Bono ya es jugador del Sevilla FC

El club andaluz se hace con los servicios del marroquí tras su inmejorable y decisiva actuación en la Europa League

1

Ya se puede decir que Yassine Bounou (29) es, a todos los efectos, jugador en propiedad del Sevilla FC para las cuatro próximas cuatro temporadas (hasta junio de 2024).

Era un secreto a voces que las grandes actuaciones del guardameta marroquí con la elástica sevillista desde que tuvo que sustituir a su «competidor» Tomas Vaclík por la lesión del checo, especialmente en la que acabaría siendo la sexta Europa League para los sevillistas, no iban a pasar inadvertidas para un Monchi; y una entidad en general, que ya se han puesto manos a la obra para dar los retoques necesarios  una plantilla que no debería, a priori, cambiar mucho de cara al próximo curso, en el que disputará, eso sí, la Champions League.

En el caso de la portería, a lo largo del ejercicio 19/20 surgieron dudas en la afición sobre si el nivel de sus arqueros era el necesario para su equipo, puesto que Vaclík no se encontraba al nivel que llegó a alcanzar en ciertos tramos de la 18/19 y a Bono se le veía más bien poco. Menos confianza se le tuvo a esta posición cuando precisamente quien hoy ficha el Sevilla, era protagonista negativo en la vuelta de los diecisesiavos de final de Europa League ante un equipo de mucho menos nivel como el Cluj, con un fallo clamoroso en el intento de atrapar un disparo que se colaba en su portería, dando la clasificación al conjunto rumano momentáneamente en el 88´.Posteriormente, el VAR anularía acertadamente la acción por una mano previa, pero esa acción pesó mucho en la grada respecto al portero.

Como siempre se dice, el mundo del fútbol es caprichoso y da muchas vueltas; y no es hablar por hablar, porque unos meses después de esto, tras todo un parón de tres meses sin fútbol, Vaclík se lesionaba en un encuentro ante el Eibar; y a Bono le quedaban cuatro citas ligueras para demostrar su valía. En ellas, solo encajó un gol; y se mostró muy seguro en las llegadas rivales (tres victorias y un empate fueron los resultados del equipo). Esto le sirvió a Julen Lopetegui para confiar en él para la fase final de la Europa League en Alemania, incluso con el checo completamente recuperado.

Y qué fase final… Podemos hablar de un auténtico doctorado, una clase magistral de saber cuándo y cómo aparecer para salvar a tu equipo cuando más lo necesita. Si bien en octavos no tuvo casi trabajo ante la Roma, en cuartos paró un penalti a Raúl Jiménez (el primero que no marca el mexicano como profesional a nivel de clubes) en el minuto 13, dándole aire al Sevilla para crecer en el encuentro a partir de dicha jugada e imponerse a los Wolves en la recta final del mismo; en semifinales, su mejor y más destacado partido, llegando a hacer hasta siete paradas de mérito (cuatro de ellas, manos a mano salvados) a los delanteros del Manchester United cuando más sufrían los hispalenses, que finalmente remontaban para llegar a la final. Y en esa final, lo más importante de un portero, aparecer cuando hay que hacerlo, ni más ni menos. Una sola vez pudo intervenir; y lo hizo -atención- sacándole con el pie un mano a mano al delantero de moda en Europa, Romelu Lukaku; una intervención brutal con el 2-2, salvando un gol del Inter de Milán que bien podría haber cambiado por completo el guion del partido. Por no mencionar que en los otros dos penaltis que le tiraron Bruno Fernandes y Lukaku, Bono adivinó el lanzamiento, aunque estuvieron bien colocados y no los pudo alcanzar como si hiciera en cuartos de final. El resto ya es historia del Sevilla FC.

Y como tal, así lo ha recompensado el Sevilla que, si bien caducó en junio la opción de compra de 4,5 millones de euros pactada en la cesión con el Girona, no ha variado mucho la cuantía acordada con el club catalán por el traspaso del marroquí, al elevarse su cláusula a tan solo cinco millones. La cifra final ha sido, precisamente, próxima a 4 kilos fijos, más variables que podrían alcanzar otro medio millón, puesto que Monchi ha tratado de rebajar lo que ha podido el precio al encontrarse en un mercado difícil para todos en lo económico. En lo personal, no ha sido difícil tomar la decisión para Bono, quien, a pesar de recibir ofertas de clubes importantes españoles y extranjeros en las últimas semanas, no ha dudado en priorizar su continuidad en el club de Nervión, donde tratará de asentarse como titular, aún con la competencia de Tomas Vaclík.

De esta forma, ya es oficial. Yassine Bounou `Bono´es jugador del Sevilla FC. La entidad blanquirroja tiene portero para varios años.

1 comentario
  1. […] lo ha vuelto a hacer. Tras cerrar el fichaje de Bono para la portería del Sevilla, el director deportivo hispalense ha conseguido cerrar un trato con el PSG por el que recibirá una […]

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies