McLaren, ¡qué bueno que volviste!

Daniel Ricciardo dio la sorpresa ganando el Gran Premio de Italia para firmar la primera victoria del equipo de Woking desde el GP de Brasil 2012

0

A lo largo de la historia ha habido victorias que han cambiado el rumbo de pilotos y equipos. El GP de Hungría 2003 sirvió como lanzadera para que Fernando Alonso y Renault dieran el salto a la pelea por el título dos años después. Max Verstappen consiguió atraer todos los focos con su victoria en el GP de España 2016. La historia de Red Bull cambió con aquella victoria de Sebastian Vettel en China 2009, convirtiendo al piloto y al equipo en una dupla ganadora. Es posible que la victoria de Ricciardo este fin de semana en Monza marque un antes y un después en la reconstrucción de McLaren tras la grave crisis que ha atravesado el equipo inglés en la última década.

El fin se semana soñado

La victoria de Daniel Ricciardo es especialmente esperanzadora no solo por el hecho de que con esta, McLaren volviera a ganar nueve años después sino, sobre todo, por cómo se produjo. La escudería inglesa mantuvo a sus dos coches en los puestos delanteros durante todo el fin de semana, muy cerca de los Mercedes y los Red Bull. En la clasificación del viernes, Lando Norris y Ricciardo clasificaron 4° y 5° respectivamente, quedándose el inglés a tan solo 23 milésimas de Max Verstappen.

Todo mejoró en la ‘sprint qualifying’ del sábado para los hombres de Woking. Tanto Ricciardo como Norris lograron rebasar a Hamilton para firmar la 3° y 4° posición respectivamente, convirtiéndose en un 2° y 3° puesto valiosísimo para la largada de la carrera del domingo debido a la penalización que sufrió Valtteri Bottas por cambiar su unidad de potencia.

 

McLaren, ¡qué bueno que volviste!
Ricciardo y Norris se abrazan tras la carrera del GP de Italia. Foto: McLaren F1.

 

De esta manera, a Ricciardo se le presentaba una oportunidad única para plantarle cara a Verstappen, y no la desaprovechó. El australiano realizó una gran salida y le tomó el interior a su antiguo compañero en la primera variante. De esta manera se hacía con un liderato que no soltaría en toda la carrera. Por su parte, Norris mantuvo la tercera posición hasta la vuelta 24, cuando Hamilton logró rebasarle en la ‘Variante della Roggia’.

Y cuando todo apuntaba a que Verstappen y Hamilton le disputarían la victoria a Ricciardo, dos malos pit stops les hicieron caer de nuevo detrás de Norris y salir emparejados tras la parada del heptacampeón, dando lugar a un duelo que acabaría con los dos pilotos fuera de carrera. De esta forma, además de dejarnos una imagen para la historia, Hamilton y Verstappen pusieron el doblete en bandeja a los hombres de McLaren.

El resurgir de Ricciardo

Esta victoria no solo reafirma el buen rumbo en el que camina McLaren, sino que marcará, sin lugar a dudas, un antes y un después en la temporada de Daniel Ricciardo. Hasta ahora, el australiano había sufrido lo indecible para sacar provecho a un coche que ha demostrado ser muy competitivo.

De hecho, Lando Norris había logrado ya tres podios esta temporada y doblaba en puntos al ex Red Bull antes de llegar a Italia. Durante la primera mitad de la temporada, las sensaciones del australiano con el MCL35M no podían ser peores. Mientras el monoplaza iba fino con Norris, en manos del australiano parecía ir sobre hielo, llegando a minar absolutamente su confianza.

 

Todas estas sensaciones han cambiado desde la vuelta tras el parón veraniego, y aunque en Bélgica se mostró muy competitivo bajo la lluvia, el bajón de rendimiento de McLaren en Zandvoort hacía pensar que lo mostrado por Ricciardo en Spa-Francirchamps era un espejismo, pero nada más lejos de la realidad.

Ricciardo solo necesitaba volver a un circuito que se adaptase bien al McLaren, y Monza le venía como anillo al dedo. Las largas rectas y la baja carga aerodinámica eran ideales para que la eficiencia del monoplaza ‘papaya’ y la potencia del motor Mercedes saliesen a relucir. Además, las fuertes frenadas del circuito italiano benefician a los pilotos que, como Ricciardo, son más agresivos y ágiles en la entrada de las curvas lentas.

Una victoria ganada a pulso

Ricciardo ha tardado en adaptarse al McLaren, pero cuando lo ha hecho a su mejor versión ha vuelto a ser ese piloto agresivo en las salidas que siempre ganaba posiciones en las primeras vueltas en Red Bull. Ha vuelto a demostrar que, cuando se siente cómodo con el coche, no tiene nada que envidiarle en velocidad a una vuelta a Lando Norris. Y, sobre todo, ha vuelto a demostrar que es uno de esos pocos pilotos que interpretan y gestionan las carreras para llevarlas al terreno que les interesa.

No nos engañemos, Ricciardo habría ganado esta carrera con o sin el accidente de Hamilton y Verstappen. Ya había mantenido a raya a Max durante media carrera, y lo más probable es que lo hubiera hecho igual o incluso con más facilidad en la segunda mitad, ya que la segunda posición de Norris le daba un colchón importante.

La reafirmación de la buena línea de McLaren

Este doblete significa mucho más que 44 puntos y un par de trofeos nuevos en las vitrinas de Woking. Supone la constatación de que, desde hace tres años, McLaren camina en la dirección correcta para volver a lo más alto. Desde que en 2018 Zak Brown tomó mando en plaza, la escudería británica no ha parado de crecer. La llegada, primero de Sainz y Norris, y después de Ricciardo, fueron apuestas personales del estadounidense que han sido todo un éxito.

La llegada de nuevos patrocinadores ha permitido al equipo crecer económicamente. Pero si hay una decisión que haya cambiado el rumbo de McLaren fue la incorporación de Andreas Seidl en 2019. La llegada del alemán a la dirección deportiva por petición expresa de Brown permitió al equipo dar un gran salto de calidad, pasando en dos años de ser el penúltimo constructor al tercero.

Una gran noticia para la Fórmula 1

Aún queda mucho trabajo por hacer para que McLaren vuelva a pelear por el título. Si pasará en 2022 es aún una gran incógnita, pero en Woking por fin han conseguido ver la luz al final del túnel. Lo sucedido este fin de semana en Monza sacó una sonrisa a todos los aficionados del ‘gran circo’. La ‘Pista Mágica’ le devolvió a los ocho veces campeones del mundo la victoria que se le escapó a Sainz el año pasado cuando ya la rozaba con la yema de los dedos. Un año después se hace justicia, y es uno de los días más felices para el conjunto del motorsport.

El nombre de McLaren está escrito con letras de oro en la historia de la Fórmula 1 y ha engrandecido mucho este deporte. La ‘gran carpa’ ha echado mucho de menos a un equipo que ha atravesado los peores años de su historia, pero que finalmente ha logrado resurgir de sus cenizas para regresar a lo más alto. McLaren está de vuelta, esperemos que esta vez sea para quedarse.

 

 

Sígueme en mi Twitter: @juanepizarro1, y sigue toda la información y actualidad deportiva en nuestro Twitter: @Grada3com, en Facebook: MotorGrada3 o en nuestro Instagram: grada3com.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies