Las puertas del Salón de la Fama se abren para Kevin Garnett

Kevin Garnett hizo oficial su entrada en el Salón de la Fama de Springfield, al tiempo que se anunció la entrada de Paul Pierce y, nuevamente, de Bill Russell.

0

Kevin Garnett entra en el Hall of Fame de la NBA, por derecho propio, poniendo el broche de oro a una carrera deportiva plagada hitos y éxitos personales y colectivos.

En una ceremonia de entrada en el Salón de la Fama, marcada este año por la pandemia y el emotivo homenaje a Kobe Bryant, Kevin Garnett (Greenville, SC, 1976) hacía su entrada en el olimpo del baloncesto. Un jugador que marcó el inicio de siglo en la NBA, marcando los pasos a seguir para los jugadores interiores del futuro.

Pionero desde el principio

El draft de 1995 marcó el pistoletazo de salida de la carrera de Big Ticket, convirtiéndose en el primer jugador en 20 años en llegar a la NBA directamente desde el instituto. Un desembarco en la mejor liga del mundo que, lejos de impresionar al pivot de Carolina del Sur, consiguió ilusionar a los fans de Minnesota Timberwoves desde el primer momento. La pareja que formó con Stephon Marbury se convirtió en una fábrica de highlights, además de convertir a la modesta franquicia norteña en un equipo ganador.

Durante sus 10 temporadas en Minneapolis, KG consiguió ser MVP en 2004 y se consolidó como un fijo en el All Star y en el mejor quinteto defensivo. Sin embargo, en 2007 puso rumbo a Boston en busca del ansiado anillo. Su traspaso suspuso el último y 17º título de los Celtics que consiguieron quitar las telarañas del techo del Garden, por última vez.

Pierce y Russell los siguientes

Tras la ver a Garnett enfundarse la chaqueta naranja, se anunciaba que el otro gran artífice del título de 2008 de Boston, Paul Pierce será integrante del Salón de la Fama el año próximo.De esta manera, The Truth ve reconocida su enorme carrera y su gran legado, unido especialmente al cuadro de Bean Town.

Paul PIerce y Bill Russell compartirán entrada en el Salón de la Fama. (Foto: www.nba.com)

En la misma ceremonia, Bill Russell acumulará un nuevo reconocimiento, entrando nuevamente en el honorífico mausoleo de Springfield, en esta ocasión como entrenador. Así pues, el jugador con más anillos de la historia de la NBA, verá reconocida su pionera carrera como entrenador, cuando el mítico Red Auerbach le dio el relevo en el banquillo en 1966. Su debut como entrenador-jugador, convirtió a Russell en el primer afroamericano en dirigir a un conjunto de la NBA. convirtiendo un sencillo movimiento en un gran gesto para los derechos civiles de la castigada comunidad de raza negra de los Estados Unidos.

Como siempre, la historia sale al rescate del poco ilusionante presente en los Celtics. Puede, sin embargo, que el futuro depare nuevos ídolos dignos del Salón de la Fama, tan cercano a Boston. Sólo el tiempo lo dirá.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies