Real Madrid congela la caldera taronja

Los de Pablo Laso rompieron un partido muy igualado en el último cuarto con el clásico factor diferencial de los triples de Rudy Fernández.

0
 VALENCIA BASKET 79 93
REAL MADRID

Volvería el público a llenar prácticamente la Fonteta después de casi año y medio de pademia. Y con los fans volverían auténticos clásicazos del baloncesto español moderno. A pesra de todas las caras nuevas de la plantilla del Real Madrid serían dos veteranos de guerra quiénes destacarían como factores diferenciales para su equipo.

En primer lugar Sergio Llull mantendría a los suyos en los mejores momentos de Valencia Basket mientras que Rudy Fernández desatascaría un partido muy competido con cuatro triples.Por la parte local, brillaría Martin Hermannsson (quizás su partido más completo como taronja) con 20 puntos y 6 asistencias.

Hermannsson en estado de gracia

Salió complemente metido en el partido el conjunto del Real Madrid. Desde el salto inicial el equipo de Pablo Laso aplicó una intensidad altísima en ambos lados de la cancha. El poderío físico de los blancos conseguía la primera ventaja en el marcador. Los Edy Tavares, Guerschon Yabusele y Alberto Abalde marcaron un ritmo de juego muy alto.

De esta manera, a mitad del cuarto, Joan Peñarroya se veía obligado a parar el partido para darle oxígeno a sus jugadores. Tras este parón debutaría, al fin, Xabi López-Arostegui con la camiseta taronja. Aún así, sería su compañero Martin Hermannsson el más destacado mostrándose muy activo en la organización del ataque valenciano.

Valencia Basket conseguía igualar la intensidad, sobretodo, a la hora de cerrar el rebote defensivo. A raíz del carrusel de cambios en el equipo de Peñarroya, los locales daban la vuelta al marcador y ahora era Pablo Laso quien solicitaba tiempo muerto a falta de tres minutos.

Si bien las sustituciones habían reactivado a Valencia Basket, el entrenador visitante siguió una estrategia diferente y los primeros jugadores en salir desde el banquillo lo harían pasados los ocho minutos del primer cuarto. Un poco menos del tiempo que estuvo en pista Hermannsson sumando 9 puntos y 3 asistencias. Así pues, se llegaba al final del primer round con una ligera ventaja de los valencianos que fueron de menos a más. Acababa una batalla pero seguía la guerra.

El Sergi Llull de toooda la vida

Los primeros minutos del segundo sirvieron para que Sergi Llull dieron un máster acelerado al joven Guillem Ferrando de cómo jugar a baloncesto al más alto nivel. Sin lugar a dudas, una experiencia dura para el canterano valenciano pero que representa una oportunidad de oro para seguir creciendo en su formación.

De igual manera que crecería Jasiel Rivero hasta parecer un auténtico gigante bajo los aros. El cubano se ganaría los aplausos de la grada gracias a sus esfuerzos contra los pívots de Real Madrid y sus vuelos machando la canasta rival.

El partido estaba siendo un auténtico lujo para los espectadores. La exhibición de ambos equipos hacía las delicias de los agradecidos fans (por fin) en el pabellón de La Fonteta y bien seguro para todos los aficionados de este deporte desde sus casas. Tanto fue así que se vieron jugadas tan inverosímiles como la canasta en propia que protagonizó Josep Puerto (él no quería).

Igual de espectacular fue el primer triple de Llull. La mandarina de toda la vida que en cualquier otro jugador se pensaría que es un tiro mal lanzado pero que con la calidad que atesora el menorquín deja boquiabierto a todo el público. Sin embargo, como el partido no daba tregua, Nenad Dimitrijevic contestaría con otro triple muy lejano que arrancaría la admiración de los suyos.

Cerca del final del cuarto sería Real Madrid que tendría una ligera ventaja en el marcador (39-42). Llull y Abalde sería los máximos anotadores de los visitantes con diez y siete puntos respectivamente mientras que Hermannsson y Rivero igualarían al jugador balear.

¡Y Rudy cogió su fusil!

Si anterior fue Llull quien se marcaría un clásico, nada más empezar las segunda parte sería Rudy Fernández quien también clavaría un triple marca de la casa. Aunque algo mermados por la edad y el físico, la calidad de los exterior blancos continua siendo innegable. Del mismo modo que es imposible negar la calidad de Dimitrijevic y Bojan Dubljevic que contestaría el tiro lejano de Rudy.

Para contrarrestar la aportación del montenegrino aparecería la corpulencia tremebunda de Tavares que se haría más grande aún bajo el aro taronja. Una demostración, otra más, de lo diferencial que puede llegar a ser el pívot de Cabo Verde en Europa. Por todo ello, Peñarroya reaccionaría volviendo a meter en pista al antídoto de titanes: Rivero.

Real Madrid aguantaría notablemente la embestida taronja que estaba alentada por el público de La Fonteta. Thomas Heurtel cogería la dirección de su equipo mientras Rudy seguía sacando su fusil desde el triple con dos aciertos de tres intentos. Mientras, Vincent Poirier dejaría una de las jugadas destacadas con un tapón tremendo en el intento de alley oop  de Rivero. Esta vez, el cazador fue cazado.

A pesar de que el viento soplaba a favor de la nave blanca, Valencia Basket competía de tú a tú con uno de los mejores equipos del continente. Daños minimizados y solo un cuarto por delante para saber qué navegación llegaría a buen puerto.

Hasta que el Real Madrid quiso

No por cambiar de cuarto se enfriaría la muñeca de Rudy Fernández. Primer balón que tocó, tercer triple que convirtió. Real Madrid abría una brecha importante de 11 puntos en el marcador. Valencia Basket, por su parte, vivía los peores momentos del partido y achicaba agua como podía mientras Peñarroya pedía tiempo muerto. El parcial llegaría a ser de 0-9 a favor de los de Laso.

Con el paso del tiempo el boquete en el barco valenciano lejos de menguar fue creciendo ante el rodillo que estaba siendo Real Madrid. Rudy Fernández no tendría ningún tipo de piedad y continuaría demostrando su excelente puntería.

El tiro exterior visitante sería una losa demasiado grande para un Valencia Basket que continuaba queriendo pero no pudiendo. A pesar de esto, Hermannsson continuaría remando llegando a la veintena de puntos. Sin embargo, la diferencia a pocos minutos del final llegaría a los 15 puntos. Prácticamente no había margen de maniobra para los locales. Los cuales estarían arropados por sus aficionados que eso sí, se notaba que era el primer partido post-pandemia y aún les faltaba mucha leña para volver a encender la caldera taronja.

 

 

 

Ficha técnica

Valencia Basket (79): Martin Hermannsson (20), Josep Puerto (4), Víctor Claver (7), Jaime Pradilla (4) y Bojan Dubljevic (6) Jasiel Rivero (13), Guillem Ferrando (), Millán Jiménez (), Gonsalo Bressan (), Nenad Dimitrijevic (12), Louis Labeyrie (8) y Xabi López-Arostegui (3).
Real Madrid (93): Nigel William-Goss (7), Alberto Abalde (9), Jeff Taylor (4), Guerschon Yabusele (11) y Edy Tavares (10)- Rudy Fernández (12), Thomas Heurtel (), Carlos Alocén (2), Vincent Poirier (7), Sergi Llull (10), Tristan Vukcevic () y Adam Hanga (5).
Parciales: 23-20| 16-22| 21-22|19-29
Árbitros: Emilio Pérez Pizarro, Luis Miguel Castillo y Alfonso Olivares.
MVP del partido: Rudy Fernández (12 puntos, 3 rebotes, 4 triples y 14 de valoración).
Incidencias: Partido correspondiente a la Jornada 5 de la Liga Endesa 21/22 disputado en la La Fonteta

Síganme en en Twitter en @mpouscas y sigan para más información y actualidad sobre baloncesto a @G3Basket.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies