Se acabaron las batallas: Hamilton y Verstappen, en guerra total

El accidente de Silverstone provoca una escalada en la tensión y Max acusa al heptacampeón de jugar sucio al celebrar la victoria mientras él estaba hospitalizado

0

Tras nueve grandes premios de calma tensa, en el décimo fin de semana de la temporada todo ha saltado por los aires entre Lewis Hamilton y Max Verstappen. El duelo de la primera vuelta en Silverstone, en el que un error del británico provocó un fortísimo accidente del neerlandés, ha desatado un enfrentamiento con acusaciones cruzadas por parte de ambos pilotos que, probablemente, marcará un antes y un después en la pelea por el título.

Un paso más en la rivalidad Hamilton – Verstappen

Es cierto que la rivalidad entre ambos pilotos y sus equipos no es nueva y viene de lejos. Primero, Mercedes reclamó que el alerón trasero del Red Bull era más flexible de lo que permite el reglamento, a lo que los austriacos respondieron señalando posibles irregularidades en el ala delantera de los de Brackley. En Austria, Hamilton y Toto Wolff acusaron a Honda de romper la congelación de motores e introducir una mejora ilegal en el propulsor del Red Bull, llegando a cuestionar la legalidad de las tres últimas victorias del equipo de las bebidas energéticas.

Se acabaron las batallas: Hamilton y Verstappen, en guerra total
Verstappen y Hamilton durante la ‘sprint qualifying’ del GP de Gran Bretaña. Foto: F1.com

Aunque la rivalidad estaba latente entre Red Bull y Mercedes, el respeto reinaba en la relación entre los pilotos hasta Silverstone, donde todo ha saltado por los aires. El encontronazo llegó en Copse, cuando tras una primera vuelta de infarto, Hamilton se llevó puesto a Verstappen al entrar pasado en una de las curvas más rápidas del mundial.

Por primera vez, los dos se olvidaron de la calculadora y fueron al límite. Primero, Hamilton se tiró con todo en la primera curva; después, Verstappen protegió la primera posición al límite del reglamento en la curva 6, e incluso estuvieron a punto de irse los dos al muro antes de llegar a la famosa curva de Copse, donde se produjo el accidente del que todo el mundo habla.

Un desenlace que se veía venir

Probablemente el accidente era inevitable, ya que los dos iban cegados con ganar la posición y jugaron al borde de precipicio durante toda la vuelta, hasta que el toque llegó en la curva 9. Hamilton cometió un error de bulto, ya que se dejó más de dos metros con el vértice de la curva, haciendo que el contacto fuera ineludible, por lo que la sanción de 10 segundos estaba más que justificada. También es cierto que, aunque muchos reclamaban una penalización mayor, hubiera sido desproporcionado teniendo en cuenta los antecedentes, y más aun teniendo en cuenta que era la primera vuelta de carrera.

La sanción de 10 segundos, justa y suficiente

Además, por muy graves que sean las consecuencias del accidente, hay que recordar que el reglamento se aplica en función de las acciones, no de la gravedad de las consecuencias, por lo que el hecho de que la carrera de Verstappen estuviera arruinada no es motivo para hacer lo propio con Lewis Hamilton, y mucho menos por una acción totalmente involuntaria.

De hecho, de no ser por la bandera roja, Hamilton también habría destrozado su propia carrera, ya que su alerón delantero tenía daños importantes y habría tenido que irse a la cola del grupo de haber hecho una parada extra, pero, de nuevo, al igual que en Ímola, la suerte en forma de bandera roja le salvó los muebles al siete veces campeón. Finalmente, Hamilton acabó ganando la carrera al adelantar a Charles Leclerc precisamente en Copse a cinco vueltas del final.

El enfado de Verstappen

Tras la carrera, tanto Hamilton como Verstappen se encargaron de hacer visible la tensión que afloró en ambos tras su encontronazo. El inglés celebró por todo lo alto su victoria, asegurando que fue una de las más especiales de su carrera, a lo que Verstappen respondió a través de Twitter: “La penalización no nos ayuda y no hace justicia a la peligrosa jugada que Lewis hizo en la pista. Ver las celebraciones mientras estoy en el hospital es un comportamiento irrespetuoso y antideportivo”. De hecho, tras la carrera, Red Bull pidió la descalificación de Lewis Hamilton.

Rememorando ‘Rush’: una rivalidad de película

A pesar de la tensión y las enormes discrepancias que puede generar esta acción, debemos sentirnos afortunados de la gran lucha que estamos viendo. Es pronto para decir si es la repetición de 2005 y 2006, cuando un joven Fernando Alonso destronó a todo un heptacampeón como Michael Schumacher para convertirse en el rey de la Fórmula 1, pero seguro que esta rivalidad estará a la altura de las de Ayrton Senna y Alain Prost, Giussepe Farina y Juan Manuel Fangio o, incluso Niki Lauda y James Hunt. De hecho, este accidente, tal y como sucedió en 1976 con el austriaco y el inglés, avivará aún más una pelea que promete pasar a la historia de la Fórmula 1 con letras de oro. Disfruten, porque podemos estar ante el ‘Rush’ del siglo XXI.

 

Sígueme en mi Twitter: @juanepizarro1, y sigue toda la información y actualidad deportiva en nuestro Twitter: @Grada3com, en Facebook: MotorGrada3 o en nuestro Instagram: grada3com.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies