La candidatura está sobre la mesa

Dista mucho de poder hablar ni siquiera de ascenso, pero el Sporting ha demostrado en este primer tercio de liga que tiene capacidad de pelearlo

0

Queda un partido para que se alcance el tercio de temporada. Catorce jornadas sobre un total de cuarenta y dos que componen este maratón infernal llamado Segunda División. Una categoría durísima, igualada, donde los altos presupuestos tienen esa ventaja de lo económico. Pero que deben sudar tinta y sangre en campos que muchos consideran impropios de una segunda categoría nacional. Campos donde se forjan esos ansiados ascensos a la gloria de la Primera División.

Sobre esta categoría, aunque es aplicable a todas, decía Luis Aragonés en su lucha por devolver al Atlético a Primera en la campaña 2001/2002 que lo que importa es llegar bien a las últimas diez jornadas. Pero que tampoco servía de nada ganar mucho antes, si después te hundías al final y no ponías lo que hay poner sobre la mesa en ese tramo final. Algo sabría el bueno de Luis que, entre otras cosas, construyó las bases del mejor equipo español de la historia. Y qué narices… uno de los mejores de toda la historia del balompié mundial.

Aquel entrenador, antes gran futbolista, amado y odiado casi a partes iguales sabía muy bien lo que decía con «llegar bien». Siempre se ha atribuido ese llegar bien a llegar bien colocado en la tabla, pero la frase esconde otra lectura. Don Luis decía por llegar bien, hacerlo con las piernas frescas y la mente despejada. Llegar en plenas condiciones físicas y mentales a un tramo de diez partidos donde se debe tener frescura física y cabeza fría para afrontar los momentos complicados que la competición, tengan por seguro, siempre te deparará.

A día de hoy, la categoría de plata tiene pocas sorpresas en su parte alta. Los tres recién descendidos de Primera a Segunda copan las tres primeras plazas de la competición casi alcanzado el tercio de competición. En un año donde las diferencias económicas debido a la COVID-19 sí se están notando más, están cumpliendo con lo que se espera de ellos. Después está el otro ‘transatlántico’ de esta categoría como es el Almería que son sus petrodólares; además de fichajes y ventas de relumbrón ya está también, tras un flojo inicio, en esa parte alta.

Solo un Sporting, casi calcado al de la anterior temporada donde quedó en una insulsa zona medio baja, les aguanta el tirón. Con un entrenador nuevo, que no hay más que echar la mirada atrás cuando llega como la corriente mayoritaria era desfavorable a su contratación; dos fichajes y dar confianza a canteranos que se lo habían ganado en el filial. Con esas novedades, a competir. Y vaya si compite. Lo hace en la tabla, pero también en el campo con una garra y bravura dignas de elogio.

Este pasado domingo el equipo rojiblanco demostró en Mallorca que incluso mermado por las bajas y con solo 12 jugadores profesionales, puede plantar cara a esos equipos. Ya lo había hecho frente al Almería en la jornada 4, aunque siempre teniendo en cuenta la falta de rodaje de los indálicos por entonces. Pero lo repitió mes y medio después frente a un gran Mallorca.

Un partido donde, no hay más que ver crónicas y artículos, estuvo más cerca de ganar que perder aunque Luis García Plaza, con notable escozor diría yo, dijese en rueda de prensa lo contrario. Pero en definitiva fue un partido en el que demostró que, si la corta plantilla que tiene David Gallego, llega bien a las últimas diez jornadas, va a presentar una candidatura clara al ascenso.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies