La incógnita de lo que prepara David Gallego

El Espanyol espera a un Sporting que quiera tocar y construir desde atrás con balón, justo el mejor perfil de rival para su estilo. Pero Gallego podría variar ese plan

0

El RCD Espanyol tiene bazas y elementos más que de sobra en su plantel para vencer al Sporting este domingo en El Molinón. Cierto es que la empresa no será sencilla, pues si el cuadro gijonés está aún invicto en su casa será por algo. Pero lo cierto es que, a tenor de la trayectoria esta temporada, la mayor baza del cuadro perico es la forma de jugar del Sporting. El cuadro de David Gallego es un equipo que no le quema el balón en los pies. Sabe construir con él, no tiene prisa en el partido y puede tocar y tocar hasta que aparezca un desmarque o un hueco por  el que avanzar a través de pase corto, largo o la conducción

Pero también tiene la paciencia y el tiento suficiente para defender con el balón y con la posesión. Además, si el equipo rival les presiona en campo contrario, estirándose, acostumbran a encontrar siempre la forma de salir con balón. De sus rivales más recientes, Málaga y Logroñés pueden dar buena fe. Mientras que otros, como Cartagena o Albacete que buscaron ahogarle con un bloque más bajo le causaron muchos más problemas. Solo el Leganés en el último partido de 2020 logró hacer esa presión en campo contrario bien, llevando hasta a 7 y 8 jugadores a campo contrario.

En definitiva, el planteamiento del equipo de David Gallego de tener balón es algo que al Espanyol le gusta. Con muy pocas excepciones, el Espanyol se siente mucho más cómodo sin él. No ha logrado nunca en todo el año el cuadro de Vicente Moreno ser efectivo con balón si no había huecos. Con ellos ha logrado ser terrorífico para sus rivales, pero si los equipos se repliegan cerrando líneas y esperan, al Espanyol le cuesta mucho.

RDT ya dijo que esperan a ese Sporting

A priori el Sporting que espera al Espanyol será ese. El del equipo que propondrá salir desde atrás y al que el cuadro perico podrá buscar atacar robando y encontrando espacios. Sin embargo, ya en la primera vuelta David Gallego planteó otra cosa; aunque con los matices propios del momento por las múltiples bajas que tenía su equipo y la altísima carga de minutos de aquella fase de la temporada donde se jugaba miércoles-domingo. En aquel partido el Sporting renunció casi totalmente a la posesión, aunque acabó el partido siendo muy repartida.

Si cede la iniciativa al cuadro perico, éste tendrá que llevar el peso y aunque debería estar capacitado para ello, ahí hay un mal endémico en el cuadro de Vicente Moreno y que buscaría aprovechar los gijoneses. Veremos el domingo cual de los dos entrenadores sorprende más a su rival y triunfa para llevarse los tres puntos.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies