La Carrera Astur | Pk.23: Punto amargo para el Sporting; dolorosa derrota del Oviedo

Los rojiblancos igualaron sin goles ante el Cartagena en un encuentro donde el equipo de Gallego acusó su falta de profundidad en ataque. El cuadro carbayón, por su parte, cayó en el Tartiere frente al Albacete en el que para muchos fue el peor choque de los azules esta temporada

0

Fin de semana para olvidar en materia futbolística dentro del Principado. Sporting y Oviedo ofrecieron sus peores versiones en una jornada nefasta. Pese al punto, la sensación con la que se quedan los rojiblancos es muy amarga. A priori parecía un partido para vencer, pero la falta de claridad e ideas en la faceta ofensiva impidió al equipo de Gallego obtener un botín mayor. Ganar también era el pensamiento del oviedismo en la previa del duelo ante el Albacete. Tres puntos suponían tomar una distancia más que considerable con el descenso, pero el Oviedo más gris de la temporada fue incapaz de desarbolar al conjunto manchego, que con las ideas muy claras hizo su partido y sacó oro en la única vía que parecía tener para hacer gol: el balón parado.

Un punto… y gracias

  • Inoperancia ofensiva: El resumen del partido del Sporting frente al Cartagena se centra en una inoperancia manifiesta del equipo. El equipo de David Gallego fue incapaz, salvo en la primera acción del partido que un mal control de Pedro Díaz impidió una clara ocasión, de desarbolar a un Cartagena mejor plantado y dispuesto sobre el terreno de juego. La falta de ambición del equipo cartagenero, así como el siempre eficiente trabajo defensivo, hizo que se sumase un punto al dejar la portería a cero. En ataque solo chispazos de Čumić al final del primer tiempo pudieron desequilibrarlo, pero faltó acierto en los dos remates suyo primero y Bogdan después.
  • Los infectados no están finos: En gran parte, esa inoperancia viene dado por el mal partido de los jugadores que volvieron al equipo tras superar la COVID-19. Pedro Díaz y Gragera despacharon un encuentro muy flojo. Manu García estuvo más entonado, pero el Cartagena supo pararle y el cansancio más tarde se notó de forma clara. Gaspar, que salió de refresco, se le vio bien, pero tampoco tuvo tanta participación en una segunda parte que estuvo bastante volcada hacia el área de un Mariño que, eso sí, trabajo bajo palos tuvo poco ya que el Cartagena lo más que se acercó a su marco fue con un disparo al poste de David Simón.
  • Enero se hace ‘bola’: Al final un mes que parecía ser de pesadilla no lo es tanto, pero sí se le ha acabado atragantando al Sporting. Lo comenzó bastante bien y mejor de lo que muchos cabían esperar, pero lo ha acabado con unas sensaciones muy negativas. Quizá sea solo porque los jugadores que se infectaron están en un mal momento debido a la curación de la enfermedad, pero lo cierto es que el equipo realizó su peor partido en todo el mes de enero en cuanto a liga se refiere y tiene un claro debe a mejorar de cara a febrero. Y es que la renta que podía tener respecto a sus perseguidores por el play-off ya es escasa.
  • Una estupidez que sale muy cara: Con todo ello, los cambios de David Gallego en el segundo tiempo fueron bien ‘tirados y dotaron al Sporting de algún recurso para sorprender a un Cartagena que adelantó su bloque. Apareció algún hueco, que no fue aprovechado por claros errores técnicos o malas decisiones. Pero el partido se mantenía vivo con la posibilidad de ‘cazar’ alguna acción. Sin embargo la estupidez de Aitor García, aunque no dijese «tu» y dijese «mi» delante del asistente salió cara. Y más cara va a salir esa roja, dado que la sanción más probable es de cuatro partidos. De confirmarse no jugaría en todo el mes de febrero, cuando el equipo gijonés debe visitar Logroño y Albacete; además de recibir a Málaga y Espanyol.

Un Oviedo incapaz

  • La versión más gris. En uno de los partidos que, a priori, podía marcar la zona por la que se movería el Real Oviedo en el futuro más inmediato, los azules mostraron una de sus peores versiones. Al igual que en Logroño, al equipo de Ziganda, dirigido el sábado por su segundo, Bingen Arostegui, le costó un mundo encontrar la vía para llegar a la portería rival. Ante una defensa bien organizada, el Oviedo no consiguió meterle al partido el ritmo necesario para llegar a desequilibrar la retaguardia rival. Faltó mucho movimiento en la parte de arriba, claridad en la zona decisiva del terreno de juego y velocidad en las transiciones. La falta de alternativas en esta zona de ataque propició que Tomeu Nadal viviese una tarde muy plácida. Entre otras cosas, porque la sociedad Leschuk-Rodri no parece encajar dentro del juego propuesto por el Oviedo. Juntos, se limitan más que se ayudan el uno al otro.
  • Error en la única vía para el Albacete. Los manchegos, sin demasiados recursos, lograron llevar el partido a su terreno desde el primer momento. Cedieron el balón al Oviedo, pero ya sabemos que la posesión tiene que tener un objetivo, que es buscar la meta rival. Y ahí el conjunto asturiano mostró un importante déficit. Faltos de profundidad e ideas, el conjunto de Alejandro Menéndez pasó sin apuros los primeros cuarenta y cinco minutos. En la segunda mitad, el guion apenas cambió. El Albacete siguió refugiado atrás, mientras que el Oviedo atesoraba el balón sin dar sensación de peligro. Pese a ello, en la única vía que parecía tener el Albacete, el balón parado, llegó el error que desequilibró el choque. Zozulya se zafó de su marca y cabeceó a placer ante Femenías. El partido se acababa, prácticamente, a más de media hora para el final.
  • Sin reacción. El Oviedo acusó demasiado el gol encajado. Los azules fueron incapaces de reponerse al tanto en contra. En frente, el Albacete intensificó su papel defensivo. El equipo manchego se arropó con el objetivo de salvaguardar el triunfo. Apenas volvió a pasar del centro del campo. Quizás esta fue la consecuencia de que el Oviedo tuviese la oportunidad de aparecer por el área rival en el tramo final del choque. En el único error defensivo de los visitantes, a Leschuk le faltó una puntita de velocidad para definir ante Tomeu. Las entradas de los Borjas (Sánchez y Valle), Obeng y Edgar apenas ofrecieron soluciones, aunque Valle fue de los más participativos desde que pisó el césped. Un disparo que atrapó Nadal sin inconveniente y un lanzamiento al palo fue lo mejor.
  • Febrero para respirar. La derrota del Real Oviedo frente al Albacete parece dejar a las claras que el objetivo real es no sufrir al final de la temporada. No repetir lo sucedido hace poco menos de un año es la premisa que muchos se plantean para esta segunda vuelta. Una segunda mitad de competición que, por cierto, no ha empezado nada bien. Al margen de haber sumado un punto de seis, dos de los rivales directos en esa parte baja de la clasificación, Logroñés y Albacete, ya tienen la diferencia de goles particular ganada al equipo asturiano. Cartagena, Lugo, Fuenlabrada y Zaragoza es el calendario del Oviedo en este mes de febrero. Cuatro semanas para respirar.
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies