El Atlético pierde otro tren a octavos

El conjunto colchonero no pudo con la presión final de los muniqueses, que acabaron empatando desde los 11 metros. Se la jugarán ante el RB Salzburg que viene de ganar, pero un empate les daría igualmente la clasificación a octavos. Objetivo: tomar el Red Bull Arena

0
Atlético de Madrid 1 1 Bayern Múnich

El Atlético de Madrid se la jugaba esta noche. A pesar de enfrentarse al Bayern, que ya está clasificado como primero de grupo con una amplia ventaja, el visitante alemán no se iba a cortar ni un pelo. Y es que aunque los bávaros no tenían nada que perder, no habían gastado el viaje a Madrid para pasearse en el Wanda. Sin duda, los colchoneros se enfrentan a un partido decisivo: el Lokomotiv había pinchado y eso les dejaba la ocasión perfecta para asegurarse el segundo puesto con una victoria. Ganar este partido significaba estar en octavos de Champions League. Eso sí, tendrían que hacerlo sin Luis Suárez ni Diego Costa.

Y las primeras sensaciones del partido fueron muy positivas, parecía que el Cholo había logrado transmitir entusiasmo a sus chicos y la intensidad era la máxima desde el inicio. Flick, que tenía la mente fijada en un encuentro de liga trascendental ante el RB Leipzig, realizó numerosas rotaciones para que no hubieran bajas graves. Probablemente por ello el Atlético tuvo la iniciativa en ataque, y lograba sacar pólvora de las ocasiones que sacaba. En los primeros diez minutos avisaron Correa y Saúl, e hizo que los alemanes organizaran su juego y crearan el ataque de forma muy tradicional. El Atlético, a su lado, era como la noche y el día; llegando al área mediante contrataques y generando peligro desde el córner.

En el minuto 22, Carrasco hizo temblar al meta, Nübel, con un latigazo que no vio puerta por poco. La jugada vino de una triangulación de Mario hermoso, Joao Félix y Carrasco, y dio argumentos de sobra para que los alemanes llevaran cuidado. Pero de poco sirvió, tres minutos después Marcos Llorente mandó un pase de la muerte al corazón del área, y Joao, rápido como él solo, se adelantó a Süle y remató delante de la portería ante la inaudita mirada de la zaga bávara. El que avisa no es traidor, el Atlético, que estaba apretando mucho a partir de la quincena de minutos, se puso por delante.

La reacción del Bayern no fue especialmente agresiva, pero sí dio motivo a los muniqueses para perder la vergüenza. Jamal Musiala, un jovencísimo mediapunta británico que ya estaba destacando en el ataque, puso en apuros a la defensa colchonera con un regate con el que se fue de tres rojiblancos. El partido bajó revoluciones, y cuando parecía que los atléticos estaban durmiendo el partido, salieron al contrataque con una oportunidad que hizo que Simeone se llevara las manos a la cabeza. Joao logró irse de su marcador y volver a combinar con su socio habitual, Marcos Llorente, pero al madrileño el disparo desde la frontal se le fue muy alta.

Llegaba el final de la primera mitad y los rojiblancos no desaprovechaban ninguna ocasión. Nübel estuvo a punto de meterse en un lío saliendo del área a despejar una pelota con la cabeza, pero su defensa le sacó las castañas del fuego. La última oportunidad con peligro en la primera mitad vino de la mano de Llorente. El madrileño logró zafarse su marcador y asistió a Correa, aunque el lanzamiento del argentino tampoco vio puerta. Se acababa la primera parte con ventaja para el Atlético ante el vigente campeón de Champions, 3 puntos que, de acabar así el encuentro, darían el acceso a octavos al equipo colchonero.

La segunda parte siguió una tónica algo distinta que la primera, los jugadores de la «estrella del sur» salieron con una marcha más que los locales. Pero el arreón inicial de los bávaros se convirtió rápidamente en una reacción duradera del Atlético. Que poco a poco procedió a internarse en el área del Bayern con la intensidad de la primera parte. Correa tuvo una jugada muy peligrosa en el minuto 55′ en la que logró irse de varios jugadores. Cuando parecía que solo tenía al portero delante, Süle llegó y cortó el balón del argentino, salvando a su equipo.

Ante la presión colchonera, Flick buscaba un cambio que diera a los suyos oxígeno y ganas de empatar el encuentro. Gnabry, Müller y Chris Richards fueron los que aceptaron el difícil encargo y entraron al verde al mismo tiempo. Las piernas nuevas se notaron en un instante. El «gigante de Baviera» recuperaba su verdadera forma y hacía que los de Simeone tuvieran que asumir un rol defensivo. Para colmo, Giménez se lesionó, por lo que el Cholo tuvo que sacarse de la chistera a un central que le sirviera como parche en lo que quedaba de encuentro.

Un signo de la bajada de nivel del Atlético era que Oblak, que apenas había tenido que participar en el partido, comenzó a tener que aparecer. En el minuto 74 desempolvó las manoplas para detener un disparo de Douglas Costa que venía en una jugada muy comprometida. Llegaba el minuto 80 y el conjunto colchonero simulaba aquel Barça que sufrió una goleada histórica hace pocos meses. La posesión duraba poco, los contrataques no llegaban al área, y lo poco que podían hacer los rojiblancos eran despejar los balones que interceptaban. El asedio bávaro era definitivo, y el Cholo intentaba que la dinámica cambiara, por lo que planteaba a Lemar como revulsivo.

Pero sus planes se fueron al traste. Müller recibió un balón peligrosísimo en el área y Felipe, no dudó: se lanzó a por él, provocando penalti en los últimos minutos del partido. El propio Müller se encargó de ejecutar el lanzamiento de 11 metros, y lo materializó, a pesar de la estirada de Oblak. El conjunto muniqués empataba el encuentro y no parecían dispuestos a arriesgar más para evitar perder ese punto. El conjunto madrileño, a la desesperada, se iba al ataque como loco. Y sacó buenas oportunidades, pero ningún gol. El Cholo dio entrada a dos jugadores para revertir el resultado. Mario Hermoso tuvo la más clara, con un cabezazo que se marchó alto. En la última jugada del partido, en un córner, el equipo rojiblanco tuvo el 2-1, pero Felipe y Lemar no llegaron a rematar el esférico. Se acababa el encuentro con varapalo colchonero.

El Atlético de Madrid desaprovechaba la oportunidad más clara de clasificarse matemáticamente a octavos. Tuvieron el encuentro controlado hasta el triple cambio de Flick, en el que la gasolina comenzó a gastarse frente a unas piernas descansadas. El equipo madrileño depende de sí mismo para lograr pasar de ronda, pero el RB Salzburg viene con una gran inyección de moral. Sin duda, los rojiblancos deberán ser precavidos y evitar ante todo una derrota que les dejaría fuera de octavos.

Ficha técnica
Atlético de Madrid: Jan Oblak; Trippier, Savic, Giménez (Felipe 67′), Mario Hermoso; Llorente, Saúl, Koke, Carrasco (Lodi 87′); Ángel Correa (Héctor Herrera 79′) y Joao Felix (Lemar 87′).
Bayern Múnich: Nübel, Hernández, Alaba, Arrey-Mbi (Gnabry 61′), Süle; Jamal Musiala (Angelo Stiller 76′), Javi Martínez (Müller 62′); Sarr (Chris Richards 62′), Douglas Costa (Zirkzee 86′); Sané y Moting.
Goles: 1-0, 26′ Joao Félix; 1-1, 85′ Müller (p.).
Árbitro: Clement Turpin amonestó a Savic del Atlético de Madrid y a Sarr del Bayern Múnich.
Incidencias: Partido correspondiente a la quinta jornada de la fase de grupos de la Liga de Campeones disputado en el Wanda Metropolitano (Madrid).

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies