Los Angeles Lakers 2019/2020: Brillar 10 años después

Los Ángeles Lakers han logrado su título número 17 en una de las temporadas más extrañas que se recuerda. Una vez más, una dupla interior-exterior ha devuelto la felicidad al Staples Center, como ya hicieran Kobe y Gasol; Shaquille O´Neal y un joven Bryant o Magic y Jabbar con el showtime.

0

La presión sobre LeBron James no dejo de crecer a lo largo de la temporada. A sus 35 años no ha dejado de impresionar al mundo del baloncesto, cosa que lleva haciendo 17 años en la mejor liga del mundo. El 23 de los Lakers se ha echado el equipo a la espalda y ha sujetado el timón durante toda la temporada, siempre bien acompañado por uno de sus mejores escuderos (por no decir el mejor): Anthony Davis. Los de Frank Vogel han alcanzado las 52 victorias en este curso (faltando 11 partidos por disputar), algo que no lograban desde la temporada 2010-2011.

Los de amarillo y púrpura empezaban la temporada con el objetivo de lograr el anillo que hacía 10 años que no obtenían. La dupla Davis-LeBron como referencia del conjunto angelino. No dejaban de mirar de reojo a su vecinos los Ángeles Clippers como máximos rivales tras las incorporaciones de Kawhi Leonard y Paul George.

LeBron y compañía empezaron la temporada liderando la Conferencia Oeste, consiguieron un récord de 24-3, algo raro en los Lakers en los últimos años. Su peor racha de derrotas en toda la temporada fue de 4 y fueron ante Indiana, Milwaukee, Denver y Clippers; todos equipos de playoffs.

LeBron James en un partido con los Lakers. Foto: NBA

El mundo del baloncesto en lágrimas

A finales del primer mes de este fatídico 2020, LeBron James supera a Kobe Bryant en la lista de máximos anotadores de la historia de la NBA, el 23 de Lakers supera al mítico 24 y se coloca como el tercer máximo anotador de la historia de la liga. Al día siguiente lo inimaginable sucedió. Lo imposible, se hizo realidad. El mundo del deporte, no solo del baloncesto se paraba. Kobe Bryant y su hija fallecían en un accidente de helicóptero junto a otras 7 personas. Una tragedia. Los primeros en rendir un homenaje fueron Toronto y San Antonio, en la primera posesión de cada equipo no se atacó. 24 segundos. El número de la fallecida leyenda.

Tras este trágico suceso, se suspendió el siguiente partido de los Lakers por la incapacidad de la plantilla de afrontar un encuentro tras la magnitud de los sucedido. La siguiente vez que los de púrpura y dorado pisaron el Staples Center hubo una emotiva ceremonia antes del partido. El momento álgido se produjo cuando su amigo, LeBron James, realizó un discurso en el que aseguró: “quiero continuar con su legado”.

Los Lakers retomaron el camino de la victoria y se posicionaron líderes de la Conferencia Oeste, pero la pandemia del Covid-19 obligó a suspender la temporada  de forma indefinida. En la burbuja de Disney en Orlando las cosas no empezaron bien para los de Vogel. De los 8 partidos de regular season que disputaron tan solo ganaron 3 y también perdieron el primer partido de playoff contra Portland. El equipo estaba cuestionado por la falta de acierto desde la línea de 3. Pese a las dudas iniciales, LeBron y compañía ganan los siguientes 4 partidos con solvencia y avanzan a la siguiente ronda.

LeBron en el discurso que realizó en el homenaje a Kobe Bryant. Foto: NBA

Disney hizo el sueño realidad

Con Rajon Rondo totalmente recuperado de su operación los Lakers se enfrentan en segunda ronda a uno de los proyectos más arriesgados de los últimos años: el ultra small ball de los Rockets. La serie no empezó bien para los angelinos, el primer encuentro lo perdieron por 15 puntos de diferencia. Frank Vogel encontró rápidamente la solución, pues los suyos ganaron los 4 partidos siguientes. El ex entrenador de Orlando decidió combatir de tú a tú a los pequeños de Houston. Anthony Davis pasó a jugar de pívot, Kyle Kuzma y Markieff Morris tuvieron más protagonismo que en el primer encuentro y los pívots de los Lakers perdieron prácticamente toda su importancia. De esta forma, los de Hollywood podían tener un quinteto sin un pívot puro, pero aun así eran mucho más grandes que su rival. 4-1 y a por los Denver Nuggets en las Finales de la Conferencia Oeste.

El rival era completamente diferente al de la ronda anterior, por lo tanto la estrategia de jugar sin pívots no era viable. Vogel hizo todo lo contrario, le dio mucho más protagonismo a JaVale McGee y sobre todo a un rejuvenecido Dwight Howard para emparejarlo con la estrella rival, Nikola Jokic. Los Lakers ganaron la eliminatoria 4-1, pero Denver nunca bajó los brazos, prueba de ello es el segundo partido. LeBron y los suyos dominaron el partido hasta el descanso, pero el orgullo de Denver los hizo remontar y llegar al final del último curato empatados. En la época del small ball, los dos grandes sacaron a relucir todo su arsenal. Jokic y Davis fueron los únicos jugadores de sus respectivos equipos que anotaron en los últimos minutos del choque. El serbio lograba poner por encima a los suyos, pero en la última jugada del partido ‘La Ceja’ anotaba un triple histórico y silenciaba a los Denver Nuggets.

Vuelta a lo más alto

Los Ángeles Lakers alcanzaron las finales de la NBA 10 años después. Tanto para la franquicia como para el mundo del baloncesto era inevitable pensar en la última estrella que logró un título con la mítica franquicia: Kobe Bryant. Tan presente era la imagen de Kobe que cuando Davis anotó aquel triple ante Denver lo primero que hizo fue gritar “Kobe”; su amigo y como muchas veces él ha dicho, su hermano, LeBron James tenía claro el mensaje: “Job is not done”. El trabajo no está hecho, esta frase que dijo el 23 de los Lakers durante las series contra Denver, recuerda a la que dijo Kobe Bryant en las Finales de 2009 cuando ganaba la serie 2-0, “el trabajo no está acabado”. Mamba Mentality en estado puro.

En el último escalón para alcanzar el éxito esperaban los Miami Heat para sorpresa de muchos. Los de Spoelstra vencieron a Indiana, a los Bucks de Antetokounmpo y a los Boston Celtics. Gran parte de los aficionados de la NBA pensó que sería un mero trámite para los Lakers, pero no fue así. La defensa en zona, los triples y un espléndido Jimmy Butler forzaron a los Lakers a dar lo mejor de sí mismos. Pese a las bajas de Dragic y Adebayo (se lesionaron en el primer encuentro), Miami supo reponerse y ganarle dos encuentros a los todopoderosos Lakers, pero LeBron no estaba dispuesto a dejar que los Heat lograran la épica. ‘El Rey’ y ‘La Ceja’ sentenciaron la eliminatoria y el campeonato con 4-2.

Los Lakers celebran su 17º título. Foto: NBA

Los Lakers logran su 17º campeonato empatando en lo más alto a su eterno rival, los Boston Celtics. LeBron consigue su  4º título, a uno de Kobe y a dos de Jordan. De forma unánime se alzó también con su cuarto MVP de las Finales, para demostrar que sigue siendo el mejor de este juego.

 

Síganme en @Raul5Ruano y sigan toda la información y actualidad deportiva en @Grada3com, y todo el baloncesto en @G3Basket.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies