Punto de casta para el Pucela

Igualó por dos veces el Real Valladolid el encuentro en San Mamés tras una segunda parte donde supo sobreponerse a las adversidades

0
Athletic Club 2 2 Real Valladolid

Empate a dos goles en San Mamés entre Athletic Club y Real Valladolid. Morcillo y Raúl García pusieron por dos veces en ventaja al equipo zurigorri, pero Orellana y Weissman supieron igualar el marcador en ambas ocasiones. Un punto de auténtica casta para el conjunto de Sergio González que, aunque de forma pírrica, sale del descenso metiendo al Elche mientras que el Athletic puede decir adiós de forma definitiva a sus opciones de poder llegar a Europa.

El partido comenzó con el cuadro athleticzale saliendo mucho mejor. Sin ser muy superior al cuadro blanquivioleta, le bastó para ponerse pronto por delante. Eso sí, a los seis minutos Óscar Plano lanzó un aviso tras pase de Orellana, pero su remate fue muy mordido y sin inquietar a Unai Simón. No perdonaría el Athletic en una falta de intensidad defensiva blanquivioleta de las que acostumbran a enfurecer a los entrenadores. Cierto que Morcillo sacó su gran disparo lejano a pasear para poner el 1-0. Pero no menos cierto es que, especialmente El Yamiq que sale en la foto que da gusto quedando en evidencia, puede hacer mucho más para evitar el 1-0.

Este gol no cambió al Athletic. Los de Marcelino seguían con los mismos problemas de circulación de balón. Pero sí lo hizo al Valladolid. El cuadro pucelano no compareció. Es como si el equipo de Sergio González hubiese abandonado San Mamés; como un muerto en vida que vaga por el purgatorio de Dante esperando su entrada al infierno (Segunda División). Y es que al Athletic no le hacía falta apretar el acelerador para estar tranquilo e incluso generar más ocasiones. Tuvo el 2-0 superada la media hora pero ni Morcillo primero ni Unai López después acertaron. Tampoco Sancet con un disparo lejano que no sorprendió a Masip.

El marcador no se movió en la primera parte, pero bien pudo hacerlo. Un nuevo error de Unai Simón que está cuajando una temporada muy extraña no subió al marcador por obra de Weissman por un fuera de juego milimétrico. Por cierto, premio para el asistente Porras Rico que acertó en determinar esa posición ilegal por nada y menos del hebreo.

Tras el descanso pues el partido no es cambiase mucho, no. Si salió un poco mejor el Valladolid que, no nos engañemos peor era difícil, y obligó a Unai Simón (ahora sí) a evitar el empate de Óscar Plano. Del posible 1-1 al posible 2-0 que tuvo Iñigo Martínez justo a la hora de partido. Lo cierto es que parece inexplicable que el central no lograse el gol en un remate a bocajarro que despejó Masip como buenamente pudo.

Ambos equipos movieron el banquillo y se produjo la noticia probablemente más reseñable del partido: Nico Williams hacía su primera presencia con el primer equipo del Athletic Club. Raúl García, que también había entrado al campo, probó desde fuera del área al 66′ de partido, pero no encontró la red. Y oye, ya se sabe que quien perdona paga la cuenta y eso. Pues Orellana se ocupó tras un saque de esquina de castigar al Athletic rematando de cabeza (sí, de cabeza con sus 168 centímetros) un córner al fondo de la red y empatando el partido.

Sin embargo, ya que estamos de dichos populares, hay otro que dice que «poco dura la alegría en la casa del pobre». Algo que el Real Valladolid comprobó en apenas seis minutos. Porque eso es lo que tardaría Raúl García en lograr el 2-1 tras un gran servicio de Iñaki Williams (que llevaba tres minutos en el campo) para marcar a placer en el área pequeña ante la mirada de un pasivo Nacho que vio como el navarro le ganó la acción con una facilidad supina.

Con este gol el Athletic replegó definitivamente sus líneas buscando matar a la contra por velocidad a un Valladolid obligado a ir a por el gol. Porque este Real Valladolid tendrá carencias o cometerá errores, pero casta la demuestra. Y así lograría volver a empatar en el 85′. Centro de Janko -le dejan tomarse un café antes de hacerlo-, Óscar Plano deja pasar y Weissman de primeras ajusta un remate con el interior del pie pegado al poste de Unai Simón. Aunque el Valladolid buscó, tomando más precauciones, el 2-3, el marcador no se movería.

Un empate de orgullo que le daba un punto a contracorriente que, aunque no le saca de pobre, sí le saca de descenso. Los de Sergio González alcanzan los 30 puntos y por golaveraje general adelantan al Elche que pasa a ocupar plaza de descenso. Un empate que, al Athletic, le condena a vagar sin pena ni gloria por el final de temporada ya que las pocas opciones europeas que podría conservar, se esfuman con estas tablas.

Ficha técnica
Athletic Club: Unai Simón; De Marcos, Unai Núñez, Iñigo Martínez, Balenziaga; Berenguer (Ibai Gómez, min. 62), Dani García, Unai López (Vesga, min. 72), Morcillo (Raúl García, min. 62); Sancet (Nico Williams, min. 62), Villalibre (Iñaki Williams, min. 72).
Real Valladolid: Masip; Janko, Joaquín (Sergi Guardiola, min. 79), El Yamiq, Nacho; Alcaraz (Roque Mesa, min. 62), Fede San Emeterio (Kiko Olivas, min. 79); Óscar Plano, Orellana (Hervías, min. 79); Weissman; Marcos André (Míchel, min. 62).
Goles: 1-0: Morcillo, min. 14; 1-1: Orellana, min. 70; 2-1: Raúl García, min. 76; 2-2: Weissman, min. 85.
Árbitro: Adrián Cordero Vega. Comité territorial cántabro. Amonestó por el Athletic Club a Sancet.
Incidencias: Partido correspondiente a la trigésimo tercera jornada de LaLiga Santander disputado en el Estadio de San Mamés (Bilbao) a puerta cerrada.
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies