La Carrera Astur | Pk.34: Borja Sánchez se doctora en El Molinón

Un golazo del canterano mediada la segunda parte brinda un triunfo muy valioso para el Oviedo en el derbi ante el Sporting. Los azules salen del descenso, mientras que los rojiblancos dan un paso atrás en sus aspiraciones de playoff

0

Desde sus primeras apariciones en el verde, Borja Sánchez se ha convertido en el mayor atractivo del Real Oviedo en una temporada que se aleja bastante de las ideas que se barajaban allá por el mes de agosto. El canterano resolvió el partido más especial de la temporada partiendo desde el banquillo. Lo hizo con una gran jugada individual que permitió a su equipo sumar tres puntos muy valiosos en la carrera por la salvación. Y es que el equipo de Ziganda logró un balsámico triunfo para afrontar una semana muy importante con la moral por las nubes. Por contra, quien hoy ve la actualidad de otro modo es el Sporting. Los rojiblancos salieron al derbi, como se suele decir, a verlas venir. Y lo pagaron muy caro. La opción de acercarse a los puestos nobles se aleja un poco más para un equipo que apenas inquietó la meta de Lunin.

Ziganda, Borja y tres puntos para coger aire

  • La lectura de Ziganda. Cuando, una hora antes del encuentro, el Real Oviedo hizo oficial quienes eran los once futbolistas que iban a saltar de mano a El Molinón, muchos se echaron las manos a la cabeza. Pero Ziganda tenía un plan, y este salió a la perfección. Jimmy volvió a situarse en el perfil izquierdo y fue uno de los mejores futbolistas del equipo. Ayudó a tener superioridad por dentro cuando el Oviedo tenía el balón, y trabajo de forma incansable en defensa siendo una ayuda fundamental para Christian. El técnico azul también supo ver el momento exacto en el que Borja podía hacer daño. Con la defensa rival algo mermada físicamente, el canterano entró fresco y decidió el choque con una galopada sensacional. Por último, también es de destacar la confianza del míster en Lucas, cuya personalidad y carácter le han permitido hacerse con un hueco en el once. En el día de ayer, el lateral completó un partido sensacional.
  • Borja reina en territorio enemigo. Saltó al campo en la segunda mitad y la balanza del triunfo se inclinó hacia el lado del Real Oviedo. A su importante aportación en la faceta ofensiva, en el día de ayer se sumó un tanto que ya es historia de los derbis. Sus problemas musculares le impidieron acabar el partido, pero, en apenas media hora, manejó el choque a su antojo. Sin duda, será uno de los partidos más recordados del canterano. El ovetense logró para los suyos tres puntos fundamentales en la carrera por la salvación.
  • Ganar y respirar. Cerrar la jornada tiene la ‘ventaja’ de conocer lo que han hecho tus rivales en la clasificación, aunque también el inconveniente de jugar con la presión en el caso de que el resto de resultados no te favorezca. El Oviedo saltó al césped de El Molinón a sabiendas de que un triunfo le sacaba de la zona de descenso. Los azules fueron mejores y se llevaron un derbi que les permite escalar cuatro posiciones en la tabla y quedarse dos puntos por encima de esos puestos de peligro.
  • Sin tiempo para saborear el triunfo. Dadas las condiciones de este regreso del fútbol, en el que los equipos juegan entre dos y tres veces por semana, al Oviedo apenas le va a dar tiempo de disfrutar de este triunfo en el derbi. Los azules ya piensan y trabajan de cara al duelo ante el Fuenlabrada en el Tartiere. Otro encuentro por la salvación en una semana que ha empezado de la mejor forma posible. Y tras los madrileños, el equipo de Ziganda, sin tiempo para el descanso, viajará a Soria para enfrentarse al Numancia, en otro duelo directo por evitar el descenso.

Un derbi que constata la necesidad de ‘hacer limpieza’

  • Jugar andando y sin intensidad: No hay más resumen del partido que eso. El Sporting no solo afrontaba un derbi con todo lo que eso supone. Afrontaba el PARTIDO con mayúsculas para demostrar que puede pelear esta temporada por algo. Cuando llegó el momento clave, algo que llevamos viendo tres largos años desde el último descenso. Es evidente que luego se puede jugar mejor o peor y eso ayer el Sporting no supo hacerlo. Desde el inicio se vio un equipo perdido y superado que tampoco fue corregido desde el banquillo.
  • Impropia actitud ante un partido tan importante: Esa actitud tan impropia no solo es culpa suya o del entrenador mediocre de turno, cuya responsabilidad es notoria. El partido y el derbi era igual de importante para el cuadro carbayón. Su técnico, guste o no, transmite lo mismo que una lechuga, pero en la plantilla azul no necesitan que el técnico les diga lo que se juegan. Plantearon el partido como un equipo inferior en cuestiones futbolísticas, pero lo igualaron como se deben igualar los derbis: con garra, cojones y esperar a ‘cazar’ una jugada aislada y llevárselo.
  • Unos capitanes que ofenden la memoria del club: Y ahora radica el principal problema que tiene este Sporting, lo acomodados y lo bien que viven muchos jugadores del club. Casos como Mariño, Babin, Carmona, Pablo Pérez o Molinero no pueden ser más los líderes de ese vestuario y no deben continuar en el club. Esta temporada ha habido varios desencuentros por su única responsabilidad. Todos recordamos el ‘incidente’ de Aitor García en Soria que ha hecho que el onubense, cuando ha estado a disposición no haya contado nada porque «no casa» con el ideal del vestuario. Unos capitanes vergonzantes para lo que es el Real Sporting de Gijón y que todavía tienen la caradura de salir a zona mixta y en privado a comentar que no merecieron perder.
  • Que venga ya Juan Ramón López Muñiz: Después Miroslav Djukic merece un epígrafe a parte. Ayer se ganó su no renovación en el club y con creces. Es innegable no reconocer que el Sporting es más equipo que cuando llegó. Pero también que el técnico no casa con el ideal de cantera que se promulga desde el Sporting y que se ha querido llevar a cabo este año y se quiere reforzar para el siguiente. Ayer estaba mermado por las bajas, vale. Eran seis con Pedro Díaz que fue convocado pero sin estar en condiciones de jugar. Pero si solo cuentas con 17-18 jugadores se hace imposible jugar bien cada 3-4 días. Que venga ya Muñiz. Probablemente el Sporting siga palmando los derbis, pero al menos pondrá a jugar a los chavales sin miedo alguno.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies