Mucha tensión y reparto de puntos

Un gol de Ocampos desde la pena máxima le da al Sevilla un punto frente a un Valladolid que defendió el gol de Kiko Olivas hasta el final.

0
Sevilla FC 1 1 Real Valladolid

Visitar el Ramón Sánchez-Pizjuán en busca de asegurar la salvación no es tarea fácil y ese era el único objetivo del Real Valladolid. El Pucela volvía a un estadio donde nunca ha tenido grandes logros en los últimos años y contra un equipo al que no ha ganado en los últimos cuatro encuentros, ya fuese en Sevilla o en el José Zorrilla. Por su parte, Lopetegui veía cómo el Atlético le había pasado a toda mecha y debía hacer reaccionar a los suyos, ya que otro tropiezo podía suponer el adiós de la tercera plaza. En resumidas cuentas, se avecinaba un encuentro de alto voltaje.

Un inicio de vértigo

Desde un principio el partido estaría sin un dueño absoluto del esférico. Las idas y venidas empezaban desde muy pronto pero ambos guardametas se les veía tranquilos ante la falta de tiros. Pero conforme se aproximaba el cuarto de hora de encuentro llegarían las primeras ocasiones claras. Un tiro peligroso de Ocampos contrarrestaba el posible penalti que exigía Waldo en el área rival, poniendo un poco de presión a un encuentro que se veía con tensión desde un principio.

El argentino está en estado de gracia y él lo sabe, algo que le lleva a realizar a veces algunos tiros inverosímiles. Eso sería lo que pasaría minutos después cuando Masip vería cómo el extremo sevillista estampaba el esférico contra el larguero, sonando el ‘uy’ de los pocos integrantes en la grada, y avisando a los jugadores de Sergio González.

Pero cuando parecía que el Sevilla empezaba a hacerse con el partido, Kiko Olivas iba a dar el primer golpe de los suyos. Un gran centro de Míchel a la línea de fondo, a un sitio donde no parecía haber espacio para ponerla, llevaría al central a intentar colocar un gran balón al segundo palo de cabeza, pero la parabola que cogería el esférico lo llevaría directo al fondo de la red.

Waldo persigue a Jesús Navas | Imagen: Sevilla FC

El VAR anula el empate sevillista

El partido, ya no solo por el tanto del zaguero pucelano, había hecho que la intensidad y los choques entre jugadores fuese aumentando. La crispación de los sevillistas se encontraba de frente constantemente la seguridad defensiva de un Valladolid que sabía cómo salir a la contra en busca de un nuevo susto. La primera mitad llegaba a su fin con dos técnicos que se marchaban a vestuarios con dos formas de pensar muy distintas, uno quería asegurar el 0-1 mientras que el otro necesitaba una completa revolución.

Con la reanudación llegarían los cambios de Lopetegui. Pese a mandar a De Jong al banquillo, el técnico sevillista ponía mucho peso ofensivo en busca de un mayor control del centro del campo. Suso y Joan Jordán se unían a Banega para intentar profundizar en el muro pucelano, pero nada parecía poder derribarlo.

El asedio era constante. El Sevilla se había volcado sobre el área de Masip y finalmente iba a encontrar su recompensa. Todos los sevillistas se iban acumulando dentro del área y un centro de Jesús Navas permitiría a Munir marcar de cabeza para empatar el encuentro. El VAR pondría a todo el Sevilla en tensión al ver que no se reanudaba el encuentro y sería quien anulase el tanto por fuera de juego del ariete.

La pena máxima como salvación

El encuentro iba avanzando y el Sevilla seguía con sus balones al área. La entrada de En-Nesyri buscaba tener aún más rematadores, pero el muro que había dispuesto Sergio González seguía cumpliendo su función. No por ello los hispalenses levantaban el pie del acelerador. El gol anulado les había demostrado que podían empatar, por lo menos, y no iban a parar hasta conseguirlo.

No sería de jugada directa sino con un polémico penalti el cómo llegaría el tanto sevillista. En un centro de Suso, el balón chocaba con el brazo de Javi Sánchez, quien reclamaba que no era penalti por darle de forma indirecta. Sea como fuere, Pizarro Gómez determinaba la pena máxima y sería el de siempre, Lucas Ocampos, quien engañaría a Masip en la ejecución para poner el empate en el marcador.

La locura se adueñaría del partido a partir de ahí. Las idas y venidas, sin ningún dueño del balón y con encontronazos constantes eran la dinámica de unos últimos minutos. En esta sería cuando aparecería el mejor Vaclik sacando el gol de la victoria de Alcaraz tras marcharse de su rival. Esta parada sería la que determinaría el empate final y un reparto de puntos insuficiente para ambos conjuntos.

Ficha técnica
Sevilla FC: Vaclik, Navas, Koundé, Diego Carlos, Escudero, Fernando (Jordán, min. 46), Banega, Vázquez (En-Nesyri, min. 65), Ocampos (Rony Lopes, min. 90+1), Munir y De Jong (Suso, min. 46).
Real Valladolid: Masip, Antoñito, Kiko Olivas, Javi Sánchez, Carnero, Hervías (Óscar Plano, min. 75), Fede San Emeterio, Míchel (Ünal, min. 75), Waldo (Nacho Martínez, min. 69), Ben Arfa (Alcaraz, min. 59) y Miguel (Pérez, min. 75)
Goles: 0-1, min. 25: Kiko Olivas. 1-1, min. 83: Ocampos.
Árbitro: Valentín Pizarro Gómez, Comité Territorial de Madrid. Amonestó a Fernando (min. 12), Koundé (min. 58), Vázquez (min. 60), Hervías (min. 71), Javi Sánchez (min. 82)
Incidencias: Partido correspondiente a la trigésimo primera jornada de LaLiga Santander disputado en el Ramón Sánchez-Pizjuán, Sevilla.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies