Dos caras de la misma moneda

Los bermellones demuestran dos caras en el campo. La falta de contundencia arriba y el muro que han creado en defensa

0

El Mallorca empieza a demostrar un problema y a la vez, saca pecho de su fortaleza. El conjunto que dirige Luis García Plaza tiene dos características que se anteponen entre sí. Los bermellones son capaces de mantener una línea defensiva impenetrable, pero a la vez, no son capaces de perforar la portería rival con facilidad.

En el duelo ante el Albacete, los mallorquines no fueron capaces de batir a un Tomeu Nadal pletórico. El problema del Mallorca es que le cuesta materializar las ocasiones que genera con bastante facilidad. Hasta ocho paradas tuvo que realizar el meta manacorí para mantener su portería a cero. La falta de un ariete de calidad está condenando al Mallorca en este inicio de temporada. Los baleares son capaces de generar fútbol y ser superior a su rival, pero la falta de contundencia en los últimos metros provocan que tengan un bagaje tan pobre ofensivamente.

Luis García, ha probado con los cuatro delanteros que tiene en nómina y ninguno ha sido capaz de ver puerta. Cardona, Alegría, Abdón y Amath, no han sido capaces de perforar la portería rival. Ninguno ha podido convencer al técnico madrileño en su rol de delantero centro.

Fortaleza defensiva

Esta característica, se contrapone totalmente con la fortaleza defensiva que demuestra el equipo. El Mallorca suma seis partidos sin encajar un solo gol. La contundencia que no se demuestra en el otro área, si que se ve reflejada en zonas defensivas. Tanto Valjent, como Raíllo o Russo han demostrado ser tres bastiones claves en el esquema del técnico bermellón. El trío de centrales ofrecen una tranquilidad y confianza a sus compañeros que ayuda a jugar con mucha más facilidad.

En los laterales han aparecido Cufré y Oliván que demuestran calidad y el argentino posee mucha facilidad para aportar en ataque. Por el otro lado, Joan Sastre ha mejorado su nivel y ha dejado claro que tiene capacidad para jugar en el Mallorca.

En facetas más adelantadas, pero clave en bloque defensiva, han aparecido Baba y Sedlar para actuar de pivote defensivo. Ambos han dejado claro que son jugadores muy diferentes, pero con una misma misión. Apoyar a centrales sin balón y ser la primera salida de balón limpia cuando se forma la jugada.

El Mallorca debe encontrar el equilibrio entre ambas zonas para poder conseguir sumar de tres en tres. La fortaleza defensiva es el comienzo en donde se tiene que sustentar el conjunto de Luis García, pero mejorar arriba es obligatorio para poder optar al objetivo inicial.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies