La Carrera Astur | Pk.5: Oviedo y Sporting siguen de dulce

Los carbayones se impusieron con claridad al Cartagena en el Tartiere, mientras que el cuadro rojiblanco logró doblegar al Leganés en El Molinón

0

Jornada redonda para los intereses de los dos representantes asturianos en Segunda División. El Real Oviedo sumó su segundo triunfo de forma consecutiva y se coloca ya en la zona noble de la clasificación. Los de Ziganda se impusieron al Cartagena en el Tartiere en un partido que dominaron de principio a fin y donde Borja Bastón volvió a ser determinante con un gol y otro encuentro muy completo. Victoria que permite a los azules desquitarse de esa presión que supone ver de cerca la zona baja de la tabla y afrontar con una sonrisa una nueva semana de competición. Portería a cero, buenas sensaciones y triunfo en el Tartiere ante la afición azul. Un domingo de San Mateo para disfrutar.

Y quienes también disfrutaron, aunque lo hicieron ya de viernes, fueron los aficionados del Sporting. El equipo de David Gallego sumó su cuarto triunfo en estos cinco primeros encuentros ligueros. Esta vez ante el Leganés, que fue superado de forma muy clara por un equipo comandado por Fran Villalba. Ya lo dijo su entrenador en rueda de prensa. Hizo un partido «de Primera División«. Eso sí, ya saben que en esta categoría es complicado ganar sin sufrir, y a los gijoneses les iba a tocar pasarlo un poco mal en el tramo final, donde, como casi siempre, emergió la figura de Diego Mariño para asegurar que los tres puntos se quedaban en casa.

Un líder en crecimiento

  • Tercer triunfo consecutivo: El Sporting suma su tercer triunfo consecutivo y sigue como líde runa jornada más porque si algo ha hecho estas cinco jornadas es jugarle igual a todos sus rivales independientemente de su nivel. Con sus matices, claro está, pero el equipo rojiblanco ha confirmado que ha dado un paso más respecto al año pasado. Si a la aparente comodidad que demuestra defendiendo en bloque bajo, se le une que ahora es un equipo que sabe vivir muchas fases en bloque alto, con una presión fuerte en campo contrario que le permite robar con más facilidad y en zonas más alejadas de su área. Esa intensidad y ritmo es lo que hace que la parroquia sportinguista esté tan encandilada con su equipo.
  • Gragera, ¡qué centrocampista!: Uno de los grandes protagonistas del partido fue José Gragera. El partido del mediocentro confirma que su irregularidad el pasado curso es cosa del pasado, así como las secuelas de cuando contrajo el COVID-19. Esta campaña ya había dejado actuaciones buenas en momentos de los partidos, pero su partido frente al CD Leganés fue su coronación absoluta como centrocampista total. Es un jugador que recupera muchos balones, pero que también es capaz de distribuir y organizar. Se ha acoplado perfectamente a jugar con Pedro Díaz con quien forma una gran sociedad que explica mucho del éxito de este arranque liguero.
  • El ataque sigue luciendo: A ello hay que unir que el ataque carbura en esta nueva propuesta más alegre. La famosa y manida teoría de la manta corta en el fútbol es algo que habitualmente se da mucho. La temporada pasada el Sporting defendía muy bien, pero en ataque era un equipo con números muy pobres. Este año sus números en ataque están entre los mejores y ha visto puerta en cuatro de los cinco partidos, logrando en total 7 goles de 7 goleadores diferentes en cinco jornadas. Esta semana le tocó estrenarse a Fran Villalba y a Aitor García reconciliarse con el gol. Para poner en valor lo que el ataque carbura, el año pasado solo 10 jugadores en toda la temporada lograron ver portería y solo 3 de ellos lograron más de dos goles.
  • Que los resultados no sean nubarrones: Sin embargo si algo le está fallando al Sporting son los resultados. Con excepción del triunfo frente al Burgos, en los demás partidos que venció debió hacerlo con resultados mucho más abultados por ocasiones. Frente a Girona, Mirandés y Leganés sus méritos ofensivos fueron para cosechar mejores resultados, pero en todos ellos acabó sufriendo en el marcador al encajar un gol rival que dejó el resultado en un justo triunfo pero que no refleja todos los méritos. Esos resultados empañan el gran fútbol desplegado y las claras y justas victorias contra buenos equipos llamados a estar en la parte alta. Ahora toca cerrar este exigente tramo de campaña a domicilio frente a otro gallito como la SD Eibar en Ipurua.

Celebración por San Mateo

  • Una columna sólida. La que forman Costas y Calvo, Luismi y Borja Bastón. En base a estos cuatro futbolistas está cimentándose el crecimiento experimentado por este Real Oviedo. Porque los azules han cerrado una semana que necesitaban. Siete días con dos victorias importantes que han espantado viejos fantasmas. Ante el Cartagena, la pareja de centrales volvió a mostrarse segura, contundente y muy sólida. Por delante de ellos actuó un Luismi más que necesario. Y lo hizo completando todo el encuentro (grandísima noticia). Porque al margen de dar equilibrio, el mediocentro impulsa a sus compañeros a apretar más alto y tener más presencia en campo rival. Un campo, el del rival, por el que Borja Bastón amenaza cada vez que toca el balón. La que tuvo fue para adentro. Suma y sigue el ariete.
  • El partido se enciende. El Oviedo inició mejor el encuentro, pero con el paso de los minutos, el Cartagena fue llevando a su terreno el choque. Las continuas interrupciones y pérdidas de tiempo comenzaron a encender a una grada que apretó más que nunca cuando el árbitro trató de explicar lo inexplicable a los jugadores del Oviedo tras una mano muy clara dentro del área. VAR mediante, la acción fue señalada y el Oviedo se adelantó. Pese a ello, antes de irse a vestuarios llegó una fea acción de Gallar sobre Bastón que provocó más pitos en las gradas del municipal ovetense.
  • Ganar en el Tartiere. Era uno de los ‘debes’ del Real Oviedo a lo largo de las últimas temporadas. El volver a hacer del Tartiere un fortín es la base sobre la que edificar una buena temporada. Ganar lo de casa es vital, y más en una categoría tan apretada como es esta Segunda División. Y el Oviedo, que ya dejó volar dos puntos en la primera jornada, parece que ha reaccionado en casa. Y lo hace después de dos encuentros dejando la portería a cero, otro aspecto determinante. Y sí, ante el Tenerife pudo haberse llevado el triunfo, pero el partido dejó muy buenas sensaciones entre los asturianos. La victoria de ayer ante el Cartagena se espera que pueda ser la primera de una gran temporada en el Tartiere.
  • Volver a la zona noble. Es meramente anecdótico el mirar la clasificación en la jornada cinco con todo lo que hay por delante. Eso nadie lo duda. Pero también es cierto que el verte en esa zona de la clasificación ayuda a digerir mejor la semana y preparar en un ambiente más agradable el próximo compromiso. El Real Oviedo vuelve a playoff por primera vez desde el pasado mes de febrero del año 2019. Mucho tiempo sin pisar estos primeros puestos de la tabla. Pero, quizás, lo que mejor sabe es haber dejado atrás esas posiciones peligrosas con las que el equipo ha tenido que pelear estas dos últimas temporadas. Ahora, los azules solo esperan que el equipo siga creciendo y vaya a más.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies