Temporada para la esperanza del Rayo para Vallecas

Esperanza: la temporada del Rayo Vallecano ante el espejo

0

Tras el cambio a las riendas del Rayo Vallecano femenino nadie sabía bien qué esperar. ¿Duda, esperanza, fe, desidia, declive, mejora? Se marchaba el cuerpo técnico, y también abandonaban la disciplina rayista varias futbolistas.

Pero, en retrospectiva, ha sido una de las mejores temporadas del cuadro franjirrojo: una temporada para la esperanza en Vallecas. Es esta atípica campaña futbolística vallecana la que se va a analizar en las siguientes líneas.

Altas y bajas: jugadoras y cuerpo técnico

El mercado fue movido para el Rayo Vallecano: altas y bajas a raudales. Parecía que, otra temporada más, se perdían jugadoras y se marchaba el cuerpo técnico. ¿De nuevo se iba la esperanza y se avocaba a las rayistas al sufrimiento durante toda la temporada?

Las primeras bajas que se anunciaron fueron el cuerpo técnico: Irene Ferreras y su equipo se marchaban. Terminarían recalando en el Valencia CF Femenino.

Posteriormente se comunicaron algunas bajas en la parcela futbolística: Raquel Carreño, Raquel CandelasLaura Teruel, Ana Valles, Naima García, Amaia Mendióroz, Marta PerarnauJelena Čubrilo, Inma Martínez, Cristina Portomeñe. Hubo bajas en todas las líneas. Algunas de ellas habían tenido más protagonismo que otras.

Pero también se comunicaron altas deportivas: para el ataque Saray García o Sladjana Bulatovic; para el centro del campo Ruth Bravo «Chule»; en la portería, se incorporó Patri Larqué; y, en otras zonas del campo, jugadoras como Priscilla Okyere o Paula Fernández. La arquera Larqué, Bulatovic y “Chule” han sido muy importantes esta temporada.

Un once del Rayo Femenino de esta temporada. Vía Twitter @RayoFemenino

Lo que faltaba por concretar era el banquillo. ¿Qué cuerpo técnico iba a dirigir al equipo en la temporada 2019/2020? Eso no se iba a resolver hasta apenas dos semanas antes del inicio de la campaña. Porque la primera en ser nombrada para el puesto, Jéssica Rodríguez, y su cuerpo técnico serían cesados durante la pretemporada.

Llegadas para el banquillo: esperanza para Vallecas

Finalmente, poco antes de iniciarse la temporada, con pocos partidos de preparación por delante, se anunció la llegada de un nuevo entrenador: Carlos Santiso. El nuevo míster procedía de las categorías inferiores y conocía bien el club. Se traía a su cuerpo técnico y regresaba también un miembro del staff médico.

Así, los partidos tomaron otro cariz, otro color: por momentos parecía el Rayo Vallecano de antaño. Parece ser que Santiso y su cuerpo técnico fueron capaces de tocar la tecla para combinar el talento, con el esfuerzo, con la intensidad y el trabajo en equipo. Volvía la esperanza de lograr competir bien, de no estar sufriendo toda la temporada por mantener la categoría.

Inicio brillante para las rayistas

El inicio de la temporada no pudo ser mejor: derrota, tablas ante el FC Barcelona femenino, y después victorias, siempre dando la cara ante cualquier rival. Se produjo, también, un regreso a las señas de identidad del cuadro vallecano: lucha, esfuerzo, trabajo en equipo y capacidad de sufrimiento. Además, en ningún momento se perdió el norte ni la competitividad, siendo la temporada en la que menos goleadas han recibido. Todo eso a pesar de sufrir lesiones, habiendo algunas futbolistas que apenas han participado, tratándose de futbolistas importantes para la plantilla. Fueron las únicas capaces de robar puntos a los tres equipos situados en la parte alta de la tabla.

Imagen del duelo de la segunda vuelta frente al Real Betis Féminas
Fuente: https://twitter.com/RayoFemenino/status/1234068955272302593/photo/2

En la primera vuelta se lograron mejores resultados que la pasada campaña. Se notaba en las futbolistas una renovada energía y alegría por jugar.

La esperanza de una buena temporada se instala en el Rayo Vallecano: objetivo conseguido

Tras una buena primera vuelta, se daba inicio a la segunda parte de la temporada. En este momento ya primaba la esperanza por sobre la desesperanza como término para valorar la temporada.

Siguieron en su buena dinámica, sólo perdiendo ante equipos situados en la parte alta de la tabla de clasificación, a excepción de Real Betis féminas y Sporting Huelva, que pugnaban por alejarse del descenso. Cuando quedaban apenas ocho jornadas para terminar, se paralizó la competición por el Estado de Alarma derivado de la crisis sanitaria. Y… ya no se reanudó, con lo que terminaron octavas, sin haber rondado el descenso en toda la temporada. Objetivo conseguido: se había logrado mantener la categoría.

Celebración de un tanto: la esperanza se asiento en Vallecas. Vía Twitter @RayoFemenino

Poco después de darse por finiquitada la temporada se anunció la renovación de Sheila García, además de la de Laura Fernández, y después… silencio, hasta hace poco. Se comunicó que el club realizaría un ERTE. Y ya no se ha vuelto a saber nada más: ni bajas, ni altas, ni planes para la próxima campaña.

Conclusiones

En resumen, ha sido una notable temporada para el Rayo Vallecano femenino, recuperando la esperanza para la sección. Consiguieron mantener parte de la columna vertebral y recuperar alguna pieza que habían perdido en otras campañas. Además, también fueron capaces de encontrar un cuerpo técnico capaz de explotar las virtudes y minimizar los defectos de la plantilla, y de lograr sacar lo mejor de cada una individual y colectivamente. Son, tal vez, uno de los equipos revelación de la presente temporada, por su historia reciente en la máxima competición española de fútbol femenino.

Por Helena García (@hgamo18)

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies