El Atlético de Madrid se complica la vida

El conjunto colchonero se mete en un lío en su clasificación para los octavos de Champions League tras no pasar del empate en Moscú frente al Lokomotiv

0
FC Lokomotiv 1 1 Atético de Madrid

El Atlético de Madrid ha seguido en la noche de hoy su andadura en la Liga de Campeones. Tras el triunfo al límite ante los toros rojos de Austria, hoy han querido dar un paso más y asentarse como un claro candidato a la clasificación a octavos. El conjunto ferroviario no venía con una racha envidiable: su único punto venía de un empate ante el Red Bull Salzburg. Aunque era peligroso confiarse, puesto que le puso las cosas difíciles al Bayern la jornada anterior. Y algo que añadía más peligro al equipo nonagenario era su situación, más que delicada, ya que esta tarde se jugaba su supervivencia en la competición continental.

El encuentro dio comienzo con una apuesta atrevida del Atlético de Madrid. El cuadro del Cholo salió con una mentalidad ganadora, tocando, jugando y demostrando superioridad en el juego. El conjunto moscovita mantuvo un planteamiento defensivo, pero cuando podía, intentaba aprovechar para asustar al Cholo u hacerle levantarse de su asiento para dar indicaciones. Joao tuvo la primera ocasión clara del encuentro, pero un cabezazo que debía ir a puerta acabó más bien pareciendo un despeje.

El gol rojiblanco no tardó y Giménez logró con calidad transformar en gol un centro algo descolocado. Los colchoneros hacían patente su superioridad con un buen cabezazo del uruguayo que abría el marcador. Sin embargo, aunque parecía buena noticia, la desconexión tras el gol fue tal que el gol llegó a ser contraproducente a largo plazo. El Lokomotiv despertó con todo lo que tenía y ahora eran ellos los que encerraban a los visitantes en su área. Aunque las ocasiones no eran mortíferas, daban síntomas de que el gol del empate no iba a tardar en llegar.

Trippier pudo haber rematado un pase muy bueno de Joao Félix y haber vuelto a encaminar el encuentro a favor de los colchoneros, pero desaprovechó la oportunidad. El equipo dirigido por Marko Nikolic salió a la contra y logró un premio más que afortunado: un penalti a favor, cortesía del VAR. Giménez tocó con el brazo el esférico intentado tapar un pase alto. Sin embargo, la pelota pegó primero en su barbilla y luego en el brazo, lo que hizo al árbitro dudar en su decisión y, como viene siendo costumbre en las revisiones del VAR, pausó el juego durante dos minutos y acabó dando por bueno el penalti. Ejecutó Miranchuck la pena máxima y la materializó, poniendo el empate en el marcador. Engañó totalmente al colosal Oblak, que se quedó mirando al esférico mientras se tiraba a la dirección contraria a la que se dirigía el esférico.

Fue necesario este gol para que los del Cholo Simeone volvieran a tomar el liderazgo del encuentro. Correa demostró el resurgir de los rojiblancos con un disparo desde la frontal del área que se marchó fuera tras impactar en el larguero. El Atlético no conseguía encadenar muchas ocasiones, puesto que el Lokomotiv estaba logrando rechazar todas las llegadas de los colchoneros. Luis Suárez tuvo una buena ocasión con un portero vencido tras un córner, pero el uruguayo contó con poco ángulo y no logró encontrar puerta. El Atleti perdía el control del encuentro, mucho menos inspirado que al principio. Se fueron los colchoneros con un regusto amargo al descanso, al verse incapaces de superar el muro moscovita, y con mucha incertidumbre de qué ocurriría en la segunda mitad.

En esta segunda mitad los rojiblancos jugaban con fuego, una derrota les mandaría al limbo de la tabla del grupo, y perdiendo muchas opciones de clasificarse incluso como segundos de grupo. El planteamiento inicial en la segunda mitad recordaba mucho a la de la primera: marear la bola y apuntar poco a poco hacia la portería. La idea no fue mala porque el Atlético se quedó rozando el gol. La jugada fue orquestada por Joao Félix, que mareó al lateral derecho y mandó un gran centro para que Luis Suárez rematara de cabeza, pero Guilherme se encontró la pelota y consiguió salvarla con bastante suerte. Los rojiblancos no perderían el dominio del encuentro y seguían asfixiando a los moscovitas en su área. Durante más de 10 minutos, el partido solo fue del Atleti, que no paró ni un solo segundo dejar jugar a su rival.

Joao Félix buscaba por todas las maneras ser la estrella del encuentro, por lo que buscó de todas las formas posibles poner el 1-2. Primero, lo intentó desde lejos con un disparo bien colocado que logró salvar Guilherme, que se hizo gigante bajo palos y puso una mano prodigiosa que seguía dejando intacto el marcador. El joven luso seguía intentando convertirse en el héroe del encuentro, ahora con un cabezazo que era excelente en cuanto a la colocación del jugador, pero horrible en ejecución. Tras esta jugada Luis Suárez se encontró con un rebote perfecto del portero del Lokomotiv, disparó y marcó, pero de nada sirvió al estar el uruguayo en fuera de juego al recibir el balón.

Los minutos pasaban y el conjunto ferroviario avisaba de forma puntual con alguna contra que pillaba desprevenidos a los visitantes. Ambos entrenadores veían una situación que no les agradaba y fijaban sus ojos en el banquillo en busca de alguna solución. El Cholo, por su lado, hizo tres cambios en apenas 10 minutos, pero uno de los cambios le salió rana, pues Vitolo se lesionó nada más entrar al verde.

Se acercaba el final del encuentro y el Cholo Simeone animaba a los suyos con su característica actuación en el área, moviendo los brazos y buscando la respuesta de los suyos. Las fuerzas de los colchoneros flaqueaban y los nervios estaban «a flor de piel». Lodi sumó otra buena ocasión con un buen disparo que, sin suerte, no vio portería. Ante todo pronóstico, el Lokomotiv mantenía intacta su muralla a pesar de los cientos de balones colgados por la delantera rojiblanca.

Se acababa el encuentro y se confirmaba: el Atlético de Madrid no tenía para nada asegurada su clasificación para la ronda de octavos de la Liga de Campeones. El Lokomotiv celebraba el empate como si de una victoria se tratase, porque recuperaba buenas sensaciones y conseguía el milagro: aguantar el empuje del conjunto dirigido por el Cholo Simeone.

Ficha técnica
Lokomotiv de Moscú: Guilherme; Zhivoglyadov, Rajkovic, Murilo, Rybus; Kulikov, Krychowiak, Ignatjev, Miranchuk (Rybchinskiy 89′); Smolov (Zhemaletnidov 64′) y Zé Luis.
Atlético de Madrid: Jan Oblak, Lodi, Giménez, Savic, Trippier; Saúl (Koke 46′), Héctor Herrera, Marcos Llorente (Lemar 69′); Joao félix, Luis Suárez, Ángel Correa (Vitolo 69′, quien a su vez fue cambiado por Torreira en el 78′)
Goles: 0-1, Giménez 18’; 1-1, Miranchuk (p.) 25’.
Árbitro: Benoît Bastien amonestó a Rajkovic, Murilo, Krychowiak, Zhelmaletdiov e Ignatjev del Lokomotiv de Moscú. En cuanto al Atlético de Madrid, amonestó a Luis Suárez, Saúl, Héctor Herrera y Lodi.
Incidencias: Partido correspondiente a la tercera jornada de la fase de grupos de la Liga de Campeones disputado en el Stadion Lokomotiv.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies