Un partido para la historia

Hubo un partido que cambió la historia del fútbol español, el Barcelona fue protagonista de la mejor hazaña de un equipo español en la máxima competición europea

0

En la vida, al igual que en todo, hay determinados momentos o sucesos que dejan una huella especial y cambian el rumbo de ésta. El fútbol femenino español también tuvo un acontecimiento que marcó un antes y un después en su trayectoria: la final de la UEFA Women´s Champions League de la temporada 18/19 que enfrentaba al Olympique de Lyon y al FC Barcelona. Era la primera vez en toda la historia de La Liga Iberdrola que uno de sus equipos conseguía clasificarse para la final del torneo continental, tras derrotar en su camino a rivales de la talla del Bayern de Munich.

Todas las finales son especiales e importantes para cualquier país que tenga al menos uno de sus equipos participando en ella. Pero la final del 18 de mayo de 2019 celebrada en el Ferencváros Stadium (Budapest) fue todavía más especial para los aficionados españoles del fútbol femenino. El evento posicionó al balompié nacional en el “mapa” de las grandes ligas de Europa, y fue la guinda al pastel que se había ido cocinando desde años atrás cuando se decidió llevar a cabo una apuesta firme por el fútbol femenino español.

El equipo francés llegaba como claro favorito, con cinco Champions en su palmarés (las tres últimas de manera consecutiva) y jugadoras de la talla de Lucy Bronze, Amandine Henry, Le Sommer, Van De Sanden o Ada Hegerberg. Además, 7 de las 15 jugadoras nominadas al balón de oro de aquella temporada pertenecían al equipo galo, siendo Ada la ganadora de la sección femenina del galardón en su primera edición en 2018. Por su parte, el Barcelona se presentaba en el partido con toda la ilusión del mundo y el propósito de dar lo mejor de sí, ya que el segundo puesto ya no se lo podía quitar nadie y ellas solas lo se lo habían ganado.

El partido comenzaba según lo previsto, con un Olympique cuya intención era dominar y tener el control del partido; por su parte, el conjunto azulgrana no se achantó y salió a morder arriba con una Toni Duggan muy energética. Llegaba entonces, en el minuto 5, un gol demasiado tempranero que adelantaba al equipo francés; el tanto de Marozsán sería un jarro de agua fría para el conjunto de Lluís Cortés, que se veía superado por el asedio de las galas. El Barça intentaba ponerle pausa al partido y tener el control del balón para hacer su juego. Nuevamente, en el minuto 13 otro gol del Olimpique, esta vez de la delantera noruega Ada Hegerberg, reducía las esperanzas de las españolas de alzar el trofeo internacional.

El Lyon no cedía y presionaba al Barça como si el 2-0 del marcador estuviera en su contra, algo que no frenó a las blaugranas en el intento de conseguir un gol que las metiera en el partido. La presión francesa dio sus frutos y minutos después, en el 19, llegaba el segundo gol de Hegerber que fue una auténtica apisonadora, reflejo de lo que venía siendo el conjunto galo desde que empezó a rodar el balón, con 3 goles en 20 minutos. A partir de entonces el partido se relajó y el Barça conseguía posesiones más largas. Y otra vez, en el minuto 29, Hergerberg anotaba el hat-trick definitivo en la goleada del Lyon. Este gol demostraba que lo mejor que le podía pasar al Barcelona era que la primera parte llegara a su fin y marcharse a los vestuarios.

Por suerte para las españolas, tras anotar el cuarto, las galas redujeron una marcha lo que dio un respiro al conjunto catalán y les permitió mayor jugabilidad. Sin embargo, a partir de la zona de tres cuartos su juego ya no era efectivo, llegando así con el marcador de 4-0 al fin de la primera mitad.

Comenzaba la segunda parte de un partido que ya estaba sentenciado y ambos clubes lo sabían. El Lyon se relajó, gracias a la seguridad que de tan abultado marcador, y se dejó llevar hacia la celebración de su cuarta champions consecutiva (sexta en su palmarés). Por su parte, el Barça sabía que la remontada era prácticamente imposible y su objetivo en la segunda parte sería disfrutar de su primera final de champions y conseguir el tanto del honor. Ese gol llegaría en el minuto 88 de las botas de la delantera nigeriana, Assisat Oshoala, tras un gran pase de Martens. El gol no valdría para igualar la eliminatoria, pero sí para demostrar que el FC Barcelona, como el fútbol español, no se rinde y ha llegado para quedarse.

El Lyon ganó la final en treinta minutos, y el Barça luchó durante los otros sesenta, haciendo que los aficionados nos enamorásemos, aún más si cabe, de la lucha y perseverancia de un equipo y de un fútbol español que llegaba para quedarse.

Fuente:  @fcbfemeni

Este partido ponía el broche final de una temporada estupenda de fútbol femenino en España en la que este deporte experimentó un enorme crecimiento y acogió eventos importantísimos como la apertura de grandes estadios: San Mamés, el Ciutat de València y el Wanda Metropolitano. Partido en  se estableció el mayor récord de asistencia a un partido de fútbol femenino en España con un total de 60.739 espectadores.

Además, esta final aumentó las esperanzas de los aficionados de ver a un club español ganando este torneo y a la La Liga Iberdrola convertirse en una de las grandes ligas de Europa. La historia se escribe paso a paso y la del fútbol femenino español no ha hecho más que empezar.

@laosaquemepario

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies