El Barça tira de remontada

Un gol de Piqué en el último minuto del encuentro, sumado al de Dembélé en la primera mitad, daría alas a un Barça para remontar la eliminatoria ante un pobre Sevilla.

0
FC Barcelona 3 0 Sevilla FC

Una vez se volvían a ver las caras culés y sevillistas en muy poco tiempo. Lo que parecía ya rutina para ambos conjuntos se preveía más como una batalla campal por pasar a la gran final de la Copa del Rey de esta temporada. Los pupilos de Koeman no lo tendrían fácil, ya que el 2-0 en el Sánchez-Pizjuán podía pesar mucho frente a un Sevilla consciente de que no debía confiarse ante un rival tan peligroso.

Dembélé mete toda la presión posible

El Barça saldría con ganas de encontrar un gol pronto, algo que sabían que era fundamental si querían una remontada, pero la defensa de Lopetegui parecía tener las cosas claras. El problema era que concedían muchos espacios en la zona de creación, algo que estaba aprovechando muy bien el conjunto culé para aproximarse al área de Vaclik, quien se veía con mucho trabajo desde que sonara el pitido inicial.

Pero tantos avisos estaba dando el Barça que tardaría poco en conseguir su primer gol. Una jugada que parecía haber sido detenida por el Sevilla, Dembélé la aprovecharía para revolverse y, viendo un hueco, le pegaría para ponerla con su derecha en la escuadra de Vaclik. Los culés ponían la eliminatoria a su disposición muy tempranamente y eso haría que Lopetegui pidiera a los suyos que dieran un paso al frente para no dar tanto a su rival.

Celebración del tanto de Dembélé | Imagen: FC Barcelona

Tal vez fuera el tanto de Dembélé lo que necesitara el Sevilla para despertar, ya que una imagen muy distinta a lo visto hasta el momento se daría sobre el césped. Esa soltura que se le veía al Barcelona en los primeros minutos se vería más atada conforme pasaron los minutos y los sevillistas saldrían a por su tanto que les complicara por completo a los culés su pase a la final.

El Sevilla despierta

El problema para Lopetegui era que cada vez que veía llegar a los blaugranas, generaban mucho más peligro que los suyos. Varios tiros que se marcharían por poco y una gran acción de Acuña que la sacaba en la propia línea de gol volvía a meterle el miedo en el cuerpo a los sevillistas. Cada vez que los andaluces daban un paso hacia atrás, Messi y compañía estaba sabiendo aprovechar la situación y eso podía darle el pase si seguía así el encuentro.

El descanso podría ser el momento para que Lopetegui buscara un cambio en los suyos. El paso por vestuarios era fundamental para hacer cambios tácticos, aunque los sevillistas y culés que saltarían al terreno de juego para la reanudación serían los mismos de la primera mitad. A fin de cuentas, el resultado seguía beneficiando a los hispalenses y saltarían al terreno de juego para defender al menos su ventaja, aunque con intención de ampliarla.

A pesar de ello, el Sevilla parecía otro sobre el césped y su seguridad estaba evitando que los culés generaran tantas ocasiones como en la primera mitad. El técnico vasco lo sabía e iría introduciendo algunos cambios para refrescar zonas claves en su juego. Ello le estaba metiendo presión a los de Koeman quien finalmente decidiría implementar su primer cambio en busca de la remontada por completo.

Piqué tira de heroica

El Barcelona había vuelto a dar un paso al frente pero una contra sevillista podría haber cambiado el encuentro. En-Nesyri saldría en galopada en busca de una contra que diera oro a los suyos y, con un gran pase, encontraría a Ocampos. El argentino encararía a Mingueza, quien lo derribaría dentro del área y dando al extremo su oportunidad desde el punto de penalti. Había estado lesionado y buscaría su gloria tras un mes en el dique seco, pero Ter Stegen no permitiría que los suyos se quedaran sin esperanzas a falta de algo más de un cuarto de hora.

El conjunto de Koeman tenía una nueva oportunidad para intentar empatar la eliminatoria al menos, ya que si marcaban un segundo tanto irían a la prórroga, pero parecía que le costaba entrar en el laberinto defensivo de los andaluces. Las prisas empezaban a adueñarse del Barça, algo que no parecía muy buena estrategia, sobre todo viendo el gran trabajo que estaba realizando el Sevilla.

Jordi Alba lamenta su tiro al larguero | Imagen: FC Barcelona

El técnico holandés pondría todo lo que tenía en su banquillo para buscar la heroica en los últimos minutos. El asedio era total y los hispalenses se atrincheraban achicando balones como podían. La expulsión de Fernando en el descuento podía ser lo que necesitaban, hasta que Piqué rescataría a los suyos. Un centro al de Griezmann permitiría que el central marcara e hiciera soñar a los culés a punto de entrar en la prórroga.

Braithwaite sentencia

El inicio de la prórroga daría rienda suelta a todo el potencial ofensivo que tenía el Barça sobre el césped y el tercer gol sería inevitable que llegara. Un gran centro al área sería rematado por Braithwaite, quien celebra su tanto con la misma rabia con la que lo había celebrado Piqué unos minutos antes. La eliminatoria estaba muy de cara para los blaugranas y los sevillistas intentarían buscar su oportunidad a la contra, aunque no parecía que fueran a tener muchas.

Una mano de Lenglet dentro del área podría haberle dado ese penalti que necesitaba el Sevilla. Pero el VAR interpretaría que primero tocaba el pecho del zaguero, por lo que no había lugar a dicha pena máxima. Los nervios de los andaluces y la tensión del encuentro estaba volviendo la prórroga un verdadero campo de batalla con encontronazos constantes. El Barcelona era consciente de la situación y solo esperaba que los minutos fueran pasando hasta el pitido final.

El partido estaba roto por completo y el balón iba y venía de ambas áreas constantemente. Los sevillistas intentaban, pese a ir con uno menos, meter balones al área para que alguien obrara el milagro. Pero casi todo el Barça estaba metido en los últimos metros cuando tocaba defender. El gol no terminaría por llegar y los blaugranas conseguirían así meterse una vez más, tirando de heroica, en la final de la Copa del Rey.

Ficha técnica
FC Barcelona: Ter Stegen, Piqué, Lenglet, Mingueza (Junior Firpo, min. 78), Dest (Griezmann, min. 62), Jordi Alba, Busquest (Moriba, min. 78), De Jong, Pedri (Braithwaite, min. 83), Dembélé (Trincao, min. 89) y Messi.
Sevilla FC: Vaclik, Vidal (Navas, min. 54), Koundé, Diego Carlos, Acuña (Rekik, min. 54), Fernando, Jordán (Munir, min. 105), Óliver Torres (Ocampos, min. 62), Suso (Papu Gómez, min. 79), En-Nesyri y De Jong (Rakitic, min. 54).
Goles: 1-0, min. 25: Dembélé. 2-0, min. 90+4: Piqué. 3-0, min. 95: Braithwaite.
Árbitro: José María Sánchez Martínez. Comité de Murcia. Amonestó a Fernando (min. 37 y 90+2), Mingueza (min. 67), Jordán (min. 100), Koundé (min. 101), En-Nesyri (min. 103), Trincao (min. 119)
Incidencias: Partido correspondiente a la vuelta de la semifinal de la Copa de SM el Rey disputado en el Camp Nou, Barcelona.
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies