El Madrid salva el primer ‘match-ball’ de la temporada ante un valiente Inter

Los de Zidane obtuvieron tres valiosos puntos tras el convulso inicio en Champions y se colocan a un punto del Borussia

0
Real Madrid 3 2 Inter de Milán

El Real Madrid recibía en una decisiva tercera jornada de la fase de grupos de la Champions League al que, a priori, era el rival más complicado del grupo: el Inter de Milán de Antonio Conte. Tras dos primeros partidos en los que los de Zidane tan solo obtuvieron un punto, la visita de los italianos, con tres puntos, a Valdebebas, se anticipaba como un encuentro de capital importancia.

Un fútbol muy vertical en la primera mitad

Y eso fue lo que se reflejó sobre el terreno de juego desde el primer minuto. Ambos equipos salieron a morder con una presión alta desde el primer compás del partido, con el objetivo de incomodar lo máximo posible la salida de balón del rival.

Sin embargo, la primera ocasión se la apuntó el conjunto blanco. Una buena jugada por banda de Eden Hazard terminó con Kroos sirviendo un balón a la pierna izquierda de Asensio que Handanović acertó a despejar a córner con el guante derecho.

Poco a poco el Madrid comenzó a hacerse con el dominio del juego, y los de Zidane jugaban cada vez más cerca del área italiana. En el minuto 6, fue Valverde el que mandó un nuevo aviso con un golpeo desde la frontal que se marcó escasos centímetros por encima del larguero.

Pero el conjunto italiano se sacudió ese dominio inicial y demostró al contragolpe por qué es un equipo a tener en cuenta. Antes del cuarto de hora, Lautaro se apuntó una doble ocasión: primero envió un cabezazo al larguero y un instante después sacó un latigazo que Courtois acertó a despejar abajo. Poco después, fue Vidal quien envió un nuevo aviso a los de Zidane, con un derechazo que se marchó al lateral de la red.

Cuando las fuerzas comenzaron a igualarse, la tuvo de nuevo Fede Valverde para poner el primero en el marcador, tras un buen centro de Lucas, que Benzema cedió con el pecho, pero el charrúa no acertó a colocar la pelota entre los tres palos.

El estilo de Conte, decisivo en la apertura del marcador

En un partido con las fuerzas tan igualadas, se podía esperar que la balanza se desequilibraría por cuestión de detalles. Y así fue. En la siempre peligrosa construcción del juego del equipo italiano, Achraf hizo una cesión peligrosa a su guardameta. Algo que aprovechó Benzema, ahora sí, para anticiparse al esloveno y marcar a placer el primer tanto del encuentro.

Tras el tanto el conjunto merengue mantuvo su buen hacer, con una presión alta que en todo momento incomodó la salida de balón del conjunto de Conte. El dominio se fue amplificando conforme avanzaban los minutos, y fue Sergio Ramos a balón parado el encargado de poner tierra de por medio, con un centro de Kroos que el camero remató en el primer palo al fondo de las mallas, una imagen que el conjunto de Zidane ha repetido mil y una veces. Un tanto importante para el capitán, ya que se trata ni más ni menos que de su gol número 100 con la camiseta blanca.

Pero el Inter no se arrugó después de que el Madrid ampliase la ventaja. De hecho, la alegría del segundo gol tan solo le duró dos minutos a los locales. Una genialidad de Barella, que asistió con la espuela a un Lautaro que fusiló al portero belga, volvió a poner emoción al choque, aunque el marcador no se movió hasta que el árbitro indicó el fin de la primera mitad.

Karim Benzema celebrando el gol con el que abrió el marcador. (Foto: @realmadrid).

El Madrid pagó su pasividad

La segunda mitad comenzó igual que terminó la primera: intensa y muy física. Los primeros compases comenzaron con el banquillo madridista conteniendo el aliento tras una dura entrada sobre el maltrecho tobillo de Hazard, aunque el belga no tardó en reincorporarse al ritmo del encuentro.

A la hora de partido, las piernas comenzaron a acusar el gran desgaste físico ejercido a lo largo de la primera mitad, y el técnico francés optó por mover el banquillo. Fueron Rodrygo y Vinícius los primeros en entrar al terreno de juego, en lugar de Hazard y Asensio, que abandonaron el césped exhaustos.

Los cambios permitieron al conjunto local igualar de nuevo las fuerzas en lo físico a los italianos, y se tradujo en una ocasión que Lucas finalizó con un derechazo que se marchó cerca del poste derecho de Handanovic.

Sin embargo, fue el Inter el primero en golpear en el segundo período. Un error en la marca de Sergio Ramos permitió a Lautaro habilitar a Perisic en la espalda de Lucas, que cruzó a la perfección la pelota, lejos del alcance de Courtois y poniendo las tablas en el marcador.

Escasos minutos después, un nuevo error, ahora de Mendy, estuvo a punto de poner por debajo en el marcador al Madrid, pero el latigazo de Lautaro se marchó fuera tras tocar el poste de la portería de Courtois.

Los cambios de Zidane cambiaron el guion

Pero Zidane tenía un as en la manga. Tras dar entrada a los dos extremos, a falta de 12 minutos entró Modric al campo. Al minuto siguiente, Valverde conectó con Vinícius por el costado izquierdo, que apuró prácticamente hasta la línea de fondo y puso un balón tenso en la frontal que su compatriota Rodrygo colocó en la escuadra.

La tuvo en sus botas Benzema para marcar el gol de la tranquilidad tras un centro milimétrico de Lucas que le puso la pelota para marcar a placer, pero el francés no acertó a conectar de lleno con el esférico, que terminó rebotando en su propia mano.

El Madrid seguía sufriendo mientras los italianos se volcaban a la desesperada para al menos llevarse un punto de Valdebebas. Pero el Madrid, club veterano y repleto de futbolistas con gran experiencia en Europa, supo sufrir para llevarse tres puntos importantísimos que cambian por completo su situación en la fase de grupos.

Con esta victoria, y tras un inicio más que complicado, el Madrid salvaba la que, tal y como dijo Zidane en rueda de prensa, se trataba de la primera final, dejando en su lugar en una situación complicada al Inter. Un Madrid que supo presionar, supo atacar, supo remontar y supo sufrir. Un Madrid que sabe que, si quiere llegar lejos en Europa, este es el camino a seguir.

Ficha técnica
Real Madrid: Courtois; Lucas Vázquez, Varane, Sergio Ramos, Mendy; Casemiro, Valverde, Kroos (Modric, 78′); Asensio (Vinícius, 63′), Hazard (Rodrygo, 63′) y Benzema.
Inter de Milán: Handanovic; D’Ambrosio, De Vrij, Bastoni; Achraf, Barella (Gagliardini, 78′), Brozovic, Vidal (Nainggolan, 87′), Ashley Young; Lautaro y Perisic (Alexis, 78′).
Goles: Benzema (25′), Sergio Ramos (33′), Lautaro (35′), Perisic (68′), y Rodrygo (80′).
Árbitro: Clément Turpin, Comité de Arbitraje Francés. Amonestó a Vidal (43′), Mendy (47′), Brozovic (50′), Valverde (62′), Barella (72′), Casemiro (85′) y Courtois (92′). En el VAR, François Letexier.
Incidencias: Partido correspondiente a la tercera jornada de la fase de grupos de la Champions League, disputado en el estadio Alfredo Di Stéfano (21:00h).

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies