Resumen NBA | Los Bucks hacen historia

Milwaukee destroza a Miami con una exhibición sin precedentes desde más allá del arco.

0

Durante la noche de ayer se disputaron 10 encuentros correspondientes a la séptima jornada de competición. Repasemos rápidamente lo más destacado de cada uno de ellos.

Milwaukee Bucks 144 97 Miami Heat

 

Como es lógico, hay que empezar por el partido en el que se rompió el récord de triples anotados por un equipo. En efecto, los Milwaukee Bucks se repusieron de su llamativa derrota frente a los Knicks para dinamitar a Miami con 29 triples. Ya desde el comienzo daba la sensación de que iba a ser un día especial, pues arrancaron con un parcial de 21-3 en cuatro minutos.

El conjunto local, que no pudo contar con Jimmy Butler debido a su lesión de tobillo en el partido de Navidad, observaba impotente como prácticamente todos los tiros del rival, independientemente de quién tirase, acababan dentro. De hecho, solo Antetokounmpo se quedó sin anotar de 3. El resto de sus compañeros, 12 en total, que jugaron algún minuto sí lo consiguieron, y eso representa otro récord NBA.

El encuentro no tuvo emoción en ningún momento, pues Milwaukee no hizo sino aumentar progresivamente su ventaja hasta unos escalofriantes 47 puntos de diferencia. Middleton (25) y Holiday (24) fueron los mejores en un día en el que Antetokounmpo no pudo pasar de los 9 puntos. Por parte de Miami, el mejor fue Tyler Herro.

New York Knicks 95 86 Cleveland Cavaliers

 

Los New York Knicks han conseguido mantener las buenas sensaciones y ganar su segundo partido consecutivo, esta vez en casa de los Cavaliers. La razón principal se llama Julius Randle, quién está jugando (si bien la muestra es muy pequeña) sin ninguna duda el mejor baloncesto de su vida. Hoy Thibodeau lo mantuvo en pista 44 minutos, durante los cuales logró un triple doble de 28 puntos, 12 rebotes y 11 asistencias. Más allá de estos magníficos números, lo relevante es que a su superioridad y eficacia en ataque añade tramos defensivos notables.

El partido de Cleveland fue muy mejorable, pues ni Sexton, ni Garland, ni Osman estuvieron acertados en el tiro. Empezaron mal, y si bien consiguieron empatar el partido gracias a una defensa muy activa que forzó hasta 11 pérdidas en la primera parte, fue un espejismo. Faltó pólvora. Y les sobró a los Knicks, que acabaron con 14 triples en 25 intentos. Se volverán a ver las caras dentro de dos días.

Más allá de Randle, notable contribución de Reggie Bullock con 17 puntos. En los Cavaliers, Drummond siguió haciendo números para cumplir su objetivo de ser el mejor defensor del año. A sus 18 punto y 17 rebotes sumó 3 robos y hasta 6 tapones.

Golden State Warriors 116 106 Detroit Pistons

 

Volvieron a sonreir los Warriors. Y esta vez con más motivo. Por primera vez esta temporada los dos escuderos de Stephen Curry, por lo menos hasta que vuelva Draymond, cumplieron. En realidad, Oubre cumplió y Wiggings se salió, especialmente en el último cuarto.

La primera parte fue para los Pistons, que jugando con quintetos muy altos consiguieron encontrar a Griffin y a Josh Jackson en buenas posiciones para anotar. Sin embargo, la plantilla no es muy profunda. Los esfuerzos de Rose y Grant (la mejor noticia de la temporada en la Motor City) no bastaron para estrenar el casillero de victorias. En efecto, Wiggings relevó a un sobresaliente Curry en los esfuerzos ofensivos durante los últimos 12 minutos, en los cuales anotó 17 puntos.

En resumen, Curry se fue hasta 31, Wiggings se quedó en 27, y los Warriors han aprovechado sus visitas a Chicago y Detroit para enderezar el rumbo.

Boston Celtics 116 111 Indiana Pacers

 

Dos días después del game winner de Domantas Sabonis, Celtics y Pacers volvían a verse las caras en el Bankers Life Fieldhouse. Y hubo revancha.

La primera parte estuvo marcada por la igualdad en el marcador, con Brogdon y Oladipo jugando a gran nivel, mientras que en Boston destacaba Tristan Thompson, que dejó claro lo importante que puede ser en Boston su capacidad reboteadora y su papel como eje defensivo. Tras la reanudación, Indiana rompió el partido. O eso parecía. Oladipo seguía de dulce y Warren despertó, dejando el marcador 94-83.

Nadie contaba con entonces con el verdadero artífice de la remontada, Pritchard, el rookie, que jugó 5 minutos de libro para conseguir igualar el marcador. Entonces cogió el testigo Tatum, e Indiana no consiguió en ningún momento salir del asombro de haberse dejado remontar tan rápidamente.

Chicago Bulls 115 107 Washington Wizards

 

Los Chicago Bulls consiguieron llevarse la victoria en un duelo que enfrentaba a dos equipos con un balance de 0-3 en este principio de temporada. Lo más destacable del duelo, por contra, corresponde a un jugador de los Wizards, Russell Westbrook. El base sigue igualando hazañas de Oscar Robertson relativas, por supuesto, a los triples-dobles. En este caso el dato es que, hasta ayer, solo «The Big O» había conseguido comenzar una temporada con tres triples-dobles seguidos.

El problema de los Wizards es que, a pesar de los buenos números de su pareja estrella, Westbrook y Beal, siguen sin conocer la victoria. La frustración es evidente, pues Beal decidió no hablar con la prensa después del partido. Los Bulls, por su parte, se reponen de la derrota en el último segundo contra los Warriors, pero con la nota negativa de que Markkanen se resintió de sus molestias en el gemelo.

Ambos equipos volverán a verse las caras el último día del año.

Foto vía www.nba.com
Toronto Raptors 93 100 Philadelphia 76ers

 

Tras perderse el partido contra Cleveland, volvió Embiid; y con él la victoria a Philadelphia. El camerunés demostró un día más que es uno de los dos mejores pivots de la liga, sumando 29 puntos y 16 rebotes contra el equipo que el año pasado le dejó a 0.

El choque dejó claro que son dos equipos que siguen intentando encontrarse a sí mismos. Toronto alternó tramos de juego coral y acierto en el triple con otros desastrosos en la toma de decisiones. Estos últimos, por cierto, más habituales en cuanto se sienta Lowry. Urge en Tampa, Florida, recuperar la mejor versión de Pascal Siakam, ésa que se perdió en los playoffs del año pasado.

Los Sixers, por su parte, dejan ver en ocasiones el verdadero potencial de su quinteto titular. La defensa de Simmons, la agresividad de Harris, el acierto exterior de Green y Curry; todo ello sumado a la fuerza de la naturaleza que es Embiid en la zona equivale a un rodillo. Si consiguen ir haciendo que esas ocasiones sean más habituales, el futuro es, cuanto menos, interesante.

Orlando Magic 118 107 Oklahoma City Thunder

 

El único equ.ipo de la NBA que presenta en estos momentos un balance de 4-0. Esa es la carta de presentación de los Orlando Magic en este sorprendente inicio de temporada. El mérito es evidente, si bien los rivales han sido un factor a favor. Ayer, contra unos Thunder que no contaron con sus dos veteranos, Al Horford y George Hill, por ser la segunda noche del back-to-back. 

Se salió Vucevic. En ataque es un jugador fantástico, decisivo desde muchas posiciones. Además, el resto de jugadores del quinteto titular rindieron a buen nivel. Todos ellos, más Terrence Ross desde el banquillo, llegaron a los dobles dígitos en anotación. 

Fue suficiente para doblegar a Oklahoma. Los Thunder, claro, siguen probando quintetos diferentes, repartiendo minutos importantes a jugadores jóvenes y optimizando los resultados. Ayer, fue Roby el que rindió muy bien, mientras que Pokusevski estuvo desacertado. El que siempre cumple, en constante rendimiento ascendente, es Shai Gilgeous-Alexander.

New Orleans Pelicans 86 111 Phoenix Suns

 

Brillaron los Suns. Segunda victoria consecutiva para los de Arizona, que se quedan con un balance de 3-1 en los más alto de la Conferencia Oeste. La victoria, cimentada en el segundo y en el tercer cuarto, se explica desde el buen movimiento de balón.

Todos los jugadores participaron, encontrando siempre la mejor opción para finalizar. Mención especial en este apartado para Chris Paul, en busca de su mejor versión poco a poco y sin forzar tiros. Está en el buen camino. Ayton estuvo más participativo en ataque, volvió Saric a buen nivel y el esfuerzo colectivo descargó a Booker de la necesidad de anotar compulsivamente. Una experiencia prácticamente nueva, e imagino muy grata, para él.

A los Pelicans, en cambio, se les hizo muy pequeño el campo.  Sin conseguir anotar de fuera, el ataque era casi agobiante. En la segunda parte, de hecho, ni Zion encontraba los huecos en la zona para exhibir su dominio físico. Viajarán a Oklahoma para intentar olvidar lo antes posible este partido.

Denver Nuggets 115 125 Sacramento Kings

 

No deja de ser sorprendente que en cuatro partidos en los que Jokic está promediando 24 puntos, 12 rebotes y 14 asistencias, los Denver Nuggets, flamantes finalistas de la Conferencia Oeste, presenten un balance de 1-3. Es cierto, ayer no pudo jugar Jamaal Murray. Es cierto, Sacramento están siendo uno de los equipos revelación. Pero aún así.

El pívot serbio acabó ayer con un cuádruple doble, si bien uno de esos dobles llegaron en el apartado de las pérdidas. Quizás ese factor, las pérdidas (a raíz de las cuales llegaron 37 puntos de los jóvenes y rapidísimos Kings) fuese decisivo ayer. Pero el que tiene pinta de estructural es la defensa. Se nota sensiblemente la pérdida de Jeramy Grant. Tendrán que trabajar en ese sentido.

Y sí, Sacramento es agradable de ver. Juegan rápido, se divierten. Con De´Aaron Fox al mando de las operaciones, el resto de jugadores siempre están en movimiento tanto en ataque como en defensa. Por cierto, hay que estar pendiente en los próximos encuentros de la pareja interior que forman Richaun Holmes y Marvin Bagley III, que está dejando muy buenos resultados. Igual que su rookie, Tyrese Haliburton.

Foto vía www.nba.com
Minnesota Timberwolves 101 124 Los Ángeles Clippers

 

Dos días después de firmar la primera parte más desastrosa de la historia de la NBA, Los Ángelese Clippers, de nuevo sin Kawhi Leonard, sacaron el rodillo frente a Minnesota.

Lou Williams sostuvo a los locales en el primer cuarto. Entró en uno de sus trances anotadores para compensar el notable esfuerzo de unos Timberwolves bien dirigidos y liderados por Ricky Rubio. A continuación, y con suplentes en pista, los Clippers se distanciaron. Kennard estuvo acertado; Zubac, incisivo. Paul George, después de asumir la culpa por lo sucedido el domingo, castigó a la defensa rival una y otra vez, especialmente en el pick-and-roll.

No hubo posibilidad de tener un final apretado en ningún momento. En realidad, fueron los Timberwolves quienes maquillaron ligeramente el marcador en los últimos minutos. Salen de su gira en el Staples con dos contundentes derrotas, y solo pueden esperar que la muñeca de Karl-Anthony Towns le permita regresar a la competición lo antes posible.

@NBAdiccion

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies