Guía Bundesliga: Borussia Mönchengladbach

0

Un año de ilusión es lo que espera vivir el Borussia Mönchengladbach tras una temporada 2019-20 más que brillante. El equipo liderado por Marco Rose, uno de los tantos técnicos jóvenes que destacan en la Bundesliga, destelló un fútbol muy atractivo que les sirvió para captar la atención del mundo del fútbol. El excelente desempeño de los ‘potros’ les llevó a colocarse líderes al final de la primera rueda. No obstante, el verse tan arriba le pesó mucho a los ‘borussers’, que empezaron a ser sobrepasados en la tabla. Las dudas se confirmaron tras el parón invernal.

El ‘Gladbach’ entró en un tramo irregular en cuanto a resultados que lo iban alejando del top cuatro. De hecho, luchó con el Bayer Leverkusen, que llegó a sobrepasarlo, para decidir la última plaza a la Champions League. Al final, terminó como vencedor y culminó así con su objetivo principal: regresar a la máxima competición de clubes. Eso sí, para lograrlo tuvo que casi dejar de lado la Europa League. Los ‘borussers’ flojearon una parte de la competición y, a pesar de tener todo hecho para pasar de ronda, terminaron fuera en la última jornada.

Actualidad

Borussia Mönchengladbach 2020-21

El inicio de la década pasada con Lucien Favre pesó mucho a una institución tan grande como es el Borussia M’Gladbach. El técnico suizo (hoy en el Borussia Dortmund) sacó del hoyo al histórico equipo germano, devolviéndolo a lo más alto de la Bundesliga y a ser habitual en Europa. Sus secuelas, como son de esperarse, impactan hasta nuestros días. Es así que, la institución ‘borusser’ es el quinto club alemán con mayor valor de mercado, ingresando más de 200 millones de euros en ventas desde 2011 que permiten la sostenibilidad del club. Además, es considerado en un destino apetecible para muchos jugadores.

En la actual situación marcada por la pandemia, todo lo mencionado anteriormente tiene una importante relevancia para el ‘Gladbach’. Y es que, el equipo puede mantener acorde sus números e, incluso, atreverse a lanzarse por piezas que potencien al plantel actual. Con tres competiciones presentes (Liga, Pokal y Champions) y el calendario extremadamente apretado, Rose requería de mucho fondo de armario. Así, el preparador teutón y el director deportivo, Max Eberl, conscientes de las necesidades suyas y de otros conjuntos, lograron reforzarse moderadamente inteligente y bien.

Valentino Lazaro (cedido por el Inter), Hannes Wolf (cedido por el Leipzig), viejos conocidos de Rose en el Salzburgo, y Joe Scally (por 1.5 millones desde el New York City) aterrizan en Mönchengladbach para dar mayor soluciones a un equipo muy bien cubierto. Dos piezas de gran calibre que se unen a los Pléa, Thuram, Embolo, Stindl, Neuhaus y Sommer para hacer un equipo temible. Las imposibilidades económicas de muchos ha ayudado al ‘Gladbach’ a poder aumentar el nivel de su plantilla y no lo contrario como suele ser habitual.

Sin embargo, el inicio de la actual campaña le ha costado (como a todos) a los ‘potros’ agarrar ritmo. Aunque vapulearon 0-8 al Oberneuland en la DFB Pokal, el Borussia Dortmund les pegó un baño de realidad (3-0) en el comienzo de la ‘Bundes’. A esto le siguió el sorpresivo empate (1-1) de local ante el Unión Berlín, que dejó muchas dudas en el equipo. Ha sido la reciente victoria ante el Colonia (1-3) la que dio tranquilidad al Borussia M’Gladbach. Un triunfo que da aire ahora que, después del parón de selecciones, los partidos se irán acumulando y será importante sumar todos los que puedan.

Entrenador

Marco Rose, entrenador del ‘Gladbach’ desde 2019.

Técnico revelación de la pasada Bundesliga 19-20 (sin contar a Julian Nagelsmann), Marco Rose completó un gran primer año al frente del Borussia Mönchengladbach. En su regreso a Alemania (tras su paso por el Lokomotiv Leipzig de la Bundesliga 2 en la 12/13), el teutón demostró todo su talento con creces. Elevó el nivel de una plantilla que parecía que sus mejores años habían pasado y la dotó de una identidad clara: movilidad, presión alta y dinamismo. Así, los ‘potros’ lograron un meritorio 4° lugar, regresando por lo alto a la Liga de Campeones y deseando ver más del conjunto dirigido por el ex del Mainz, cantera de técnicos.

Fue en ese club donde cruzó caminos con su referente: Jürgen Klopp. El actual entrenador del Liverpool, que lo nombró capitán y actualmente habla maravillas de él, le animó a seguir sus pasos. Esa búsqueda por perfeccionarse como preparador lo llevó a formar parte de la conocida ‘Escuela Red Bull’. Rose escaló desde la sub-16 del Salzburgo hasta que sus grandes actuaciones (ganando la Youth League en la campaña 16-17) le llevaron al primer equipo. Al mando del actual monarca de Austria, el alemán ganó dos Bundesligas (17-18 y 18-19) y una Copa de Austria (18-19), además de alcanzar las semifinales de la Europa League 17-18.

Un curriculum notable para el germano, que parece nunca dejar de aprender ni tratar de perfeccionarse. Su gran trabajo táctico, intervencionismo durante los partidos y entendimiento con sus jugadores, bien trabajado en su tiempo dentro de la «Factoría RB», hacen de Rose uno de los técnicos más deseados en el fútbol europeo. No obstante, es en el ‘Gladbach’ donde gozan de un estratega con el que, en sus 46 partidos (25 victorias, 8 empates y 13 derrotas) en su banquillo, aspiran a seguir siendo animadores en su liga y, por qué no, intentar ganar un título. 

Estrella

Yann Sommer, pilar fundamental de los ‘potros’.

El Borussia Mönchengladbach del último lustro no se entiende sin la figura de Yann Sommer. Tras la salida de Marc-Andre Ter Stegen al Barcelona en 2014, Lucien Favre expresamente pidió la llegada de su compatriota para cubrir esa importante salida. Y vaya que lo ha hecho. El suizo se ha ganado un reconocimiento aparte de la hinchada gracias a sus grandes actuaciones con la camiseta ‘borusser’. Asimismo, lo ha hecho dentro del vestuario y con los distintos técnicos que lo han dirigido. Todos destacan su alto nivel y, especialmente, su liderazgo, que lo convierten en uno de los capitanes de la plantilla.

Iniciando su séptima temporada en el ‘Gladbach’, el helvético ya forma parte de los grandes jugadores del cuadro alemán. Actualmente, Sommer es el tercer portero con más partidos en la historia del club, con 252 partidos (solo se ha perdido 5). Por delante de él están dos leyendas de los ‘Fohlen‘ como Wolfgang Kleff (421 encuentros; 532 goles encajados) y Uwe Kamps (518 duelos; 692 tantos en contra). Si bien ellos están muy lejos, el ratio de goles por partido del ex meta del Basilea (1.3) y los goles en contra recibidos (323; el mejor entre ese podio) refleja con garantías que el arco está bajo buenas manos.

Paradas imposibles, vuelos a cámara lenta y bueno en los mano a mano, todo eso hacen del ‘número 1’ esencial para un equipo que se expone demasiado y que aprovecha su entendimiento del juego. Y es que a pesar de las atajadas, el internacional suizo, de 31 años, no desentona de la jugada, dirigiendo a voz alta y atreviéndose a entrar en contacto con el balón. Por ello y muchos más, Sommer es uno de los mejores arqueros del mundo y todos en el Borussia agradecen que siga defendiendo su valla.

Sistema de juego

Fanático del 4-3-1-2 desde su etapa en el Salzburgo, Rose ha variado mucho sus formaciones, tratando de aprovechar mejor las características de sus jugadores y fruto de estudiar mucho a sus rivales. Es así que, entre las distintas opciones que maneja, el alemán se ha decantado más por el 4-2-3-1 por el momento. Así, la alineación sería la siguiente.

Sommer; Lainer, Ginter, Elvedi, Bensebaini; Zakaria, Neuhaus; Hofmann, Stindl, Thuram; Pléa

Aunque a priori parta con este sistema, lo cierto es que este ‘Gladbach’ de Rose es muy polifacético y no «respeta» del todo las posiciones iniciales. Solamente Sommer, Elvedi y Ginter parten fijos en sus puestos, ya que tanto como Lainer y Bensebaini tienden a utilizar todo el carril para flotar sobre el mediocampo para entrar en juego y utilizar todo el carril para ser opciones en ataque cuando rompen líneas.

Es ahí que entra Zakaria (actualmente lesionado, por lo que Kramer lo sustituye en labores) para equilibrar al equipo. El pivote suizo guía al equipo con la pelota, jugando en corto o en largo, y también es un as en la recuperación. A su lado está un Neuhaus que ha cortado etapas a velocidad de la luz y es la nueva perla de la fructífera cantera ‘potra’. Su visión de juego, capacidad para romper líneas con un pase o en un movimiento, y su llegada a gol, son su atractivo principal.

La pólvora arriba es infalible. Pléa, Thuram, Stindl y Embolo (recién salido de una lesión) son un auténtico torrencial ofensivo que marcan o asisten a placer. Un vertiginoso ataque al que se une el ‘hilador’ Hofmann, quien retrocede metros para combinar con la media y gusta más de filtrar pases, aunque no es ajeno a mirar portería. Todo en coordinación de la pizarra de Rose.

Aspectos positivos

  • Transiciones mortales: Mezclando matices entre lo aprendido con Klopp y su paso por Austria, Rose ha convertido al ‘Gladbach’ en un equipo letal cuando toma la iniciativa con la pelota. En su sistema, las posiciones son lo de menos y la intensidad abunda. Los jugadores se mueven libremente en busca de generar espacios que permitan acercarse a portería lo más rápido posible, recuperando al instante cuando pierden la posesión y llevando miedo en el proceso. Además, si ven que intentan ser dominados, se animan a lanzar contraataques para definir el partido.
  • Gran Tridente: La salida de Thorgan Hazard en junio de 2019 parecía conllevar que el apartado ofensivo decayera. Sin embargo, Pléa (10 goles la temporada pasada), Thuram (14 goles) y Embolo (8 goles) se repartieron el peso goleador, incrementando notoriamente sus números, y montando, con el aporte del capitán Stindl (11 goles), un trío de miedo.
  • Mucho talento joven: A las ‘joyitas’ ya mencionados como Elvedi, Bensebaini, Zakaria, Thuram, Embolo o Neuhaus (todos titulares), se les unen otras estrellas jóvenes que ya tocan la puerta. El portero Olschowsky; los defensas Doucouré, Poulsen y Beyer; los medios Bénes, Lazaro y Wolf; y el delantero Villalba forman parte de la segunda unidad del ‘Gladbach y que más pronto que tarde darán que hablar.

Aspectos negativos

  • Vértigo: Así como la campaña anterior el Borussia M’Gladbach tuvo un bajón que casi lo hace perder la plaza Champions, la constante viene de años anteriores. En la 17-18, los ‘potros’ se acomodaron en el 4° puesto antes de mitad de temporada y terminaron novenos en la tabla. Mientras, en la 18-19, estuvieron casi todo el año en el podio y al final acabaron quintos. Rose debe reforzar la mentalidad de su equipo para no caerse en momentos claves.
  • Sin buenos sustitutos en la retaguardia: Ginter y Elvedi forman actualmente una de las mejores parejas de centrales en la Bundesliga. Jóvenes veteranos, son fijos para Rose, que casi no cuenta con reemplazos de garantía por sí uno sufre un percance. Ni Jantschke, la primera opción pero que siempre juega los minutos restantes, ni Doucouré, que por culpa de las lesiones solo ha jugado 2 partidos desde que llegó en 2016, se antojan como reemplazos de garantías.
  • Sin competitividad europea: A pesar de contar con muchos internacionales en su plantilla, lo cierto es que el ‘Gladbach’ no termina de arrancar en Europa. Los octavos de final de la Europa League 16-17 son el techo de una plantilla que cuenta con el talento suficiente para plantar cara por el viejo continente, pero que termina pecando de temerosa e infortunada que evitan que llegue más lejos. Si en la Copa de Europa quieren avanzar en un grupo con Real Madrid, Inter y Shakhtar, deberán dar lo mejor de sí.

Historia en la liga

La DFB Pokal 1994-95, último título ganado por los ‘borussers’.

Con 120 años de historia, el Borussia Mönchengladbach es un clásico de clásicos en el fútbol alemán. Fundado por un grupo de jóvenes en un bar, el ‘Gladbach’ se hizo con un nombre debido al estilo de juego atrevido, rápido y agresivo que le ha dado muchos éxitos. 5 Bundesligas, 3 DFB Pokal y 2 Copa de la UEFA (además de un campeonato de Bundesliga 2) adornan la sala de trofeos de este legendario equipo.

Aún así, la centenaria vida del Borussia se define por etapas en las que, a pesar de solo perderse 5 ediciones de la primera división alemana y tener buenos conjuntos para luchar por el título, casi siempre han estado entrando y saliendo del top de la tabla. Aunque, desde su último ascenso en la 07-8, son actualmente uno de los grandes protagonistas de la Bundesliga y pelean por cosas importantes.

Sus mejores años llegaron en la década de los 70 con Hennes Weisweiler (1964-75) y Udo Lattek (1975-79) en los banquillos y una generación dorada que ganaría 8 de los 11 títulos que posee la institución. Jupp Heyckens, Allan Simonsen, Wilfried Hannes, Berti Vogts, Henning Jensen, Uli Stielike, entre otros, son algunos nombres que le dieron su grandeza al ‘Gladbach’.

Estadio

El Borussia Park, uno de los primeros estadios modernos de Alemania.

Un gran club requiere de un gran estadio acorde a los tiempos modernos. Así fue como nació el Borussia Park, un feudo que fue considerado un «coloso del nuevo milenio» por los ambientes que hay en su interior: zonas VIP, bar, tiendas de compras y museo, y que cuenta con un aforo para 54.010 espectadores hinchas del Borussia Mönchengladbach.

Al ver que su antiguo estadio, el Bökelberstadion, se quedaba pequeño conforme pasaban los años, los altos estamentos del los ‘potros’ empezaron la planificación de lo que sería su nuevo gran hogar. Así, aprovechando también que las tropas británicas recortaron la cantidad de sus hombres en la ciudad, se consiguió un terreno en el cual levantar la primera piedra del estadio.

Ya para 2004 se terminaron las obras y el Borussia Park quedó completamente terminado; sin embargo, su inauguración en sí llegaría un año después. En 2005, el ‘Gladbach’ realizó un torneo de pretemporada como parte de la apertura oficial del estadio, con Bayern Münich y Mónaco como principales invitados. 15 años después, este templo de categoría UEFA nivel 4, que significó un gran cambio para el club, se ha transformado en un ícono de la nueva era del fútbol germano.

Aspiración

UEFA Champions League 16-17, fase de grupos, jornada 5: Borussia M’Gladbach 1-1 Manchester City. Raffael adelanta a los ‘Fohlen’.

Por nivel de plantilla, entrenador y ambición, el objetivo del Borussia M’Gladbach es la de clasificarse a la Champions. Ya lograron la campaña anterior una clasificación ‘in extremis’ y en esta  ocasión deberán competir mejor si es que quieren ser recurrentes en el torneo. El estatus que te otorga la competición, así como el dinero percibido, son vitales en el crecimiento del club.

Con el Bayern Münich a otro nivel, y también el Borussia Dortmund, los ‘potros’ tendrán muchos rivales compitiendo por una de las dos plazas hacia la Liga de Campeones. Leipzig, Bayer Leverkusen y Wolfsburgo se antojan a priori (sin descartar alguna sorpresa) como sus principales oponentes. Tampoco deberán relajarse frente a los demás equipos de la Bundesliga, cada vez más pareja e impredecible en resultados.

Además, como se menciono antes, si bien sus participaciones en Europa no han sido buenas, otra aspiración del ‘Gladbach’ es hacerlo bien de una vez. Y no hay mejor escenario que la Champions League para ello. Tras 4 temporadas de ausencia, el Borussia Park escuchará de nuevo el himno de las estrellas (y podría hacerlo con público dependiendo de las autoridades) y el equipo de Rose deberá estar a la altura.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies