Khimki de Moscú, un año para olvidar

El Khimki está pasando por sus peores momentos, al fracaso a nivel deportivo se suma una inestabilidad financiera que puede poner en peligro la viabilidad del club durante las próximas temporadas.

0

El Khimki de Moscú necesita pasar de página y cambiar la inercia tan negativa en la que están envueltos. Su última victoria ante el Real Madrid en Euroliga no es más que un consuelo de una temporada que ya no tiene remedio. A día de hoy los moscovitas marchan últimos en la clasificación con 3 victorias y 23 derrotas y son 4 victorias las que los separan del penúltimo clasificado. Esto supone un gran paso atrás para un club que había logrado clasificarse para los playoffs de la Euroliga en dos de las tres últimas ediciones.

Además, este año la calidad de la plantilla parecía estar por delante de los otros cursos. La incorporación de Jonas Jerebko y Greg Monroe en el mercado de verano creo expectaciones que luego no se vieron satisfechas. La realidad es que su plantilla acapara jugadores de muchísimo talento, al referente ruso Alexey Shved se suman otros jugadores contrastados como Devin Booker, Janis Timma o Errick McCollum. Sin embargo, no han sido capaces de transformar ese talento en resultados a pesar de tener a Shved, el máximo anotador y asistente de la competición con 19,45 puntos y 7,95 asistencias por partido.

Photo: Euroleague

Las malas noticias no vienen solas y es que tras el batacazo deportivo se hizo pública una acusación al club por impagos a Jonas Jerebko. El pívot sueco y exjugador del Khimki habló sin pelos en la lengua acusando al club de no haber cobrado todo su salario. No fue el único que decidió bajarse del barco, el norteamericano Greg Monroe y el escolta Dairis Bertans también han abandonado el equipo.

El caso se hizo mediático y tras una denuncia por parte de la Asociación de Jugadores de la Euroliga (ELPA), la Euroliga decidió intervenir en el asunto e impuso una medida cautelar que prohíbe al Khimki fichar ningún jugador hasta que el Panel de Finanzas emita una decisión. En los últimos días se ha especulado acerca de la deuda que pueden haber contraído los rusos con sus jugadores. Hace dos días David De la Vega señalaba que tras 3 meses sin cobrar su salario, la deuda ascendía a 250 millones de rublos, el equivalente a 2,8 millones de euros.

Quedan siete jornadas de liga regular en EL y más que una oportunidad de oro para dar una mejor imagen parece un castigo. El Khimki de Moscú va cuesta abajo y sin frenos. Su victoria por 78-77 ante el Real Madrid fue un espejismo del potencial que el equipo puede o podría haber tenido. Una victoria de esfuerzo colectivo donde la defensa fue clave para ganar a los de Pablo Laso. En cambio, el ataque no fue tan colectivo. Fueron Shved, McCollum y Mickey los encargados de anotar el 80% de los puntos de su equipo. Hoy se medirá ante el Alba Berlín, equipo que viene de perder 4 de sus últimos 5 partidos de la competición.

Todo el contenido relacionado disponible en @danielespeja99

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies