Messi asalta el Sánchez-Pizjuán

Un gol y una asistencia del 10 blaugrana daría tres puntos al Barcelona para superar a un Sevilla que perdió su magia por un día.

0
Sevilla FC 0 2 FC Barcelona

Un duelo por la tercera plaza. Un encuentro donde marcar terreno para el partido de Copa. Una lucha fratricida entre dos conjuntos que se han cogido muchas ganas en las últimas semanas. El Barcelona pisaba el Sánchez-Pizjuán con la intención de salir airoso y seguir luchando para alcanzar al Atlético. En frente, los de Lopetegui tenían claras las cosas: aprovechar el gran momento del equipo y superar a un rival directo.

Messi encuentra el hueco

El pitido inicial daría pie al comienzo de una batalla por intentar dominar el encuentro. El estilo de ambos conjuntos era muy parecido y, al igual que se viera en el partido de Copa, ambas plantillas lucharían por hacer con el control del esférico. Los de Koeman serían quienes acapararían desde un inicio el esférico pero la seguridad defensiva daría a los sevillistas la tranquilidad que necesitaban.

De todas formas, tuviera el control uno u otro, ambos conjuntos podían estar tranquilos ya que nadie estaba generando suficiente peligro como para que los guardametas tuvieran que hacer un mínimo esfuerzo. El partido parecía más una forma de poner a prueba al rival que la búsqueda del gol, y Dembélé sería el único que pondría a prueba a su rival, aunque de forma tímida.

Pero lo que parecía tener controlado el Sevilla terminaría dando el primero al Sevilla. Messi encontraría a Dembélé con un gran pase en profundidad y el francés no dudaría mucho. El único desajuste, entre comillas, de los sevillistas permitía que el galo encarara en un mano a mano a Bono. No necesitaría mucho para encontrar un hueco y finalmente, a la media hora de encuentro, encontraría el hueco exacto para poner el 0-1 en el marcador.

El Barça acapara el juego

A pesar del tanto, a Koeman se le podría haber complicado el encuentro por una posible doble amarilla en muy pocos minutos. El astro argentino veía la amarilla y tumbaba a Koundé a los minutos en un contraataque sevillista, por lo que la tensión se veía en el terreno de juego. Las protestas, ya fueran por esta jugada u otras posteriormente, darían pie a que Hernández Hernández sacara algunas tarjetas amarillas, pero estaba claro que la tensión del encuentro se podía cortar con un cuchillo.

El pitido para el túnel de vestuarios podía parar todo esto pero solo daría paso a que los jugadores escucharan las nuevas directrices de sus técnicos. Ambos equipos saltaban al terreno de juego con ganas de más, unos de ampliar distancias y otros de poner el empate, pero lo que se vería sería a un Barça con ganas de su segundo tanto. Los jugadores de Koeman salían con más hambre que nunca y eso podía pasar factura a los de Lopetegui.

Por mucha carga que metería el técnico sevillista en su parte ofensiva, los hispalenses no parecían encontrar su juego habitual y les estaba costando mucho generar el peligro que necesitaban. Los culés tenían acaparado por completo todo el juego y solo alguna genialidad de Suso parecía dar rienda suelta a la imaginación de los andaluces.

Messi sentencia

La intensidad del encuentro estaba pasando factura a los blaugranas en lo que a lesiones o molestias se refería. La entrada del joven Ilaix sería precisamente por el esguince de Pedri, pero estaba claro que los sevillistas debían aprovechar las salidas de dos pilares fundamentales culés. El problema era que el único que parecía buscar el área de Ter Stegen era Suso que, con centros de todo tipo, buscaba algún remate que pusiera el empate.

Las lesiones no paraban de llegar para los blaugranas en los últimos minutos pero era la antítesis de los tantos sevillistas. Los de Lopetegui no parecían encontrar portería y cuando lo hacían eran detenidos por una mano de En-Nesyri. Sin embargo, Messi todavía tenía guardada su última bala y Bono terminaría por ver cómo entraba.

El 10 culé encaraba a Bono, tras un regate previo, para poner prueba al guardameta sevillista. El marroquí pararía el primer tiro del argentino pero el rechace caería en los pies de Messi de nuevo, quien no dudaría a la hora de poner el esférico dentro de la portería. Un gol que aseguraba los tres puntos para el Barcelona y que así seguía luchando por intentar alcanzar al Atlético en su lucha por ganar LaLiga Santander.

Ficha técnica
Sevilla FC: Bono, Jesús Navas, Koundé, Diego Carlos (Rekik, min. 46), Escudero, Fernando, Jordán, Rakitic (Óscar Rodríguez, min. 63), Munir (En-Nesyri, min. 46), Papu Gómez (Suso, min. 46) y De Jong (Óliver Torres, min. 63).
FC Barcelona: Ter Stegen, Dest, Mingueza, Piqué (Araujo, min. 67) (Umtiti, min. 82), Lenglet, Jordi Alba, Busquets, De Jong, Pedri ( Ilaix,min. 71), Dembélé (Braithwaite, min. 82) y Messi.
Goles: 0-1, min. 29: Dembélé. 0-2, min. 86: Messi.
Árbitro: Alejandro José Hernández Hernández, Comité de Árbitros de las Islas Canarias. Amonestó a Fernando (min. 31), Diego Carlos (min. 38), Messi (min. 41), Lopetegui (min. 44), Escudero (min. 46), Rekik (min. 47), Dembélé (min. 82), Joan Jordán (min. 88)
Incidencias: Partido correspondiente a la vigésimo quinta jornada de LaLiga Santander disputado en el Ramón Sánchez-Pizjuán, Sevilla.
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies