual seleccionadora de Catalunya, dan una visión clara de lo que estaba siendo este equipo durante toda esta temporada, supercampeón de España, aspirante a campeón de Liga y en cuartos de Champions. En la primera vuelta de la temporada (hasta diciembre) el equipo llevaba 12 horas más de entrenamiento de fuerza y 97 horas más de entrenamiento de campo en comparación con el pasado curso. Es decir, 14 sesiones más de entrenamiento.

El análisis de la temporada completa se publicará más adelante pero sin duda, el dato que mejor refleja el esfuerzo, trabajo y, sobre todo, la autocrítica de aquella final es que han acabado la temporada sin perder ningún partido oficial y con una media de 4,1 goles por partido y solo 0,3 en contra.

Hoffenheim, ejemplo de mejora sin fichajes

Otro ejemplo de la mejora de calidad de entrenamiento y el aumento de las horas de trabajo sin necesidad de fichajes lo vemos en el tercer puesto de la liga alemana. El Hoffenheim acabó la temporada anterior con un séptimo puesto, seis victorias, 32 goles a favor, 21 en contra, mientras que en la actual (a jornada 16) se encuentra en la tercera plaza, a un solo punto de UWCL, con 49 goles a favor y 18, solamente, en contra.

En comparación al ejemplo azulgrana, el Hoffenheim no ha gastado en fichajes y se ha limitado a subir a cuatro jugadoras del filial para la temporada actual.

El aumento de carga de trabajo y horas de entrenamiento promovidas por su entrenador en quién el club confía desde hace 10 años, deja claro que quizá los fichajes puedan aportar aire fresco a un equipo pero la base del éxito vendrá por el trabajo y esfuerzo de todo un conjunto.

 

Por @araceliseva

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies